FIAB alerta de las consecuencias del Brexit y pide retomar las negociaciones con EE. UU. por los aranceles

La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) encara 2021 con la incertidumbre del contexto internacional, especialmente en el nuevo modelo de relaciones comerciales con el Reino Unido tras la resolución del Brexit. Foto la hora: Europa press/DPA

MADRID
Agencia dpa/ (Europa Press) –

La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) encara 2021 con la incertidumbre del contexto internacional, especialmente en el nuevo modelo de relaciones comerciales con el Reino Unido tras la resolución del Brexit, así como con el cambio en la Administración de Estados Unidos y el rumbo que podría tomar la política arancelaria de la mano de Joe Biden.

En concreto, la federación señala que, en el marco de una economía “seriamente afectada” como consecuencia de la pandemia, la internacionalización es un “pilar fundamental” para impulsar la reactivación económica en España.

“Es importante afianzar la posición de los productos españoles en el exterior frente a nuestros competidores y estamos en un momento clave en la definición de las relaciones comerciales internacionales en las que tenemos que ser parte muy activa”, ha subrayado el director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo.

BREXIT

Respecto al Brexit, FIAB recuerda que desde el pasado 1 de enero la Unión Europea y Reino Unido ya constituyen dos mercados separados, dos espacios regulatorios y legales distintos y, por lo tanto, con grandes cambios en las relaciones comerciales entre las dos partes.

La salida del Reino Unido del mercado único y la unión aduanera de la Unión Europea, así como de todas las políticas de la UE en acuerdos internacionales, implica también la renuncia de la libre circulación de personas, bienes, servicios y capitales entre ambos.

Por eso, desde FIAB consideran que es importante contar con el apoyo de asesores expertos que ayuden directamente a las empresas en relación con los nuevos trámites, la logística de exportación y los controles fronterizos, especialmente a las pymes que exportan a este mercado.

“Hay empresas que actualmente venden sus productos a Reino Unido y no están familiarizadas con los procesos de exportación a un nuevo territorio fuera de la Unión Europea. Es primordial apoyarlas para garantizar la continuidad de estas exportaciones”, ha apuntado García de Quevedo.

Además, pide a las autoridades españolas apoyo para la promoción de los productos nacionales en el mercado británico, que es el cuarto destino de las exportaciones de la industria española de alimentación y bebidas por un valor de 2.018 millones de euros en 2019.

PIDEN UNA SOLUCIÓN INMEDIATA A LOS ARANCELES DE EE. UU.

Otra de las preocupaciones de la industria española de alimentación y bebidas es el daño que los aranceles de Estados Unidos a productos alimentarios están provocando a las empresas españolas.

FIAB recuerda que siguen en vigor los “injustos aranceles” impuestos por la Administración de Donald Trump a más de un centenar de productos españoles como consecuencia del conflicto entre Airbus y Boeing.

Si bien España no se ha visto afectada por las nuevas partidas anunciadas recientemente sobre Francia y Alemania, la industria española denuncia que la situación de los aranceles debe “solucionarse de inmediato”, ya que está poniendo en peligro la consolidación de un mercado que representa el 5,7% del total de las exportaciones españolas.

De esta forma, FIAB solicita a las autoridades españolas y europeas la puesta en marcha de las negociaciones con la nueva Administración estadounidense en cuanto se haga efectivo el traspaso de poderes.

“Es imprescindible retornar hacia una situación de equilibrio y de buenas relaciones comerciales entre ambas zonas y asegurar que los productos españoles puedan competir en igualdad de condiciones con los de otros países de nuestro entorno”, ha recalcado el director general de FIAB.

Estados Unidos se sitúa como segundo país de destino de los alimentos y bebidas españoles fuera de la Unión Europea, tan solo por detrás de China. En 2019, las ventas de productos españoles a este país ascendieron a un valor de 1.838 millones de euros.