RECIÉN RETORNÓ A SU TRABAJO EN UNA FLORISTERIA

Guatemalteco prepara arreglos florales en Manhattan por el Día de las Madres

Américo López relató cómo vivió los efectos del COVID-19 y también su regreso al trabajo. Foto La Hora/Cortesía

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Después de permanecer varios días en su vivienda, sin trabajar por la emergencia del Coronavirus COVID-19, el migrante guatemalteco Américo López retornó a sus labores en una floristería en Manhattan, Nueva York y se encargó de preparar, con la ayuda de más personas, varios arreglos florales que alegrarán a muchas personas, principalmente porque mañana se celebra el Día de las Madres en ese país.

Con mucha emoción, el guatemalteco contó que nuevamente empezó a trabajar luego de permanecer varias semanas confinado en su apartamento en Nueva York y ahora dice que una luz de esperanza surgió y ha vuelto a hacer lo que más le gusta, preparar adornos con flores que reciben de diferentes países del mundo.

Los colores vibrantes, dice el guatemalteco, han vuelto a engalanar su trabajo y ahora relata cómo ha sido la vuelta a las labores, en una fecha especial para las madres y que explica el trabajo se redobló incluso más que en otros años.

“Regresamos solo dos personas nada más, mi patrón y yo porque hay que seguir las indicaciones de la ciudad. El que hace las entregas no puede estar dentro y cuando lo hace debe llevar guantes y mascarilla”, contó.

LEA: Américo López y sus arreglos florales solicitados, incluso por Lady Gaga

López retornó a su trabajo el lunes recién pasado y las flores que llegaron para preparar los arreglos dice que son de varios países, ya listas solo para prepararlas.

“Las ordenes empezaron a entrar desde el jueves, viernes y sábado… tal vez sacamos unas 80 órdenes”, comentó.

Una de las ordenes, dice que precisamente era para una señora que sobrevivió al nuevo coronavirus y que vive en Manhattan que tiene 80 años, “ella pudo sobrevivir a eso y entonces se le preparó un arreglo que al final vino de regalo anónimo, se vieron impresionados”.

Esta semana regresó al trabajo para continuar haciendo lo que más le apasiona. Foto La Hora/Américo López

SENTÍA UN VACIÓ POR TODA LA GENTE QUE HA MUERTO

Volver a preparar arreglos, a decir del guatemalteco, ha sido toda una experiencia porque espera llevar satisfacciones a muchas personas y sobre todo en el Día de la Madre.

“Hablé con mi patrón y del driver, yo con todo esto me puse a llorar porque mi corazón no tenía nada que sentir era algo que sentía un vació por toda la gente que ha muerto, en verdad me siento muy bien porque son las manos de un guatemalteco las que pusieron momentos que no se olvidarán. Dios me dio la oportunidad de dar alegría”, anotó.

Aunque López, que es originario de San Marcos, está lejos del país en donde nació a Guatemala no la olvida y siempre la tiene en sus pensamientos y por ello les envió un saludo a todas las madres guatemaltecas que ahora en medio de estos tiempos difíciles celebrarán el Día de las Madres.

En su caso, dice que siempre aprovecha a llamar a su mamá y a toda su familia para saludarlos y aunque no podrá enviarles ayuda, como siempre lo ha hecho, espera que su situación económica se estabilice y nuevamente los pueda continuar apoyando desde lejos.

Previo a retornar a su trabajo, López le contó a La Hora que trataba de emplear su tiempo de manera adecuada, mientras se encontraba encerrado en su vivienda. Américo, ha logrado sobrevivir gracias a los ahorros que tiene, además de ejercitarse, le gusta escribir y ya prepara su segundo libro.

“Voy tomando de ahorros mientras se arregla esta situación para que volvamos a trabajar, pero mi patrón me ha ido ayudando”, explicó.

Además, Américo López relató cómo se han retomado algunas actividades en Nueva York. Foto La Hora/Américo López

UN LLAMADO A LA UNIDAD

Ante la situación tan complicada que se vive en EE. UU., recomienda a los guatemaltecos a que tomen sus precauciones, sin embargo, sabe que no todos tienen empleos.

También explicó que en San Marcos, viven varios de sus familiares y a ellos dice que siempre les pide que tengan cuidado y se guarden en sus viviendas.

“Nosotros tenemos que seguir las reglas para volver a la ciudad, para empezar de nuevo. A mis compatriotas les deseo lo mejor, sé que la mayoría han perdido sus empleos porque la situación las empresas aunque ellos quieran no pueden mantenerlos, entonces como chapines tenemos que sobrevivir”, dijo.

Américo también hizo un llamado a la unidad, para que quien tenga la posibilidad ayude a quien este desamparado, a compartir alimentos, “tenemos que ayudarnos en este momento, porque vamos a empezar una nueva vida, seamos mejores personas”.

Durante la cuarentena el connacional cocinaba y elaboraba sus propias tortillas. Foto La Hora/Américo López