Felipe Gómez Alonzo, un niño migrante de 8 años, falleció en vísperas de Navidad mientras estaba en custodia de la patrulla fronteriza. Foto La Hora: AP

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Un nuevo reporte de BuzzFeed News, que tiene como respaldo declaraciones juradas de un informe de la Patrulla Fronteriza (CBP), señala que previo a morir el niño Felipe Gómez Alonzo, le dijo a su papá que moriría, esto luego de experimentar complicaciones mientras se encontraba detenido por esa agencia.

De acuerdo con ese medio, las declaraciones del padre de Felipe Gómez Alonzo y las citas de segunda mano de los agentes de la Patrulla Fronteriza ahora ofrecen más detalles sobre los eventos que llevaron a la muerte del menor de edad.

Antes de morir, cuando el niño y su padre se encontraban bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, en la víspera de Navidad de 2018, el niño le dijo a su papá que creía que moriría.

Los documentos gubernamentales fueron publicados recientemente, señala el artículo.

Según explican, luego que agentes de la Patrulla Fronteriza llevaron al padre Agustín Gómez Pérez y el niño a un hospital en Nuevo México, el niño empeoró, y fue en ese momento que pensó que moriría porque experimento dolor de estómago y pecho, tenía la cabeza, nariz y manos frías.

FUERON DOCUMENTADAS EN UNA DECLARACIÓN JURADA

Lo anterior, corresponde a una declaración jurada de un agente especial de la Oficina de Responsabilidad Profesional de CBP que entrevistó al padre.

Por otro lado, Buzzfeed, cita que cinco declaraciones juradas de agentes especiales de CBP fueron proporcionadas por el grupo de vigilancia sin fines de lucro American Oversight, que presentó una solicitud de la Ley de Libertad de Información.
«Volveremos al hospital nuevamente, porque vas a morir», dijo Gómez Pérez, a su hijo, en tanto el niño de ocho años le respondió, «sí, padre, ya no lo soporto; creo que voy a morir», dijo Felipe y añadió que no lograrían llegar a su destino, según las declaraciones.

De acuerdo con el artículo, las declaraciones del padre de Felipe y las citas de segunda mano del niño de 8 años no se habían publicado antes y ahora ofrecen detalles adicionales sobre los eventos que ocurrieron y que desencadenaron en la muerte del niño.

Buzzfeed detalla que la declaración jurada, destaca que Gómez Pérez llevó a su hijo a un vehículo antes de que salieran al hospital y parecía estar bien, no obstante, mientras estaba en camino, el padre dijo que a Felipe le salió sangre de la nariz y boca.

Momentos después, cuando llegaron al Centro Médico Regional Gerald Champion (GCRMC) en Alamogordo, Nuevo México, Felipe no respondió y fue declarado muerto.

Su padre no podía entender qué llevó a la muerte repentina de Felipe, ya que días antes estaba jugando y riendo con otros niños, según explican los documentos obtenidos por ese medio.

El agente especial, expresó que el padre del niño guatemalteco creía «que el espíritu de su hijo se rompió» ya que la mayoría de las personas enfermas mueren en pocos días y su hijo murió de inmediato.

EL PADRE DEL FELIPE ANTICIPABA QUE EL NIÑO NO SOBREVIVIRÍA

El caso de Felipe fue uno de los que causó conmoción en el año fiscal 2019, previo a su muerte ya se había registrado otra tragedia, con la niña Jakelin Caal, quien murió a principios de diciembre de 2018.

El padre y el niño habían viajado desde Yalambojoch Huehuetenango, hacia Estados Unidos, en donde tenía planeado establecerse, sin embargo, tras ser detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza Felipe empezó a mostrar signos de estar enfermo el 24 de diciembre.

A Felipe se le había diagnosticado una infección en las vías respiratorias superiores y se le había recetado amoxicilina y acetaminofén, después de tomar la dosis, durmió y volvió a sentirse mal.
Al ver esto, el padre del niño le aviso a los agentes que creía que su hijo no sobreviviría y que no podía soportar el dolor, los agentes le dijeron que volverían a llevar a Felipe al hospital.

«Bien, eso es bueno, me harán sentir mejor, si no, me voy a morir», le dijo Felipe a su padre, un agente especial mencionó que cuando Felipe fue llevado en el vehículo se puso flácido y su cabeza rodó hacia adelante.

INTENTARON LLEGAR AL HOSPITAL, PERO EL NIÑO YA HABÍA FALLECIDO

La declaración jurada, enfatiza que alrededor de las 10 p.m. Gómez Pérez dijo a los agentes: «mi hijo falleció», lo que provocó que un agente de la Patrulla Fronteriza encendiera una sirena y corriera al hospital.

Sin embargo, el niño perdió el conocimiento en el camino y los médicos no pudieron revivirlo cuando llegó al hospital a las 11:07 p.m. Felipe fue declarado muerto a las 11:48 p.m.

«Su causa de muerte fueron las complicaciones de la infección por influenza B con superinfección por Staphylococcus aureus y sepsis», dice el artículo.

Gómez Pérez, de acuerdo con los documentos, dijo que no culpaba a nadie por la muerte de su hijo y señaló que los agentes de la Patrulla Fronteriza lo habían apoyado.

Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorLatinoamérica, eslabón débil en pelea por insumos médicos
Artículo siguientePDH pide respeto a dignidad de personas con COVID-19