Inicio Cultura Arte Halfon, la escultura como un homenaje a sus raíces

Halfon, la escultura como un homenaje a sus raíces

por -
0 1079
Halfon, la escultura como  un homenaje a sus raíces

cul5_6a

Del 24 de julio al 11 de octubre de 2014, los amantes de la escultura tendrán la oportunidad de presenciar la obra de David Halfon en Galería de la Fundación Rozas Botrán, ubicada en la 16 calle 4-66, zona 14.

POR REDACCIÓN CULTURA

El 31 de julio a las 17:00 horas el escultor  realizará una intervención en una de sus obras.

Desde hace siete años que el artista Halfon vive en  el sur de Francia con su familia. El nombre del taller San Lucas en Provence nace como un homenaje a sus raíces.  Mi proceso de trabajo esta innegablemente ligado a la naturaleza. Estoy interesado en que ese proceso y esos momentos que paso con la piedra sean el arte mismo. Que cada trazo sea evidente.

“El camino comienza en La Casa de los Nativos. Con Renato Osoy allí comenzamos un programa de artista en residencia en el año 2000. En esa casa de campo instalé mi taller de escultura.

La idea fue crear un espacio de intercambio social y laboral con otros artistas. Esta época de arduo trabajo, intercambios y exposiciones, definió muchos aspectos de lo que sería mi obra en el futuro”, contó el artista.

El taller de Halfon en “La Casa de los Nativos” estaba rodeado por un bosque, lo que lo empujó a salir de su encerrado estudio para trabajar en el exterior, a la intemperie.

“Descubrí que podía tener contacto directo con la naturaleza mientras trabajaba. De algún modo, la naturaleza me enseñó a relacionar mi obra con los elementos que la conforman”, dijo.

Después de siete años, en el 2007 el artista narró que empezó a sentir una inquietud, acompañada de unas ganas de ir a ver otras cosas, de trabajar con otras piedras, de tener otras experiencias. “Supe que era el momento de cambiar. Tenía que viajar para enriquecer mi vida, mi arte, mi búsqueda”, relató.

“Mi trabajo involucra la mente y el cuerpo. Es como una danza con la piedra. Una vez al año alquilo un camión y voy a Italia en búsqueda de mármol. De algún modo diría que es aquí donde comienza mi arte, donde se inicia mi proceso.  Voy a buscar mis piedras, el niño en mí se despierta, se vuelve loco… Es toda una aventura de la que regreso al taller con una tonelada de mármoles”.

En San Lucas en Provence, Halfon pasa la mayor parte de su tiempo viendo y dibujando en los bloques y en las piedras, recreando  “algo íntimo y ancestral cuando se crea una escultura”.

A decir del escultor, uno de sus objetivos es que el espectador entre en contacto, que entable un diálogo con las piezas. “Hay una historia que está siendo contada: lo que saco de mí, lo que tengo que decir, lo que el mármol quiere decir y lo que el momento decide. No me quiero imponer a la piedra, quiero escuchar su historia, compartirle la mía y convertirla en nuestra”.

Su cotidianidad y las cosas sencillas son la fuente de inspiración de este artista, que va desde jugar con su hija, salir a caminar, hasta permitirse sentir emociones adversas como la frustración, pero en su integralidad también lo inspira el arte, su intención al querer reflejar sus raíces, reconocer el arte de vivir, estar en la naturaleza, percibir la luz, “soñar despierto con los volcanes de Guate,  sentir que la tierra respira y que estoy participando del ir y venir de los ciclos de la temporada”, narró.

“EN EL JARDÍN”, es una muestra que vengo trabajando estos dos últimos años.  En ella se manifiestan mis búsquedas, mis deseos y mis inquietudes. Persigo manifestar que el camino que sigo en mi vida sea evidente en mi trabajo. Nada es perfecto, una fisura o una veta nos puede llevar muy lejos”, concluyó.

“Mi trabajo involucra la mente y el cuerpo. Es como una danza con la piedra. Una vez al año alquilo un camión y voy a Italia en búsqueda de mármol…” – Halfon.