Inicio Opinión Opinión Congreso cientí­fico en Honduras

Congreso cientí­fico en Honduras

por -
0 211
Congreso cientí­fico en Honduras

Esta semana se está desarrollando en Tegucigalpa, Honduras, el IV Congreso de Investigación Cientí­fica, organizado y convocado por la Universidad Nacional Autónoma, UNAH. Es un evento académico multidisciplinario, un espacio para el debate cientí­fico que reúne a la comunidad universitaria y convoca a prestigiados profesionales académicos nacionales e internacionales, por lo que significa una excelente ocasión para intercambiar y compartir experiencias a la luz de los últimos avances cientí­ficos, para ponerse al dí­a en los asuntos atinentes al quehacer académico, así­ como conocer y codearse con lo mejor de la Academia, no sólo de Honduras sino también del mundo entero. En estos Congresos participan todas las unidades académicas de la UNAH, la Dirección de Investigación Cientí­fica, Dirección de Estudios de Postgrados, Dirección de Docencia, Dirección de Vinculación Universidad-Sociedad, Instituto Hondureño de Ciencias de la Tierra, Institutos de Investigación, Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad y las distintas Escuelas adscritas a las Facultades.

Factor Méndez Doninelli

Tengo el honor de estar participando como conferencista internacional, invitado por la Dirección de Investigación Cientí­fica y la Facultad de Ciencias Sociales, en esa calidad me corresponde dictar la conferencia, “Estado, religión y laicismo: Una perspectiva desde la educación superior”, tema por demás interesante y prolijo que ha despertado mucho interés. Los comentarios de mi ponencia están a cargo de connotados académicos hondureños, doctora Leticia Salomón, Directora de Investigación Cientí­fica, doctor Ramón Romero Cantarero, profesor e investigador en el Posgrado Centroamericano en Economí­a y Desarrollo (POSCAE) y el sociólogo José Sosa Iglesias.

Como sabemos, laicismo es defensa de la libertad de conciencia, no proclama el ateí­smo, tampoco es antirreligioso; es ante todo, espí­ritu de libertad y nace de la secularización de la ciencia, la filosofí­a, la historia, las instituciones y en general, la actividad de los seres humanos. No impone una visión del mundo, más bien crea las condiciones para que cada quien, con absoluta libertad construya la propia. Los ejes de mi presentación están focalizados en el Estado, democracia, educación y Derechos Humanos.

En el marco de este Congreso he encontrado también viejos y queridos compatriotas, tal como Carlos Figueroa Ibarra, quien reside en México y que está aquí­ para presentar una de sus últimas publicaciones, el libro: “En el umbral del postneoliberalismo, izquierda y gobierno en América Latina”, publicado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO.

Me siento muy complacido de estar de nuevo en Honduras, paí­s al que me unen fuertes lazos y nudos, donde residí­ por varios años, coseché numerosas amistades fraternales y egresé de la Maestrí­a Latinoamericana de Trabajo Social impartida en la UNAH. Volver a la patria de Francisco Morazán, a quien Centroamérica debe la libertad de conciencia ha sido estimulante, sobre todo en la actual coyuntura polí­tica social que se está viviendo en el paí­s. Esta breve estadí­a me ha permitido ver en directo la nueva realidad, hacer contacto con la Resistencia social nacida a partir del golpe de Estado militar del año pasado y constatar que se mantiene activa, movilizada, pujante y organizada en todo el territorio. Me parece que falta ver nuevos y vigorosos episodios de lucha del pueblo hondureño, empeñado en el restablecimiento de la democracia.

Recomendados