Inicio Internacional América Dirigente opositora recupera el poder

Dirigente opositora recupera el poder

por -
0 585
Dirigente opositora recupera el poder

Inter29_13

La oposición en Jamaica capitalizó el descontento por la situación económica para regresar al poder ayer mientras los electores dieron a la primera lí­der del paí­s una segunda oportunidad para gobernar la isla.

Por DAVID MCFADDEN KINGSTON / Agencia AP

Los seguidores de Portia Simpson Miller, de 66 años, bailaron y gritaron en la capital, Kingston, cuando escucharon que el gobierno de centro derecha del primer ministro Andrew Holness habí­a sido derrotado y que su candidata protagonizaba un dramático regreso polí­tico en las elecciones generales.

Holness, el primer ministro más joven de Jamaica, con 39 años, dijo que la derrota permitirá un momento de introspección para que los lí­deres del partido analicen qué salió mal.

“Deseo lo mejor para el nuevo gobierno. Esperamos que por el bien del paí­s hagan un buen trabajo”, dijo Holness a los reporteros.

Aunque todaví­a no se han dado a conocer los resultados oficiales, el director del organismo electoral, Orrette Fisher, dijo que, con base en los resultados preliminares, “parece seguro decir” que el partido de la ex primera ministra Simpson Miller retorna al poder.

Fisher indicó que esperará la llegada de las actas de todas las mesas electorales para luego presentar la distribución definitiva de los escaños en el Parlamento. Las autoridades esperan entregar los resultados finales de la elección mañana.

Simpson Miller es apreciada por sus partidarios por su estilo franco y amigable, y es común que la llamen afectuosamente “Sista P” (hermana P) y “Lí­der camarada”. Ella fue la primera mujer en ser primera ministra de Jamaica en marzo de 2006 y dejó el cargo hace cuatro años tras perder las elecciones por escaso margen.

El jueves la lí­der opositora agradeció a sus seguidores en las oficinas de su partido en Kingston, donde más de mil personas con vestimenta con el color naranja del partido se balanceaban al ritmo del reggae y soul mientras ondeaban banderas y aplaudí­an.