Inicio Guatemala Reportajes y entrevistas Despenalización, Sica e inversiones, en agenda internacional de Pérez Molina

Despenalización, Sica e inversiones, en agenda internacional de Pérez Molina

por -
0 556
Despenalización, Sica e inversiones, en agenda internacional de Pérez Molina

Infografa-poltica-exterior

La propuesta de despenalización de las drogas, que luego se transformó en la apuesta por el diálogo sobre la regularización de los narcóticos, así como las relaciones con los vecinos centroamericanos y la atracción de inversiones extranjeras destacan en la agenda de la política exterior de Pérez Molina, a un año y casi dos meses de mandato.

Repo_Harold_CaballerosRepo_0912

POR JUAN LUIS GARCÍA
lgarcia@lahora.com.gt

NUEVE VIAJES EN 2012 Y CINCO EN 2013

Durante su gestión el presidente Otto Pérez Molina ha desarrollado una intensa agenda internacional de constantes periplos, que en un año y casi dos meses le han llevado a 14 destinos.

Durante el 2012 el mandatario realizó nueve viajes fuera del país y este año el mandatario suma cinco viajes en tan solo dos meses.

Para entender los objetivos del Presidente fuera del país, Roberto Wagner, analista internacional, señala que “no se trata de analizar la cantidad de visitas, sino de lo efectivas que puedan ser, pues en cada viaje hay un interés para obtener algo”.

Bajo esta premisa cabe la siguiente cuestión, ¿qué resultados han traído los viajes de Otto Pérez Molina para el país?

DE “MILITAR” A LA “DESPENALIZACIÓN”
La imagen de Otto Pérez Molina cuando llegó al poder, a pesar de su estrategia y esfuerzos para cambiar la percepción de dureza, era la de un exmilitar que iba a poner orden al gobierno, ya que su pasado castrense, así como la misma propaganda que anunciaba “mano dura”, no pasaba desapercibida fuera de las fronteras.

Esa línea predecible en la imagen cambió a los dos meses de gobierno, el 11 de febrero del año pasado. Ese día, un mes antes de la reunión en Honduras de los Presidentes de Centroamérica con el vicepresidente de los Estados Unidos Joseph Biden, Pérez Molina por primera vez anunciaba en una audiencia internacional lo que sería el estandarte de su política exterior, es decir, la propuesta de despenalización de las drogas.

El encuentro con Biden se concretó el 6 de marzo y aunque quedó en firme la negativa de los Estados Unidos para apoyar la despenalización, ese discurso le traería invitaciones a foros internacionales al mandatario guatemalteco.

El 21 de marzo Pérez Molina asistía a la 30 Feria Internacional Expocomer en Panamá para hablar de su idea y el 14 de abril se encontraba en Colombia para participar en la VI Cumbre de las Américas con el propósito de presentar su ya ejercitado discurso de la despenalización de las drogas ante los Presidentes de América, y donde estaría también el presidente de los Estados Unidos Barack Obama.

La respuesta de Barack Obama fue coherente con lo antes expresado por su segundo de a bordo, pues clausuró su participación en la Cumbre diciendo que “la legalización no es la solución al problema de las drogas”.

En esa ocasión Pérez Molina fue criticado por viajar en un avión privado del consorcio Multi-Inversiones, que supuestamente coincidía con un viaje de la comitiva empresarial que lo acompañó. En sus palabras “por motivos de ahorro y tiempo; una cotización aproximada del costo del viaje estaría entre US $15 mil y US $20 mil”.

Sin descanso, Pérez Molina salía dos días después a Puerto Vallarta, México. Este viaje lo realizó en un avión privado junto a una comitiva encabezada por el ministro de Economía, Sergio de la Torre, y el entonces titular de la Secretaría de Planificación Económica, Fernando Carrera.

El motivo era ganar un lugar en el Foro Económico Mundial; Pérez Molina fue invitado al evento gracias al discurso de la despenalización de las drogas en un foro llamado “La transformación regional en un nuevo contexto global”.

Estos primeros cuatro viajes, más un recorrido de Baldetti por Centroamérica, le costó a las arcas del Estado la suma de Q271 mil 658; dentro del mismo gasto se toma en consideración boletos de avión, viáticos y gastos de representación para 37 personas que formaron parte de las comitivas.

El 26 de junio de 2012, Pérez Molina vuelve a una reunión del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), donde los mandatarios trataron los temas de seguridad democrática, gestión de riesgo y cambio climático, derechos humanos, salud, seguridad alimentaria y nutricional.

Gabriel Orellana, analista político opina al respecto que “este tipo de viajes no tienen mayor beneficio para el país más que cumplir con la agenda programada, a pesar de que Centroamérica debe tener una agenda unida”.

Todo el elenco estaba montado para las siguientes intervenciones del Presidente guatemalteco en el exterior, pero según Orellana, “sucede con la propuesta de la despenalización de las drogas que el Presidente ha monopolizado el discurso de la política exterior, dejando a un lado a sus cancilleres, y esto le brinda muy poca capacidad de maniobra y ya no se puede desdecir”.

Por consiguiente, el 23 de septiembre de 2012 viaja a Nueva York para asistir un día después a la 67 Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas. El mandatario expuso en el lapso de 3 o 4 minutos lo que antes era una burda despenalización, y luego la denominada propuesta de “la búsqueda de políticas alternativas al combate de drogas”.

CONSEJO DE SEGURIDAD
Guatemala fue asignada para presidir el Consejo de Seguridad de la ONU de forma no permanente; el anuncio se hizo el 22 de octubre de 2011 por el gobierno. De esta cuenta, Pérez Molina asumió la Presidencia pro tempore de esa instancia en octubre de 2012.

La primera sesión del Consejo fue aprovechada para hablar sobre temas de justicia, fue liderada por el canciller Harold Caballeros. Después, cuando tuvo la intención de presidir la segunda sesión el 29 de octubre, terminó por cancelar su viaje debido al huracán Sandy, que impedía el viaje por mal clima.

Según Gabriel Orellana, “usualmente lo que ha pasado es que los presidentes de Guatemala no asistían a las reuniones de la ONU, sino que, en algún tiempo designaban su presencia al Canciller, y en otros tiempos al Vicepresidente. Es decir, no es una cuestión de rigor que lo hagan, simple y llanamente, se trata en muchas ocasiones es una oportunidad para reunirse con sus homólogos “.

El 1 de diciembre de 2012, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto tomó posesión de su mandato. Pérez Molina asistió acompañado del canciller Harold Caballeros y una comitiva de funcionarios oficiales.

En esa oportunidad se reunió con el primer ministro de Corea, Kim Hwang-sik, para atraer inversiones al país y buscó el apoyo del presidente colombiano Juan Manuel Santos en la despenalización de las drogas.

El último viaje del Presidente en 2012 junto al canciller Caballeros concluyó el 14 de diciembre, en una breve reunión de presidentes del Sica en Nicaragua.

En ese fin de la política exterior del primer año de gobierno “siempre estuvo condicionada a muchos factores”, indica Heidy Magalí de Mata, directora de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de San Carlos, al ser cuestionada sobre la sustitución de Caballeros por Fernando carrera en Relaciones Exteriores.

“El cambio de Canciller obedece a lavarle la cara al Presidente; la imagen del país no venía bien con la cancillería de Caballeros, por el tema de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y sus desafortunadas declaraciones del caso de Totonicapán”, apunta el analista, Roberto Wagner.

NUEVO CANCILLER, ¿MEJORES DECISIONES?
El presidente Otto Pérez Molina empezó el segundo año con una agenda internacional más intensa: cinco viajes en dos meses. Alberto Aragón, politólogo, comenta, “esto es normal si se considera que el primer año de gobierno siempre es atareado y deja poco espacio para salir al extranjero”.

El 23 de enero el presidente Otto Pérez Molina viajó al foro económico de Davos, Suiza. El canciller Fernando Carrera dijo al respecto, “en Davos habían tres objetivos y los tres se lograron, el primero era entrevistarse con inversionistas, el segundo fue plantear una ruta alternativa a la política de droga y el tercero fue la presentación de Guatemala como país emergente”.

Desde Suiza viajó a Chile para asistir el 27 a la primera Cumbre de Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y Unión Europea, en la cual la Unión Europea donó 20 millones de dólares a los países de Centroamérica para el combate del crimen organizado.

Con motivo de atraer inversión, el presidente visitó Madrid, España, el 13 de febrero durante tres días, acompañado por una cúpula empresarial liderada por Andrés Castillo, presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF).

Castillo afirmó en aquella oportunidad al diario La Hora que lo acompañaban el Vicepresidente de la entidad y también presidente de la Cámara del Agro, Santiago Molina; el vicepresidente de la Cámara de Industria, Fernando López y el secretario de la Junta Directiva, Óscar Emilio Castillo.

“Pero la política exterior debería ser más que la facilitación de negocios entre cúpulas; estos procesos de negociación deberían de traducirse en fuentes de trabajo a la población, pero lo que existe es alto nivel de pobreza y falta de trabajo”, opina Geidy de Mata.

Pérez Molina sostuvo reuniones con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), y donde tuvo citas con el rey Juan Carlos I, la alcaldesa, Ana Botella y el presidente Mariano Rajoy. También tuvo tiempo para reunirse con autoridades del equipo Real Madrid.

El 16 de febrero, Pérez Molina se convirtió en el último presidente en visitar al Papa. “Solicitamos que ojalá el próximo Papa pueda visitar Guatemala”, dijo el canciller Carrera.

Por último, el 20 de febrero el Presidente viajó a Costa Rica para abordar temas de relación bilateral con México, y la posibilidad de presentar una solicitud de legalización de migrantes conjunta con Centroamérica.

Sobre las futuras misiones de los viajes oficiales de la Presidencia, Roberto Wagner opina que, “se necesita ser más claro en el tema de la petición de la protección temporal para migrantes, ir al referendo con Belice sería un error porque no hay condiciones para ganar, la propuesta de debatir la política alternativa al combate de las drogas es positiva aunque no deja de ser inocente en su forma planteada”.

REVISIÓN
POLÍTICA EXTERIOR

“Es positivo acompañarse del sector privado”, Fernando Carrera

El canciller Fernando Carrera ve con buenos ojos el acompañamiento del mandatario del país y el sector privado. “Es algo muy positivo porque da la imagen, que es un país que tiene consensos básicos sobre varios temas, y el hecho que hablemos un mismo lenguaje en términos económicos y sociales”.

El canciller  reitera que la importancia de estos acompañamientos es inspirar la confianza en los inversionistas para que vean que existe una relación pública privada en el país propensa al clima de negocios. “El hecho de que un jefe de estado se haga acompañar por líderes del sector privado es hoy en día a nivel internacional una práctica bastante común por todos los presidentes del mundo donde no hay conflicto”.

“La propuesta de despenalización es inocente”, Roberto Wagner

El analista de relaciones internacionales, Roberto Wagner, opina que la propuesta de discutir rutas alternativas al combate de las drogas. “La propuesta de discusión es necesaria si tomamos en cuenta las amenazas latentes en seguridad para Guatemala y Centroamérica, pero la forma en que se ha presentado ha sido muy inocente y sin claridad de qué es lo que se quiere”.

Según Wagner, dicha situación lleva la siguiente pregunta, “¿será que esto no es una medida de presión para los Estados Unidos?, con este tema no va a pasar absolutamente nada hasta que no se involucren más países, el tema no da para más ni es productivo”.

Reuniones del Sica sin resultado, Heidy de Mata

La internacionalista Heidy de Mata opina al respecto de las frecuentes reuniones del Presidente Otto Pérez Molina en las cumbres del Sistema de Integración Centroamericano. “No ha habido mayores resultados, el liderazgo de Otto Pérez Molina no ha pesado en el área”.

Entre los problemas que separan a Centroamérica, de Mata encuentra,” la falta de una política aduanera común para todas las fronteras, el segundo es la inseguridad por razones geopolíticas y la diversidad posicionamiento de negociación. Otros países han logrado mayor beneficio que Guatemala en procesos de negociación con la Unión Europea”.

“La política exterior atada de pies y manos”, Gabriel Orellana

El abogado constitucionalista Gabriel Orellana señala el papel del canciller no es trascendente en la política exterior. “Un canciller no tiene mayor capacidad de maniobra en la política exterior del país que se encuentra atada a varios factores externos que no dependen de Guatemala en sí”.

Orellana añade que “obviamente, muchos países tienen que mantener la apariencia de tener buenas relaciones, pero normalmente las visitas que ha hecho el presidente durante su mandato no han traído beneficios que recordaremos en los próximos años”.

“El cambio de Canciller obedece a lavarle la cara al Presidente; la imagen del país no venía bien con la cancillería de Caballeros, por el tema de la Corte Interamericana de derechos Humanos y sus desafortunadas declaraciones del caso de Totonicapán”.
Roberto Wagner
Analista