FBI: Autor de masacre en Texas iba en “espiral decadente”

Jaxciri Solano enciende una vela y sostiene un ramo de flores al inicio de una vigilia en el campus de UTPB en Odessa, Texas, en memoria de las víctimas de un tiroteo el sábado. FOTO LA HORA/BEN POWELL/ODESSA AMERICAN VÍA AP

POR PAUL J. WEBER Y JAKE BLEIBERG/AP
ODESSA, TEXAS, EE.UU.

El perpetrador de una masacre en el oeste de Texas “estaba en una larga espiral decadente” y había sido despedido de su empleo en servicios petroleros el día que asesinó a siete personas, señalaron las autoridades.

La policía mató a Seth Aaron, de 36 años, la tarde del sábado afuera de una sala de cine en Odessa después de la masacre que abarcó 16 kilómetros (10 millas) en la que además dejó heridas a 25 personas, indicaron las autoridades.

El agente especial del FBI Christopher Combs dijo ayer que Ator llamó a la agencia y a la policía local el sábado después de ser despedido de Journey Oilfield Services, para realizar “declaraciones incoherentes sobre algunas atrocidades por las que sentía que había pasado”.

“Iba en una larga espiral decadente”, dijo Combs. “Él no despertó la mañana del sábado y llegó a su oficina y sucedió. Llegó a la compañía con problemas”.

Quince minutos después de la llamada al FBI y al 911, un patrullero estatal que no estaba al tanto de las llamadas intentó detener el vehículo de Ator por no haber indicado un cambio de carril, señaló Combs. Fue entonces que Ator apuntó con su fusil de asalto por la ventana trasera de su auto y le disparó al patrullero, lo que dio inicio a una aterradora persecución policiaca en la que Ator baleó a los otros coches que pasaban por el lugar, establecimientos comerciales, y asesinó a una empleada del Servicio Postal para robar el camión de correos.

El agente del FBI dijo que Ator “se presentó a trabajar enfurecido” pero no indicó la fuente específica de su enojo. Sin embargo, Combs describió la casa de Ator a las afueras de Odessa como una “residencia extraña” que reflejaba “el estado mental que atravesaba”. El oficial dijo que no sabía si el agresor había sido diagnosticado previamente de algún problema de salud mental.

Más de 20 personas resultaron heridas durante el ataque a plena luz del día en el fin de semana del Día del Trabajo, que ocurrió tan sólo semanas después de una masacre en la que 22 personas fueron asesinadas en la ciudad fronteriza de El Paso, también en Texas. Las autoridades no han dicho cómo fue que Ator obtuvo el arma utilizada en el ataque, pero previamente había sido rechazado por una revisión federal de antecedentes para intentar adquirir un arma de fuego, comentó John Wester, agente del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF por sus siglas en inglés). Wester no indicó cuándo fue que Ator no aprobó la revisión de antecedentes ni el motivo.