El Ministerio Público coordinó con PNC la aprehensión de Silas Ipiña Matta con fines de extradición a los Estados Unidos. Foto: MP

En los últimos días, las 54 capturas de extraditables han sido un logro destacado por las autoridades gubernamentales y aunque este dato refleje un mejor desempeño comparado con años anteriores, públicamente Estados Unidos ha enviado una crítica a Guatemala por sus falencias en la lucha contra el narcotráfico y la corrupción.

Dos expertos en el tema, explicaron que ello se debe a que Guatemala aún carece de investigaciones internas fuertes que sean lideradas por autoridades de Gobierno y el Ministerio Público (MP) y voluntad política para atender estas necesidades.

RESULTADOS SON INDEPENDIENTES DEL CONTEXTO POLÍTICO

Con las capturas de Pablo Archila Martínez y Silas Ipiña Matta Guatemala ha enviado a 54 ciudadanos requeridos por Estados Unidos por delitos de narcotráfico.

 

Con estos resultados el 2021 se convirtió desde meses atrás en el año con más extradiciones hacia los Estados Unidos en el último septenio; sin embargo, ese país ha marcado una distancia política entre ambas naciones.

Carlos Menocal, exministro de Gobernación durante los dos últimos años de gobierno de Álvaro Colom, expuso que las capturas de extraditables han tenido un desempeño favorable porque la cooperación de las agencias de seguridad en Guatemala y las agencias antinarcóticas estadounidenses mantienen una relación institucional independiente del gobierno actual.

“Las operaciones policiacas y el sistema de justicia mantienen su actividad a pesar del gobierno de Alejandro Giammattei. Esto lo tiene muy claro el gobierno de Estados Unidos; tiene claro que este distanciamiento político, estratégico, diplomático no es con las agencias que cooperan con el combate del narcotráfico, sino es con el cambio político”, indicó.

Desde otra perspectiva, una fuente cercana a la cooperación estadounidense comentó que el proceso de extradiciones tiene varios puntos previos a las capturas.

 

“La información crítica que se utiliza para capturar a los extraditables es información que pasa por inteligencia civil, no es un trabajo del Ministerio de Gobernación, de hecho, no hay comunicación entre el director de la inteligencia civil y del Ministerio de Gobernación”, señaló.

En ese sentido, agregó que la anterior es una relación incluso “políticamente rota” que se ha utilizado para sustituir al director de inteligencia civil, quien es una pieza que trabaja muy de cerca con los Estados Unidos y las agencias antinarcóticas.

UNA OPORTUNIDAD DE DIVULGACIÓN Y PROPAGANDA

Las 54 extradiciones han tenido también una mayor publicidad por parte del Ministerio de Gobernación (Mingob). La divulgación de estos eventos ha sido demostrada en conferencias de prensa y hasta en publicaciones de la cartera, mientras que otros temas no son públicamente ventilados.

Por ejemplo, desde el 7 de diciembre se consultaron, por medio de la Unidad de Comunicación Social del Mingob, algunas cuestiones relacionadas con el ingreso de narcoavionetas en Guatemala y aunque la unidad trasladó la consulta el Quinto Viceministro de la cartera no ha respondido la consulta a más de una semana se realizarse.

Para Carlos Menocal, “todo gobierno aprovecha estos golpes al crimen organizado” y no demeritó las capturas de extraditables, por el contrario, remarcó que son importantes, pero, acotó que a fin de cuentas obedecen más a una asistencia legal mutua y tratados de extradición con Estados Unidos que la voluntad política de Guatemala.

“No es que exista una política propia per se del Gobierno de Alejandro Giammattei para capturar a traficantes vinculados a estructuras internacionales que trasiegan hacia los Estados Unidos, más bien lo que existen son acuerdos y ya proceden procesos en camino”, dijo.

SE JUEGA A DAR LA IMPRESIÓN DE QUE COLABORAN CON EE. UU.

Por otro lado, la fuente cercana a la cooperación estadounidense resumió que en Guatemala “se juega a dar la impresión que estás colaborando con la solicitud de los Estados Unidos”. Estas capturas para el experto pueden ser consideradas como un triunfo si no se le dedica el análisis pertinente, pero al profundizar se puede concluir que las relaciones entre ambos países no solo recaen en las extradiciones.

Carlos Menocal, exministro de Gobernación, explicó las implicaciones que podría tener este caso. Foto: La Hora

“Es obvio que la administración actual en Guatemala atribuye que esto es un logro porque si lo ves simplemente como un hecho dado como un dato duro, sin hacer la interpretación necesaria, la impresión es que Guatemala está claramente colaborando con los Estados Unidos porque cuando no hay voluntad de un gobierno para extraditar a sus ciudadanos bajo las peticiones de los Estados Unidos es un síntoma de que la colaboración en materia antinarcóticos está rota”, puntualizó.

LO QUE REALMENTE REFLEJA EL AUMENTO DE CAPTURAS

En conferencia de prensa el ministro Gendri Reyes refirió que el 2021 ha tenido un incremento histórico en las capturas de extraditables. Basado en su experiencia y acercamiento, Menocal aseguró que el aumento de capturas evidencia un incremento proporcional en la presencia del crimen organizado en Guatemala.

Como se explicó anteriormente, las capturas responden a solicitudes de la justicia estadounidense y, según el exministro, hace una década los perfiles y jefes de estructuras en Guatemala eran menores a la actualidad. “Hace 10 años se miraba 5 o 7 estructuras criminales dedicadas al trasiego de drogas, ahora son más organizaciones diversificadas y eso responde a por qué hay más capturas”

 

Por otro lado, destacó que hace 10 años las organizaciones del tráfico eran bastante reconocidas, como Los Huistas o la familia Lorenzana, en cambio ahora estas redes no son públicamente conocidas, pero aun así han logrado reemplazar al Estado en las comunidades donde se resguardan.

OTROS PILARES SE VEN DEBILITADOS

Pese a las 54 capturas, Estados Unidos ha marcado una postura de rechazo general contra el gobierno guatemalteco, incluso no consideró al país entre los invitados de la recién celebrada Cumbre de la Democracia.

Para el exfuncionario ello se debe a que la administración Biden-Harris reconoce los demás pilares donde Guatemala todavía no ha progresado (lucha contra la corrupción, abordar las causas de la migración, erradicación integral del narcotráfico).

Menocal analizó que la agenda gubernamental de Guatemala no contempla la seguridad ciudadana y el combate a la criminalidad organizada como dos temas primordiales y “al no estar en la agenda también significa que este es un impacto no solo para la población guatemalteca sino para la migración irregular”, uno de los intereses principales de Estados Unidos con el Triángulo Norte de Centroamérica.

El incremento de violencia se refleja en el aumento de denuncias en delitos específicos como robo de viviendas, motocicletas, violaciones y homicidios.

Los últimos datos de Índice de Denuncias de Delitos (actualizado hasta octubre de 2021) destaca los siguientes cambios en la criminalidad de septiembre y octubre:

DENUNCIAS DE HOMICIDIOS
Septiembre 2021: 245
Octubre 2021: 293

DENUNCIAS DE VIOLACIONES
Septiembre 2021: 26
Octubre 2021: 32

LESIONES
Septiembre 2021: 203
Octubre 2021: 254

ROBO DE MOTOCICLETAS
Septiembre 2021: 323
Octubre 2021: 326

ROBO A VIVIENDAS
Septiembre 2021: 50
Octubre 2021: 54

 

CORRUPCIÓN Y COMPLICIDAD EN LA POLÍTICA

Por otro lado, Menocal destacó que otro factor que influye en la crítica de Estados Unidos es el debilitamiento del combate contra la corrupción y la cada vez más evidente complicidad de actores políticos con este y otros flagelos.

“Estados Unidos considera que no existe una línea fuerte del combate contra la corrupción y la criminalidad que hay cada vez evidencias más claras del debilitamiento en Guatemala y que existen figuras públicas y funcionarios que públicamente colaboran y son copartícipes o ayudan al sistema de impunidad en el país”, dijo.

Las recientes capturas contra tres funcionarios de alto rango en el Ejército de Guatemala reafirman las declaraciones del exministro. El 14 de diciembre de este año el Mayor de Aviación Carlos Enrique Durán Cáceres; el Capitán Segundo de Material de Guerra, Ángel Eliberto Vargas Urizar; y el Teniente de Infantería, Walter Vinicio Contreras Munguía.

El caso, según detalló el Ministerio Público (MP), deriva del 2018 y los tres sujetos son señalados de cometer asociaciones delictivas, comercio, tráfico y almacenamiento ilícito, conspiración para el asesinato, entre otros.

“Cada vez más el narcotráfico está penetrando en las instituciones del Estado, más aún en las instituciones de tienen que ver en el combate contra la criminalidad, la inseguridad y el narcotráfico”, razonó Menocal y resaltó que los allanamientos fueron efectuados en la Fuerza Aérea Guatemalteca y en la base norte, “área donde están las trazas aéreas de narcotráfico”.

Este evento se suma a las sospechas de EE. UU. sobre el vínculo entre figuras importantes del gobierno y el narcotráfico.

Para la fuente cercana a la misión diplomática de los Estados Unidos estas capturas no fueron del todo sorpresivas. “Me parece que es un evento que tenía que suceder; no es distinto de lo sucedido en países como México, no solo recientemente, sino a lo largo de su historia”, enfatizó.

El ministro de Gobernación, Gendri Reyes. Foto La Hora/Archivo.

Además, destacó que estas capturas probablemente fueron concretadas hasta ahora porque los avisos y señales pasaron desapercibidas en Guatemala y probablemente no se habrían efectuado sin la intervención de Estados Unidos.

“También es importante que este hecho demuestra de alguna manera que la cooperación en materia antinarcótica, los datos de inteligencia y de alguna manera las presiones sobre Guatemala siguen de alguna manera presentes. Este es un hecho que no pudo darse sin un nivel de colaboración entre los Estados Unidos y el Gobierno de Guatemala”, agregó.

PESO ESTADOUNIDENSE SIGUE SIENDO INDISPENSABLE PARA GT

La colaboración estadounidense, explicó Menocal, no es solamente correspondiente a las capturas de los tres funcionarios en el Ejército. A su parecer, una de las razones por las cuales el narcotráfico persiste en Guatemala es que, aunque exista atención a las solicitudes de Estados Unidos, las investigaciones más profundas no trascienden en Guatemala.

El ministro de Gobernación, Gendri Reyes ofreció una conferencia de prensa sobre «Avances de los operativos contra el narcotráfico. Foto: La Hora

“Hace falta que la investigación que hace Estados Unidos que provoca la captura y la extradición de estos personajes se traslade al campo de investigación guatemalteco”, mencionó y ejemplificó que con estas extradiciones se captura a personajes importantes para el sistema de justicia estadounidense y jefes de las estructuras, pero, mientras es enjuiciado en Norteamérica el resto de la organización continúa sus operaciones en Guatemala.

“Lo que hace falta es que Guatemala también al mismo tiempo de participar en esos tratados de asistencia legal también inicien investigaciones hacia adentro para establecer y determinar estructuras dedicadas al narcotráfico”, dictó.

Jeanelly Vásquez
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y entre ratos podcaster. Creo en el feminismo y la lucha por la igualdad social; me interesa la política, medio ambiente y derechos humanos. Estoy comprometida con concienciar a mi generación sobre la importancia de una participación ciudadana activa.
Artículo anteriorMilitar acusado por vínculos con “narco”, mostró a Giammattei avión para «controlar narco»
Artículo siguienteSeguro Médico Escolar aún no cubre todo el país; promesa de Giammattei en aprietos