Foto La Hora: Cortesía

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

El guatemalteco Marvin Mérida (26 años) migró a Estados Unidos hace varios años motivado principalmente por su difícil situación económica; deseaba mejorar la vida de su familia y pensó que al migrar todo cambiaría, pero no fue así.

Marvin es originario de la aldea Tajumuco, municipio de Unión Cantinil en el departamento de Huehuetenango. Se gradúo como técnico de agronomía hace varios años y empezó a laborar en la Cooperativa Integral Agrícola Tajumuco como inspector interno en donde verificaba el cumplimiento de certificaciones de cada asociado.

Sin embargo, tiempo atrás el guatemalteco persiguió “el sueño americano”, con el fin de mejorar la vida de sus seres queridos. Y aunque logró vivir y trabajar en “el Norte”, pasó una serie de dificultades para llegar a su destino y poder enviarle recursos a su familia que se quedó en el país.

Con el tiempo recibió una llamada telefónica de un amigo que le contó de un proyecto de la Federación de Cooperativas Agrícolas de Productores de Café de Guatemala (Fedecocagua R.L.) en su lugar natal, y que coincidió con una orden de deportación que recibió en EE. UU., por estar en ese lugar de manera indocumentada.

lea: Juan Luis Salazar con un café en Washington promueve el desarrollo de su comunidad en Huehuetenango

La Federación es impulsora del Proyecto Feed the Future Guatemala Cadenas de Valor de Café y le abrió las puertas. Dicho proyecto es implementado con la asistencia técnica y financiera de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo International (USAID).

Posteriormente, el connacional se integró a la Cooperativa Tajumuco como paratécnico y ahora es parte del Proyecto Cadenas de Valor de Café.

SE SIENTE AGRADECIDO DE EMPEZAR DE NUEVO

El guatemalteco conversó con La Hora y explicó lo que ha significado encontrar una oportunidad de rehacer su vida en Guatemala, y en la entrevista estuvo acompañado por Oscar Hernández Vela, director del Proyecto del que ahora es parte.

Hernández relató que todos los beneficiarios del Proyecto son parte de cooperativas y en el caso de Marvin es miembro de la Cooperativa de Tajumuco. El programa de Asistencia Técnica lo incorporó como paratécnico porque “ha sido un líder ejemplo para el desarrollo” por su capacidad técnica y espíritu cooperativo.

Mientras Marvin, indicó que inició a trabajar en 2017 con la Cooperativa y luego se integró al proyecto, “doy asistencia técnica a los asociados” señaló.

Foto La Hora: Cortesía

En EE. UU., recordó que estuvo por tres años, pero fue deportado.

Ahora después de esa experiencia, dice que en el Proyecto Cadenas de Valor de Café, ha recuperado la esperanza y se siente agradecido por el apoyo recibido porque le han abierto más oportunidades a él y otras personas.

En la Cooperativa mencionó que se está trabajando en ejecutar iniciativas para evitar que más jóvenes tengan que recurrir a la migración hacia EE. UU., “estamos promoviendo lo que es un proyecto de emprendimiento para los jóvenes”, tanto en la cadena de valor de café, como en el tema de nutrición en la familia de asociados y asociadas.

“Nosotros estamos estables, más que todo felices aquí en nuestro lugar, no estamos corriendo peligro en otro país”, destacó.

LEA: Chapines explican panorama electoral en EE. UU.; migración punto de coincidencia en interés

PROYECTO AYUDA A TRANSFORMAR LA VIDA DE OTRAS PERSONAS

Por otro lado, el encargado del proyecto mencionó que este cuenta con un sistema de servicios de asistencia técnica, capacitación y asesoría para los pequeños productos y sus familias, el cual está integrado por un equipo de especialistas, técnicos, paratécnicos y promotoras locales.

“Por su proactividad, su deseo de superarse y la actitud positiva fue seleccionado para ayudar a transformar la vida de otros jóvenes a través del apoyo a la Cadena de Valor de Café para que genere ingresos y empleo sostenible, en un ambiente sano y con una mejor nutrición familiar”, dijo Hernández.

Con este proyecto, el entrevistado dice que se tienen más casos de personas que ya no se vieron en la necesidad de migrar, lo cual es parte de los objetivos del Proyecto.

Asimismo, resaltó que participan tanto hombres como mujeres y que su labor ha permitido que se generen ingresos y fuentes de empleo local, “es muy gratificante para todo el equipo del Proyecto, para FEDECOCAGUA junto a USAID”.

Foto La Hora: Cortesía

EXPLICA OTROS PROYECTOS

En el caso de mujeres, el entrevistado añadió que el proyecto facilita oportunidades de emprendimiento con el establecimiento de aves de corral, “por un lado generan ingresos adicionales, pero por otro lado, contribuyen con proteína de alto valor nutricional, tanto para la familia de los jóvenes, como para quienes compran huevos y carne de aves en la comunidad”.

De acuerdo con Hernández, el proyecto aplica una metodología de extensión de las propias Cooperativas, que se llama Rutas de Aprendizaje, a través de la cual se demuestran buenas prácticas, tecnologías en la parcela y el hogar, así como, se fomentan emprendimientos. La visión es que las cooperativas repliquen los conocimientos y buenas prácticas con otras personas de la comunidad.

Añadió que trabajan con las cooperativas por ser un motor de desarrollo sostenible, para que las personas locales mantengan a largo plazo este modelo de trabajo en sus comunidades.

lea: En niños de 0 a 5 años: GT reporta 19 mil 516 casos de desnutrición aguda

Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorItalia: Más pacientes en cuidados intensivos debido al virus
Artículo siguienteAumentan 101 pruebas en relación al pasado sábado; 233 nuevos casos ayer