Pedro Pablo Marroquín

pmarroquin@lahora.com.gt

Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!

post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
pmarroquin@lahora.com.gt
@ppmp82

Falta tela que cortar y es necesario llegar al fondo, pero el hecho de que exista una denuncia en torno a que la entidad contratada entregó pruebas falsas para detectar el COVID-19 en Zacapa, Huehuetenango y Chimaltenango, es algo que llora sangre aunque el presidente Alejandro Giammattei le quiera bajar “el mosh”. Las compras fueron en calamidad y eso alimenta a las voces que tanto denuncian que esos estados de emergencia sirven para hacer enormes “hueveos”.

El NOG 13231634 en Guatecompras corresponde al contrato en cuestión. Según Guatecompras se adjudicó por Q7,350,000 y llama la atención que cuando uno va a ver las ofertas presentadas, se tiene:

Grupo Precio, Sociedad Anónima Q7,800,000.00
Kron Científica e Industrial, S.A. Q8,010,000.00
La Botica, S.A. Q9,996,480.00

Al menos a mi, aún no me queda clara la reducción de precio que hizo la entidad ahora denunciada y no quiero hacer las del presidente quien, a pesar de tener a su amiga en el Ministerio Público (MP) y que esta a su vez tiene a dos o tres fiscales que actúan solo si ella les dice y si no engavetan los casos, saltando a conclusiones como que si yo fuera fiscal.

Es necesario llegar al fondo porque si la entidad Kron Científica e Industrial, S.A. entregó pruebas falsas, lo cometido sería un increíble crimen que debe ser sancionado. Jugar con el dinero y la salud del pueblo sería algo innombrable. Deje Presidente, que las investigaciones lleguen al fondo porque salir a minimizar las cosas, lo hace verse muy mal.

Todos son inocentes hasta que se pruebe lo contrario y por eso no deja de llamar la atención cómo es que el Presidente es colérico en algunos casos, pide renuncias u ordena destituciones porque se siente amenazado por algo en lo que no lo están acusando, pero en otros hace de fiscal del Consuelo Porras y sale casi a decir que no hay de qué preocuparse, que todo es un asunto administrativo y que no hay nada penal qué perseguir. ¿Cómo sabrá?

El punto es que ya sabemos que el Presidente es muy con los suyos y colérico con los que no ve como sus aliados. Por un lado habla de combatir la corrupción y por el otro, insinúa que no hay nada que ver ni mucho menos investigar en un tema tan serio.

Lo malo de no tener las instituciones que se necesitan en Guatemala es que permearlas es fácil y basta una llamada para que, por ejemplo, doña Consuelo -la amiga vigilante- mande la denuncia de Salud a una de las fiscalías que duermen los expedientes y nos quedemos sin saber la verdad.

Con el agravante de que si Ronaldo Estrada es uno de los protegidos del Presidente y su entorno, no solo no se llegará al fondo, sino que las consecuencias para quienes tuvieron la osadía de denunciar serán terribles porque lastimosamente el mandatario es un hombre muy rencoroso.

Lidera un Gobierno que para contrarrestar un movimiento que buscaba crear conciencia por la violencia contra la mujer usó el #YoDenuncio, pero resultaba que era para todo menos para posibles hechos de corrupción en su Gobierno y, menos, si alguno de los sindicados es gente que estuvo con él desde la campaña.

No solo es un tema de que alguien no ejecutó la fianza; es un tema más profundo. En el mejor interés de todos está que se investigue y se llegue al fondo porque el enorme riesgo que tenemos, es que en unos meses habrá algunos sinvergüenzas que estarán inyectándole agua a la gente, haciéndoles creer que es la vacuna contra el COVID.

 

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorLa corrupción, siempre presente
Artículo siguienteUn avión de Iberia y una pinche avioneta