Evidencia arqueológica de la conquista babilónica de Jerusalén

Pieza de joyería encontrada en las excavaciones. Foto la hora: MT ZION ARCHAEOLOGICAL EXPEDITIO / Europa Press/dpa.

MADRID
Agencia dpa / (Europa Press) –

Evidencia clara de la conquista babilónica de la ciudad de Jerusalén en los años 587/586 antes de Cristo ha sido descubierta durante nuevas escavaciones en el Monte Sión.

El descubrimiento es de un depósito que incluye capas de ceniza, puntas de flecha que datan de la época, así como tiestos, lámparas y una importante pieza de joyería de época: una borla o arete de oro y plata.

También hay signos de una estructura significativa de la Edad del Hierro en el área asociada, pero el edificio, debajo de las capas de períodos posteriores, aún no se ha excavado.

El Proyecto Arqueológico Mount Zion, liderado por la Universidad de Carolina del Norte Charlotte, ha realizado durante más de una década numerosos hallazgos significativos relacionados con los muchos períodos históricos de la ciudad antigua de Jerusalén, incluido el anuncio realizado en julio de 2019 sobre evidencia sobre el saqueo de la ciudad durante la Primera Cruzada. El hallazgo actual es uno de los más antiguos y quizás el más destacado en su importancia histórica, ya que la conquista babilónica de Jerusalén es un momento importante en la historia judía.

El equipo cree que el depósito recién encontrado puede datarse del evento específico de la conquista debido a la combinación única de artefactos y materiales encontrados: cerámica y lámparas, lado a lado con evidencia del asedio babilónico representado por madera quemada y cenizas, y una serie de puntas de flecha de bronce y hierro de tipo escita que son típicas de ese período.

Debido a la ubicación del sitio, se pueden eliminar varias explicaciones alternativas para los artefactos, argumentan los investigadores. “Sabemos dónde corría la antigua línea de fortificación”, señaló Shimon Gibson, responsable de las excavaciones, “así que sabemos que estamos dentro de la ciudad. Sabemos que esta no es una zona de descarga, sino el vecindario sudoeste de la ciudad de la Edad del Hierro, durante el siglo VIII”.

Los depósitos de cenizas, de manera similar, no son evidencia concluyente del ataque babilónico en sí mismos, pero lo son mucho más en el contexto de otros materiales.

“Las puntas de flecha se conocen como ‘puntas de flecha escitas’ y se han encontrado en otros sitios de conflicto arqueológico de los siglos VII y VI a. C. También se conocen en sitios fuera de Israel. Eran bastante comunes en este período y se sabe que son utilizado por los guerreros de Babilonia. Juntos, esta evidencia apunta a la conquista histórica de la ciudad por Babilonia porque la única gran destrucción que tenemos en Jerusalén para este período es la conquista del 587/586 a. C.”, dijo.

Según todos los informes, la conquista babilónica de la ciudad por parte del rey neobabilónico Nabucodonosor fue feroz y resultó en una gran pérdida de vidas, con la destrucción de la ciudad y la quema de casas, y el saqueo y desmantelamiento del Templo del Rey Salomón. El gobernante local del Reino de Judá, el rey Sedequías, intentó huir de la ciudad con su séquito, pero finalmente fue capturado y llevado cautivo a Babilonia, junto a buena parte de su pueblo.