RIO DE JANEIRO
AP

Un juez brasileño de la Cámara Baja aceptó los cargos contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por supuestamente obstruir una investigación de corrupción en la paraestatal petrolera Petrobras. La noticia prepara el terreno para el juicio a una de las figuras políticas más conocidas del país.

La decisión publicada ayer nombra a Lula y otros cinco acusados como conspiradores en el supuesto intento por comprar el silencio de un exdirector de Petrobras implicado en el escándalo. No se ha fijado aún la fecha del juicio.

La acusación de obstrucción de justicia contra Silva viene luego de un testimonio negociado con la corte del senador Delcidio do Amaral, a quien sus colegas retiraron de su escaño y también será procesado.

El jueves, los abogados de Lula introdujeron una petición ante la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas al acusar una falta de imparcialidad y abuso de poder por parte de otro juez que investiga el escándalo de Petrobras.

Silva, quien está al frente de las encuestas de popularidad para las elecciones del 2018, negó haber actuado mal. «Depende de los fiscales y la policía federal demostrar lo que dicen», dijo.

El juez federal con sede en Brasilia, Ricardo Leite, tomó la decisión de ayer. Él mismo ha sido acusado de obstruir una investigación relacionada con una conspiración de evasión fiscal dirigida por algunas de las compañías más grandes de Brasil.

Es la primera vez que el expresidente Silva se presentará a juicio por cargos relacionados con el escándalo Petrobras. También está acusado por los fiscales del estado de Sao Paulo de lavado de dinero y tergiversación criminal en relación con una supuesta conspiración de bienes raíces que lo beneficiaron a él y su familia.

Silva gobernó al país del 2003 al 2010. A pesar del escándalo de votos a cambio de sobornos que descalificaron a su jefe de gabinete y otros, dejó el poder con históricos niveles de popularidad y su sucesora escogida personalmente, Dilma Rousseff, ganó ampliamente la elección.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión. Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorUruguay termina formalmente con su presidencia de Mercosur
Artículo siguienteOrtega obtiene más poder tras destitución de diputados en Nicaragua