Inicio Opinión Cartas del lector GUATEMALA EN MARZO DE 1966

GUATEMALA EN MARZO DE 1966

por -
0 491
GUATEMALA EN MARZO DE 1966

Sin lugar a duda habí­a mucha diferencia de aquellos años y el presente, en materia de seguridad se podí­a caminar y a lo sumo un carterista se llevaba el salario del mes sin causar heridas a la ví­ctima. Funcionó una escuela de caracterí­sticas, especialistas con los dedos para abrir botones, sin que el afectado sintiera el mí­nimo roce ni el aliento del malandrí­n.

Oscar Enrique Alvarado S.

Hoy da miedo enterarnos de la especialización de las bandas criminales en todos los ámbitos de las instituciones, organización que bien quisieran tener los delincuentes sicilianos.

Las personas nocturnas amanecí­an y el gentí­o se confundí­a entre trabajadores que antes del canto de los gallos ya iba a sus puestos laborales, y otros que regresaban después de una noche de fiesta.

La vida continuaba y se comentaba que los guardias judiciales habí­an capturado a lí­deres sindicales y estudiantes. Hubo quienes quedaron consternados al enterarse de la captura de Ví­ctor Manuel Gutiérrez, leí­an los diarios esperando la noticia que pronto aparecerí­a, pero fue en vano. Se supo que el gobierno militar dirigido por el coronel Enrique Peralta Azurdia habí­a ordenado una limpieza de comunistas miembros del Partido Guatemalteco del Trabajo, otros capturados eran simpatizantes del movimiento 13 de Noviembre y posiblemente algunos militares arbencistas que seguí­an añorando el ejemplo del Soldado del Pueblo, coronel Jacobo Arbenz Guzmán.

El 5 de marzo del año citado hubo elecciones presidenciales y de las alcaldí­as. El partido Revolucionario ganó el evento y a pocos dí­as hubo un secreto a voces, el Ejército aceptarí­a el Resultado eleccionario siempre y cuando el nuevo presidente electo, licenciado Julio César Méndez Montenegro aceptara un pacto. Es decir, se le entregarí­a la Presidencia, pero no el poder.

El candidato a la Vicepresidencia, licenciado Clemente Marroquí­n Rojas, hací­a ver en combativos y bien documentados editoriales en La Hora, que Guatemala tení­a un cambio para bien del pueblo.

El presidente electo decí­a que él representaba el tercer gobierno de la Revolución. Rápidamente muchos guatemaltecos quedaron convencidos de que aquellas palabras, quizá expresadas con la mejor intención no eran mas que una ilusión.

Junto con Gutiérrez fue capturado Leonardo Castillo Flores, destacado sindicalista de los campesinos. Gutiérrez es recordado por su valiosa actuación en la lucha magisterial y de la economí­a informal. Fue un historiador, sociólogo. Jamás se manchó con corrupción alguna. No tuvo que morir de la manera tan cruel, arrojado al mar desde un avión.

Continuará.

Recomendados