CONFLICTO SE HA AGRAVADO

Francia intenta reavivar proceso de paz entre israelíes y palestinos

Jerusalén/El Cairo
DPA

Desde hace meses se repiten casi a diario ataques individuales de palestinos contra israelíes y la situación parece más estancada que nunca. Ahora, el Gobierno francés quiere poner en marcha una nueva iniciativa de paz, aunque está por ver que salga adelante.

Desde principios de octubre han muerto 29 israelíes y más de 190 palestinos, la mayor parte de estos últimos abatidos a tiros mientras atacaban o intentaban atacar a civiles o miembros de las fuerzas de seguridad israelíes.

“Actualmente, la situación es catastrófica y es posible que estalle”, advirtió un diplomático francés. Pero en medio de los últimos atentados terroristas, la guerra de Siria y la crisis de refugiados, la crisis entre israelíes y palestinos ha quedado relegada a un segundo lugar.

Poco se ha movido desde el fracaso hace dos años de la iniciativa del secretario de Estado norteamericano John Kerry. Pero ahora, Francia pretende convocar una conferencia de paz.

El nuevo ministro de Exteriores galo, Jean-Marc Ayrault, buscará hasta el jueves el apoyo de los países árabes en El Cairo. El próximo lunes intentará hacer lo mismo en Bruselas con sus colegas de la Unión Europea (UE). Pero hay muchas dudas de que esta iniciativa pueda tener más éxito que otras anteriores. Israel la ve con escepticismo, teniendo en cuenta que otros intentos franceses no llevaron a nada.

“El actual statu quo es insostenible”, advirtió Ayrault en su primera entrevista como jefe de la diplomacia francesa. “Todos se dan cuenta pero nadie hace nada”, apuntan fuentes diplomáticas parisinas.

“Hay una relación entre el fenómeno Daesh (Estado Islámico, según su acrónimo árabe) y la radicalización, también en Francia, y el conflicto palestino-israelí”, apuntan también esas fuentes, aunque esas comparaciones indignan a Israel.

El plan francés prevé dos fases: en primavera se celebraría un primer encuentro sin las partes en conflicto en el que se discutiría cómo conseguir que palestinos e israelíes se sienten a hablar. París quiere contar para ello no sólo con el Cuarteto de Cercano Oriente (Estados Unidos, Rusia, UE y la ONU), sino también con los países árabes. El segundo paso sería una verdadera conferencia de paz, que podría celebrarse en verano.

Pero en este momento no se dan las mejores condiciones previas, y no sólo por la oleada de violencia. Francia hirió susceptibilidades en Israel a principios de año cuando anunció que en el caso de un fracaso reconocería a Palestina como Estado.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó de “desconcertante” dicha amenaza, que por otro lado no es nueva. “Deja claro de antemano que la conferencia fracasará”, apuntó. El nuevo ministro de Exteriores, nombrado poco después, no ha reiterado por ahora esas palabras de su antecesor.

Seguramente será decisiva la postura de Estados Unidos, principal aliado de Israel pese a las tensas relaciones que mantienen Netanyahu y el presidente Obama. Según un estudio de la Fundación Konrad Adenauer de Alemania, los israelíes creen que el papel mediador debe recaer sobre todo en Estados Unidos, mientras que los palestinos prefieren a la Unión Europea. El vicepresidente norteamericano, Joe Biden, se encuentra hoy de visita en la zona, aunque no se espera que vaya a intentar reavivar el proceso de paz.