BUSCABAN OPORTUNIDADES

Habla la familia del niño que abrazaba el cadáver de su padre

Foto ilustrativa/La Hora/AP

Ayer diferentes medios de comunicación dieron a conocer el caso de un niño guatemalteco que fue localizado abrazando el cuerpo sin vida de su padre, Rudy Alonso, en la ciudad de Morelos, México, una tragedia que conmocionó a la población. Ambos buscaban llegar a Estados Unidos junto a dos familiares.

Hoy La Hora Voz del Migrante conversó con un familiar cercano a las víctimas, quien relató las condiciones y necesidades que atraviesan en la comunidad de donde son originarios y los motivos que empujaron a que los connacionales decidieran migrar.

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Según explicó un familiar que prefirió no identificarse por seguridad, Rudy salió de su aldea en Mataquescuintla con la ilusión de encontrar un futuro diferente al que podía ofrecerle a su familia. Tenía sueños y pensó que lograría ingresar a EE.UU.

El guatemalteco salió del país aproximadamente el 14 de junio pasado e inició el viaje desde su comunidad para luego pasar por México y finalmente soñaban llegar a EE.UU., para reunirse con algunos seres queridos que les habían ofrecido apoyo.

El viaje, según relató el familiar, fue sorpresivo aunque ya se sabía que planeaban migrar, porque querían más oportunidades.

Recordó que el coyote que los llevaba y ellos dejaron de comunicarse por algunos días, lo cual causó temor entre la familia.

RUDY TRABAJABA COMO JORNALERO

“La familia esperaba el aviso de que iban a llegar, pero lo único que hicieron fue avisar que los tenían secuestrados y que tenían que dar una cantidad de dinero para poder salir”, y posterior a eso, aunque trataron de reunir los recursos que pedían, a los días fueron localizados como las noticias dieron a conocer.

Rudy se dedicaba al cultivo de maíz, frijol y café, era de escasos recursos pues ni siquiera tenía un terreno propio donde cosechar. Su vida era la labor de jornalero que realizaba en cada cosecha y porque lo llamaban para ese tipo de trabajos; con eso se alimentaba su familia.

“Él vivía del jornal que ganaba a diario. Viven en pobreza ellos más que todo buscaban eso, salir adelante y darle una mejor vida a la familia porque acá está dura la situación y lo que ellos iban buscando era mejorar su situación económica”, destacó su familiar.

FAMILIA INTENTA SOBREPONERSE

Ahora la esposa de Rudy, tendrá que sacar adelante a sus tres hijos, uno de ellos, hallado junto al cuerpo de su padre fallecido en Morelos, aún se encuentra recuperándose por una herida en el cuello; está en un hospital de México.

El guatemalteco era el principal sostén de la familia, su papá de 83 años lo llora y ha sufrido recaídas de salud, mientras su esposa llora por lo ocurrido, mencionó el entrevistado.

Ahora tras la tragedia, la familia pide apoyo para continuar aunque en la comunidad conocidos y vecinos han decidido sumarse a la ayuda de diferentes formas, sin embargo, el temor de lo ocurrido limita que puedan solicitarla a través de redes sociales. Medios de México reportan que miembros de Los Zetas fueron quienes los secuestraron.

CANCILLERÍA: CASO ESTÁ EN INVESTIGACIÓN

El Ministerio de Relaciones Exteriores (MINEX) informó en un comunicado que los tres sobrevivientes fueron trasladados a hospitales en México y en este momento es la Embajada de Guatemala en ese país la que le da seguimiento a la situación de los connacionales, además, que cuentan con protección policial y seguimiento psicológico.

Sobre el guatemalteco fallecido, la Cancillería señaló que brindan atención y asistencia a la familia en cuanto al proceso de repatriación.

El caso, aseguraron se encuentra bajo investigación.