UNA NIÑA ES REFLEJO DE ESTUDIO, TIENE DOS AÑOS Y PESA SOLO 10 LIBRAS

Expertos por estudio sobre talla baja en GT: niñez es víctima de la corrupción

Foto ilustrativa. Guatemala y su niñez sigue sufriendo los efectos de la corrupción. Foto La Hora

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Recientemente un estudio realizado por el prestigioso Imperial College de Londres, destacó cómo las niñas y jóvenes de Guatemala, Bangladesh, Nepal y Timor-Leste, poseen las estaturas más bajas a nivel mundial.

Esto, según analistas consultados por La Hora, también constituye un reflejo y un efecto de la corrupción en el país, ya que las niñas resultan ser víctimas del sistema, destacando que por esas condiciones la población ha realizado constantes manifestaciones.

Incluso uno de los entrevistados, menciona que una foto de niños en condiciones de desnutrición y del área rural, se constituye en una imagen que representaría a la corrupción.

En otras palabras, según el estudio, las jóvenes de 19 años en cuatro países (Guatemala, Bangladesh, Nepal y Timor-Leste) tenían la misma estatura media que la de las niñas holandesas de 11 años.

LEA: Estudio: Niñas y jóvenes de Guatemala poseen la estatura más baja a nivel mundial

UNA NIÑA DE DOS AÑOS, CON UN PESO DE DIEZ LIBRAS

Una niña guatemalteca, es un ejemplo de lo que el estudio menciona y que sufren millones de ellas. Ella vive en el interior del país, tiene 2 años, su peso ideal debería estar en un promedio de 12.4 kilogramos, de acuerdo con la tabla de la Organización Mundial de la Salud (un equivalente a 27 libras), pero apenas alcanza las diez libras.

Sofia Letona de Antigua Al Rescate, le relató a La Hora, que ellos conocieron el caso en una de las visitas realizadas al interior del país.

El retraso en crecimiento no es solo en niñas, también en niños, asegura la entrevistada.

Por ejemplo, menciona que un niño en condiciones estables de nutrición crece 10 centímetros en un año, uno con desnutrición lo hace en 3 años.

Los niños en varias comunidades sufren las consecuencias de la inseguridad alimentaria. Foto La Hora/Christian Gutiérrez

UNA FOTO DE LA CORRUPCIÓN

Por ello, menciona que hay municipios como San Mateo Ixtatán en Huehuetenango en donde el retardo de los niños alcanza hasta un 78.2 por ciento, es decir que, de crecer 10 cm en un año, ellos lo logran en 2.8.

Letona explica que ha visto casos de niñas de 6 a 7 años, que pesan 31 libras y miden apenas 89 cm, “es preocupante, pero es lo que se puede esperar cuando las condiciones de miseria y de pobreza señalan este tipo de desnutrición… todos estos factores son resultado de años de abandono”.

Además, la entrevistada, añade al factor de la corrupción.

“Básicamente si usted tuviera que decir, enséñeme una foto de la corrupción le enseñaría una foto de cualquiera de estos niños del área rural”, afirma.

Los expertos resaltaron la incidencia que tiene además la corrupción en la pobreza. Foto La Hora/SESAN

Asimismo, menciona en que muchos niños tienden a estancarse cuando cumplen los 4 años, porque como los programas se concentran en la Ventana de los Mil Días, el resto ya no se mide.

Así que el reporte publicado por la revista Lancet, considera que tiene credibilidad y se confirma con los casos que han visto.

Antigua al Rescate, una organización sin fines de lucro ha realizado varias visitas al interior del país para llevar ayuda a las familias y han observado casos de desnutrición en decenas de niños y niñas.

La desnutrición ha sido uno de los grandes retos para el país. Foto: La Hora

PERNILLO: LA TALLA LA DEFINE LA NUTRICIÓN

Jorge Pernillo, Coordinador de la Escuela de Nutrición de la UPANA, dijo que la talla baja es un indicador de la desnutrición crónica, es decir no se ha nutrido al niño para que obtenga desarrollo físico y mental.

El daño que sufren los niños en los primeros mil días, explica que es grave, porque es irreversible.

“Este daño en la talla, esa reducida talla que tienen las mujeres principalmente en Guatemala es por todos estos aspectos y privaciones que tienen en el área rural… especialmente en la parte Occidente del país”, recalca.

La niñez y su futuro dependen de una mejor nutrición. FOTO LA HORA

Este estudio, considera que es un indicador que se debería tomar en serio.

Pernillo menciona que existe un libro, que destaca cómo para alcanzar a las mujeres noruegas, el país se tardaría hasta 200 años en generaciones.

“Pero ahora con esto de la crisis sanitaria del COVID-19, más las tormentas, la crisis política y la corrupción. Estos temas son menos atendidos y por lo tanto van en más retroceso los indicadores”, menciona.

Jorge Pernillo, Coordinador de la Escuela de Nutrición de la UPANA. Foto La Hora

MARROQUÍN: LA CORRUPCIÓN AFECTA TODAS LAS ÁREAS DE DESARROLLO DEL PAÍS

Por último, Manfredo Marroquín, Socio Fundador de Acción Ciudadana, resalta cómo la corrupción afecta todas las áreas de desarrollo del país, incluido el humano y ahora a los niños y niñas que padecen de desnutrición en más de la mitad del país, reflejado en su baja estatura o no desarrollar el intelecto a un máximo potencial.

“Estamos comprometiendo el futuro de Guatemala porque vamos a tener niños que en el futuro pues no van a poder desarrollarse plenamente y eso va a afectar la economía, vamos a requerir de un estado que tenga más recursos para poder atender a toda esta población, no estamos haciendo ninguna tarea para aliviar ninguno de estos problemas esto es lo triste”, añade.

En ese sentido, recalcó que esto es reflejo de un estado que no tiene presencia en el territorio nacional, es decir que no asume su trabajo.

LEA: COVID-19: OPS advierte de aumento de casos en GT tras paso de tormentas

“Esos niños son reflejo de un estado corrompido que ha abandonado sus tareas constitucionales”, destaca.

Todo lo anterior, remarca que al final tiene relación con la migración, porque las personas al irse se van con la convicción que aquí no podrán pasar de ser pobres.

Así que los guatemaltecos, como los miles que han migrado, prefieren intentar cruzar a Estados Unidos arriesgando su integridad a quedarse con una vida condenada a la pobreza.

Foto ilustrativa de una mujer y una niña en un centro de detención para migrantes. Foto La Hora/CBP