Gustavo Alejos vuelve a accionar por prisión preventiva en su contra

Gustavo Alejos es señalado en varios casos. FOTO LA HORA/ARCHIVO

Por Cristian Velix
cvelix@lahora.com.gt

El empresario Gustavo Alejos volvió a accionar por medio de un amparo por la prisión preventiva que le fue dictada en el Caso Red de Poder, Corrupción y Lavado de Dinero, en el cual está sindicado, junto a su esposa Beatriz Jansa Bianchi.

La acción legal interpuesta por el ex secretario privado de la Presidencia es para que la jueza Erika Aifán, titular del Juzgado de Mayor Riesgo “D”, traslade a una Sala de Apelaciones de Mayor Riesgo, una apelación en contra de la decisión con la que fue enviado a la cárcel.

En su momento, la juzgadora explicó que la notificadora de su judicatura perdió un documento en relación con ese tema, lo cual ha provocado un atraso en el diligenciamiento en dicha causa penal, no obstante, la togada ha programado audiencias para reponer las actuaciones.

En esa línea, el jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), Juan Francisco Sandoval, indicó que no se han trasladado las actuaciones a alguna de las Salas, producto del extravío de documentos en el órgano jurisdiccional.

“La juzgadora ha tomado la determinación de reponer las actuaciones, sin embargo, esto no se ha podido hacer, porque en reiteradas oportunidades no ha comparecido la defensa del señor Gustavo Alejos, imposibilitando la elevación de las actuaciones”, añadió el investigador.

La Hora intentó comunicarse con Luis Díaz Menchú, abogado de Alejos en este proceso penal, para conocer su postura en torno a este tema, pero no se obtuvo respuesta del profesional.

LEA: CC otorga amparo provisional por arresto domiciliario de Gustavo Alejos

CASO

El ex secretario privado de la Presidencia es sindicado por la FECI de haber recibido US$7.2 millones del empresario José Maynor Palacios Guerra, con el fin de que gestionara desde el Organismo Ejecutivo el pago de deuda pendiente para tres empresas.

Esos recursos fueron transferidos, indican las pesquisas, a empresas fuera de plaza en Panamá y Belice, desde donde se empezó a gestionar la compra de varios apartamentos en el edificio Casa Margarita, de los que, presuntamente, se benefició Juan de Dios Rodríguez, quien fue dejado en libertad por este caso.