SEGÚN AGENCIA DE AP

Exjefe de campaña de Trump seguirá bajo custodia federal

Foto de archivo de Paul Manafort, quien fue jefe de campaña del ahora presidente Donald Trump. Foto La Hora AP/Jose Luis Magana

WASHINGTON
Agencia AP

El exjefe de campaña de Donald Trump Paul Manafort fue transferido a una institución penal en Nueva York, pero seguirá bajo custodia federal mientras enfrenta cargos de fraude en el estado, dijo el martes un funcionario del Departamento de Justicia.

Manafort, que cumple una sentencia en prisión federal, espera su imputación luego de que fiscales en Manhattan dieron a conocer 16 cargos en una causa por dar información falsa en solicitudes de hipotecas. Se esperaba que permanezca detenido en el complejo carcelario de Rikers Island hasta que sea resuelta esa causa.

Sin embargo, los abogados de Manafort expresaron a la Oficina Buró Federal de Prisiones sus preocupaciones de que su salud y su seguridad podrían verse amenazadas si era transferido a Rikers Island. Propusieron que Manafort fuera mantenido bajo custodia federal y entregado a las autoridades estatales cuando fuera necesario, dijo el funcionario.

El funcionario habló a condición de preservar el anonimato por no estar autorizado a hablar públicamente sobre el caso.

Rikers Island ha estado plagada por violencia durante años y las autoridades de la ciudad de Nueva York han sido criticadas por el uso de confinamiento solitario y el maltrato de reclusos con enfermedades mentales. Manafort casi seguramente habría sido detenido en una instalación en el complejo que alberga a reclusos en causas importantes que requieren custodia con protección.

El Departamento de Justicia se puso en contacto con el fiscal del distrito de Manhattan Cyrus Vance Jr. para hablar de la propuesta de los abogados de Manafort. Los fiscales del estado no objetaron la propuesta y el Departamento de Justicia “optó por la cautela” y decidió mantener a Manafort en custodia federal mientras transcurre la causa estatal, dijo el funcionario.

Manafort fue sentenciado en marzo a más de siete años de prisión federal por cargos presentados por el fiscal especial Robert Mueller en la investigación sobre la injerencia de Rusia en las elecciones. Los cargos se derivaron de los años de trabajo de Manafort como consultor político en Ucrania, incluyendo acusaciones de que ocultó del gobierno estadounidense su trabajo para un gobierno extranjero y no pagó impuestos por ese trabajo. Los cargos estatales en Nueva York fueron anunciados apenas minutos tras la sentencia a Manafort en Washington.