Inicio Guatemala Actualidad Ejercer periodismo es un privilegio

Ejercer periodismo es un privilegio

por -
0 1124
Ejercer periodismo es un privilegio

ASESINATO DE PILOTOS

El 2008 fue un año negro para los trabajadores del transporte público, unos 129 pilotos fueron asesinados, así­ como 46 ayudantes. El Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) calificó esta profesión como una de las más peligrosas.  Casi a diario fue asesinado un conductor, la mayorí­a de ellos padres de familia, quienes dejaron en orfandad a cientos de niños, la última ví­ctima fue Hugo Santizo, conductor de la empresa Rápidos del Sur, quien murió a tiros a manos de individuos que le interceptaron el paso, el pasado 29 de diciembre.” title=”ASESINATO DE PILOTOS

El 2008 fue un año negro para los trabajadores del transporte público, unos 129 pilotos fueron asesinados, así­ como 46 ayudantes. El Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) calificó esta profesión como una de las más peligrosas.  Casi a diario fue asesinado un conductor, la mayorí­a de ellos padres de familia, quienes dejaron en orfandad a cientos de niños, la última ví­ctima fue Hugo Santizo, conductor de la empresa Rápidos del Sur, quien murió a tiros a manos de individuos que le interceptaron el paso, el pasado 29 de diciembre.” style=”float: left;” width=”250″ height=”166″ /></p>
<p>Tengo la esperanza de que este panorama cambiará, que nuestra Guatemala dejará de ser vista como un lugar violento, territorio de narcotraficantes, paí­s de niños huérfanos y de viudas que lloran a sus esposos.</p>
</div>
<p> <span id=

Mariela Castañon
lahora@lahora.com.gt

ULTIMAN A VíCTOR RIVERA

El ex asesor de Gobernación, Ví­ctor Rivera, fue asesinado a tiros, el pasado 8 de abril, esto sucedió en la 18 calle del Bulevar Vista Hermosa.   Según el informe de Bomberos Municipales, Rivera habí­a muerto a consecuencia de tres disparos en la espalda, uno en la cabeza y otro en la ingle, su acompañante fue herida en las costillas y trasladada a un centro asistencial privado.” title=”ULTIMAN A VíCTOR RIVERA

El ex asesor de Gobernación, Ví­ctor Rivera, fue asesinado a tiros, el pasado 8 de abril, esto sucedió en la 18 calle del Bulevar Vista Hermosa.   Según el informe de Bomberos Municipales, Rivera habí­a muerto a consecuencia de tres disparos en la espalda, uno en la cabeza y otro en la ingle, su acompañante fue herida en las costillas y trasladada a un centro asistencial privado.” style=”float: left;” width=”250″ height=”376″ /><img src=

Ejercer periodismo ha sido uno de los más grandes privilegios que Dios, la Santí­sima Virgen, mi familia y la vida me han permitido. Gracias a esta hermosa profesión he tenido la oportunidad de experimentar situaciones que nunca hubiera imaginado. Pese a las dificultades y los desafí­os que representa, todo lo compensa este noble oficio. Por medio de él podemos tener contacto con la materia más delicada del mundo, el ser humano, además se puede palpar la miseria pero también el éxito.

Estar en La Hora significa para mí­ una gran oportunidad, los meses que llevo de laborar en este diario me han permitido crecer profesional y personalmente. Aunque la mayorí­a de coberturas realizadas han estado marcadas por el dolor y la injusticia, a causa de la violencia que impera en nuestro paí­s, tengo la esperanza de que este panorama cambiará, que nuestra Guatemala dejará de ser vista como un lugar violento, territorio de narcotraficantes, paí­s de niños huérfanos y de viudas que lloran a sus esposos. Guatemala es más que eso, es una tierra sagrada, donde hay gente digna, trabajadora y buena.

Aunque muchas veces no he podido evitar el signo del dolor en mis letras, o la frustración ante la anarquí­a que actualmente vivimos, mi aporte será el compromiso por la lucha y la búsqueda de una sociedad tolerante, respetuosa, llena de armoní­a y paz.

Desde este espacio aprovecho para agradecer a todas las personas que me han acompañado en mi formación estudiantil y laboral, especialmente a los licenciados Rogelio Hernández, Melvin de León, Carlana Imeri, Haroldo Sánchez, Erick Salazar, Ileana Alamilla, Luis Ovalle y actualmente al señor Oscar Clemente Marroquí­n, quien me ha dado la oportunidad de laborar en su vespertino y me forma como periodista.

Gracias a usted, lector; sus sugerencias y crí­ticas son muy importantes para el desempeño de mi labor. Si en algún momento he fallado, humildemente ofrezco una disculpa, me comprometo a mejorar mi trabajo. Recuerde, los medios de comunicación están para servir a la población.