Hablando de luces y sombras en la política

José Roberto Alejos Cámbara

post author

JOSÉ ROBERTO ALEJOS CÁMBARA

800 millones de los 3,667 aprobados en el Decreto 12-2020 van al Ministerio de Salud para combatir el Covid-19.  Los 11,000 millones aprobados en el Decreto 13-2020 están destinados para transferencias que realizará el MIDES o MINECO, además de créditos “blandos” por medio del CHN; y de los más de 5,138 millos aprobados en el Decreto 20-2020, solo 426 millones son para adquirir ventiladores, infraestructura de salud; y, 26 millones para entregar un pequeño bono al personal expuesto, esto como resultado del rechazo social al intento de asignar 20 millones al Congreso, 1 para el Parlacen y 5 millones que la Junta Directiva del Congreso le debe al grupo de exconstituyentes que se prestó a denunciar a los magistrados de la Corte de Constitucionalidad.

Intento explicar que, de los cerca de 20,000 millones aprobados por el Congreso aproximadamente 12,226 fueron destinados para la crisis que atravesamos. Todo es deuda y una buena parte con el Banco de Guatemala. Ahora nos debe preocupar cómo se va a ejecutar y cómo evitar los políticos se provechen de la situación. No se vale que hagan campaña con la crisis, utilizando listados entregados por los alcaldes o de casa en casa con entregas en nombre del presidente, eso es clientelar. Ya lo vivimos con la UNE, Patriota y con Morales, a ninguno le resultó y solo favoreció la corrupción. Pero la solución tampoco es por medio de un recibo de luz que no llega a muchos y en otros casos puede darse doble.

La población reclama que la información y los recursos no llegan sobre todo en el área rural, no entienden por qué no hay procesiones, por qué no pueden ir a la playa o al rio, por qué no pueden abrir sus puestos de venta o por qué los están despidiendo. El gran desafío para este gobierno es como hacer llegar un mensaje claro a las comunidades más pobres, y cómo hacer llegar la asistencia económica a la población más vulnerable, considerando que desde la creación de los programas sociales las bases de datos se formaron con carácter clientelar.

Aún no se logra la colaboración y la unidad en la población que el presidente tanto pide, se refleja en dos comunidades que siguen concentradas en su pleito territorial, en Patzún rompen el cerco sanitario para poder vender sus productos, en otras poblaciones las calles abarrotadas. Como lograr que todos nos olvidemos de nuestros intereses personales o políticos para evitar lo que se viene anunciando: protestas, saqueos, aumentos delincuenciales y otros problemas sociales que la crisis económica podría provocar.  Todo empieza con autoridades que abusan de su poder, por los responsables de compras y por quienes no ejecutan el presupuesto autorizado con calidad de gasto y probidad, por los políticos que quieren sacarle provecho a la crisis, por los proveedores del Estado que ya están sobre valorando los productos. Tenemos que apoyar y buscar la unidad nacional, actuar con probidad y a la población no puede quitar los ojos de la ejecución y ejercer la fiscalización, denunciar públicamente porque no se vale que mientras el personal de salud, bomberos, seguridad y muchos colaboradores, incluyendo al presidente y parte de su equipo se expongan, la población esté confundida, sin sustento y ahora resulten beneficiados los que siempre piensan solo en obtener provecho personal. NO SE VALE.