Inicio Opinión Opinión Lo que no nos cuesta ¡Hagámoslo chinche!

Lo que no nos cuesta ¡Hagámoslo chinche!

por -
0 65
Lo que no nos cuesta ¡Hagámoslo chinche!

Todo indica que la frase expuesta en el titular es la tesis que ha predominado en los niveles gubernamentales a través de los tiempos. De las noticias más destacadas de la presente semana, he tomado dos ejemplos para explicar mejor mi punto de vista. La primera es que la TV MAYA no despega, es decir que a pesar de que desde el 2003 pasó el Canal 5 a manos de la Academia de Lenguas Mayas y desde entonces ha estado recibiendo un aporte gubernamental anual de Q4 millones, sigue sin poder desarrollar una programación que atraiga a teleespectadores y patrocinadores y por ello están a la espera de que el presidente Colom cumpla su promesa dada desde abril del año pasado de entregarles Q15 millones extras. ¡Ve qué de al pelo! Si esa fuera la única fórmula para crear medios de comunicación, seguramente que a estas alturas estarí­amos en Guatemala utilizando señales de humo.

Francisco Cáceres Barrios

El segundo ejemplo que demuestra que lo que no nos cuesta lo hacemos chinche, es la noticia de que al señor Mario Estrada, amigo personal del presidente Colom quien, por deberle favores electorales, le concedió la granjerí­a de tener agentes presidenciales a su servicio desde hace tres meses, por haber recibido amenazas de muerte, tapando la defraudación de fondos públicos, porque eso y ninguna otra cosa más es hacer semejante marrullerí­a, con un convenio firmado entre la SAAS y el Legislativo que permite brindar seguridad a diputados y ex diputados, ¿es que no se sobreentiende que el riesgo está bien que se cubra por las gestiones o diligencias que haya empleado en su gestión de diputado inmediata anterior y no por ser ahora dirigente de un partido polí­tico que lo ayudó a alcanzar el solio presidencial?, ¿si esa es la manera de aplicar la austeridad, cuál va a ser el monto del déficit presupuestario al finalizar el año?

No hay derecho para seguir haciendo chinche con el dinero de los fondos públicos en un paí­s en donde hay gente que se está muriendo de hambre. Si se quiere desarrollar un medio de comunicación pionero de la programación educativa y formativa ¡magní­fico!, contrátese entonces a gente experta en la materia para planificarlo y desarrollarlo como Dios manda, pero no haciendo experimentos con tristes resultados comprobados y que oportunamente pronosticamos. Si un polí­tico se mete a camisa de once varas, pues que lo haga si esa es su santa voluntad, pero no puede hacerlo a costillas del erario nacional u obteniendo privilegios que la gran mayorí­a de la población no puede disfrutar, al contrario, todos llevamos la respectiva camisa levantada ante la inseguridad imperante. Bien escribió Manuel Tamayo y Baus: “La piedra filosofal buscada en vano por los alquimistas, ha sido al fin hallada por los tramposos; la piedra filosofal es el dinero ajeno”.

Recomendados