El comisionado de las Grandes Ligas Rob Manfred. Foto La Hora/Charles Rex Arbogast/AP

Grandes Ligas parecía dirigirse a su primer paro laboral en 26 años después de que un par de breves sesiones de negociación celebradas este martes no condujeron a algún progreso significativo.

El contrato colectivo por cinco años expira el miércoles a las 11:59 p.m. (hora del Este de Estados Unidos) y se tiene previsto que el siguiente paso sea un cierre laboral del Sindicato de Peloteros de Grandes Ligas.

El vicepresidente ejecutivo de MLB, Dan Halem, y Bruce Meyer, el principal negociador de la Asociación de Jugadores de las Grandes Ligas, encabezaron las negociaciones que se llevaron a cabo en el lugar donde el sindicato celebra su reunión anual de consejo. Siete propietarios de equipos también asistieron a las dos sesiones en un hotel, abandonando la primera para ir a su propia sede tras recibir una propuesta del sindicato. Decenas de jugadores también se encontraban allí.

Desde 1994 la MLB no ha detenido sus temporadas. Foto La Hora: Mark J. Terrill/AP

En un momento de la tarde, Halem y Meyer salieron de una reunión más pequeña a la que asistió el pitcher y agente libre Andrew Miller, miembro de la subcomisión ejecutiva del sindicato, conformado por ocho hombres, y Dick Monfort, el director general de los Rockies de Colorado y que preside el comité de política laboral de la MLB.

Jugadores y propietarios se reunieron entre sí durante poco más de media hora el martes.

Grandes Ligas no ha tenido un paro laboral desde 1994-95. En los últimos días se han acordado contratos por más de mil millones de dólares, mientras jugadores y equipos tratan de concretar acuerdos antes que un paro laboral llegue acompañado de una posible congelación de las adquisiciones.

 

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorLeBron James es colocado en protocolos de COVID de NBA
Artículo siguienteONU: el COVID-19 «alteró radicalmente» la movilidad