El presidente Alejandro Giammattei brindó declaraciones con The Heritage Foundation, a pocos días de celebrarse la Cumbre por la Democracia. Foto: La Hora/Presidencia

El presidente Alejandro Giammattei reiteró una vez más su interés por extender las relaciones bilaterales entre Guatemala y Estados Unidos. En declaraciones con The Heritage Foundation, a pocos días de celebrarse la Cumbre por la Democracia, el mandatario indicó que Guatemala seguirá siendo un aliado de Estados Unidos aunque algunos funcionarios de la administración del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris no lo consideren así.

“Nos consideramos un país aliado y amigo, aunque existan funcionarios de este gobierno que no lo entiendan en su justa y verdadera dimensión”, dijo durante esta primera visita en Washington. Las declaraciones fueron analizadas por expertos en el tema, quienes describieron los posibles escenarios a desarrollarse a corto plazo.

G. ORELLANA: RESULTADOS SERÁN EVIDENTES LUEGO DE LA CUMBRE DE LA DEMOCRACIA

Para Gabriel Orellana, abogado y exministro de Relaciones Exteriores, el discurso del presidente Giammattei fue predecible, pero lo más importante será la respuesta de Estados Unidos.

“Obviamente esto se verá en los próximos días porque viene la Cumbre de la Democracia y el punto está en que era de esperarse que él expresara estos conceptos, no creo que presenten ninguna novedad, excepto la de quedar bien con un determinado auditorio republicano, el verdadero efecto de sus palabras eventualmente se mide con las medidas que anunció Estados Unidos para los próximos días, que todavía no se conocen”, planteó.

Esta gira fue precipitada en criterio de Orellana, pues no se esperaron los resultados del diálogo en la Cumbre por la Democracia. “Ya tenemos la realidad, que él fue, ya habló y no nos queda más que esperar qué resultados le va a traer este viaje que hizo a Washington. No creo que tenga mayor novedad, pero sí me intriga ver qué va a pasar en las próximas semanas”, destacó.

El abogado constitucionalista, Gabriel Orellana dio su explicación ante este recurso. Foto La Hora

el discurso del Presidente no afectará la relación con Estados Unidos, ya que Guatemala continúa siendo un país de menor impacto.

Gabriel Orellana

“Si Guatemala fuera del tamaño de Brasil, Argentina o incluso de Venezuela podría generar cierta fricción, pero seamos realistas, Guatemala en toda su historia ha sido un país muy pequeño, ubicado muy cerca de Estados Unidos y aparte de eso pienso que la administración Biden, para bien o para mal, ya tomó las medidas; no creo que esto vaya a producir mayor fricción como consecuencia del discurso”, analizó.

NO PUEDE EXCLUIRSE A “ALGUNOS FUNCIONARIOS” DEL GOBIERNO

Una fuente conocedora del tema que pidió no ser citada por nombre, comentó que un gobierno como el de Estados Unidos no actúa de “algunos funcionarios”, más bien lo hace con una misma línea y comprensión de la coyuntura política. “Usted puede verlo desde (Antony) Blinken, (Brian) Nichols, Todd Robinson, Uzra Zeya; antes Julie Chung. Independientemente de lo que habla Juan González o Ricardo Zúñiga, esa es la línea de mando”, puntualizó.

En ese sentido, consideró ingenuo predicar que la alianza amistosa entre ambos países puede continuar a pesar de la opinión de algunos actores. “Es iluso pensar que uno va a llegar a decirles ‘somos amigos de los Estados Unidos a pesar de sus funcionarios’ porque la línea crítica y de acción de Estados Unidos es solo una y lo han demostrado. Uno no puede hacer la distinción entre los funcionarios y el gobierno”, opinó la fuente experta.

 

Además, remarcó que, aunque el gobierno de EE. UU. será demócrata hasta el 2023, la actual posición de la administración es bipartidista anticorrupción y a favor de la democracia. “En el Congreso de EE. UU. también hay voces que lamentan ciertas acciones que ocurren aquí, sobre todo en el tema de la justicia. Son demasiadas voces que hacen ver que ciertos principios democráticos no están funcionando aquí en Guatemala”, expresó.

UN VIAJE INOPORTUNO Y UNA ESTRATEGIA FALLIDA

Por otro lado, la profesional argumentó que posiblemente las declaraciones y reuniones con The Heritage Foundation no corregirán la percepción de la administración Biden-Harris respecto a Guatemala, más bien reafirmarán la decisión del gobierno de excluir al país de la Cumbre de la Democracia.

“Es de lo más inoportuno y mal asesorada la idea del viaje y lo que logra es poner mayor tensión en la relación con el gobierno de Estados Unidos. No es yendo uno a las instituciones republicanas más conservadoras que uno va a hacer cambiar la percepción de lo que pasa en Guatemala. El impacto que se viene puede ser a la inversa: evidenciar con mayor claridad que no fue invitado a la cumbre con 110 países”, añadió.

También la diplomática catalogó a esta gira como un viaje confrontativo, lo cual podría crear fricción entre ambos gobiernos. “A un gobierno no le va a gustar que un presidente vaya a hablar con los opuestos, como retándolo, porque ese era un viaje de reto. Yo creo que le han vendido que hablando en esos lugares él va a componer la imagen, pero, para mí no son lugares fundamentales. Lo que se le puede llamar es un viaje inoportuno e inconveniente”, concretó.

EDGAR ORTIZ: PANORAMA EXPUESTO NO CAMBIARÁ LA OPINIÓN DE EE. UU.

El director del área jurídica de la Fundación Libertad y Desarrollo, Edgar Ortiz, sugirió que las palabras no serán las únicas necesarias para transformar la imagen de Guatemala ante autoridades estadounidenses. “Yo creo que Estados Unidos va a exigir más que buenas palabras y allí es donde creo que está el problema que va a enfrentar”, precisó.

Para el abogado es lógico que Giammattei busque una relación bilateral con EE. UU., más aun tomando en cuenta la cercanía geográfica, importancia comercial y el contexto migratorio que comparten. No obstante, Ortiz consideró este viaje como un acercamiento sin mayor trascendencia a otras comunidades estadounidenses.

El director del Área Jurídica de la Fundación Libertad y Desarrollo, Edgar Ortiz. Foto: Cortesía

“Heritage es una fundación conservadora, es como una entidad académica que tiene su peso en lo conservador. Lógicamente no son actores que representen ni a la administración actual ni al gobierno de Estados Unidos. No creo que vaya a tener impacto directo con lo que la administración Biden requiere de nosotros; no va a cambiar prácticamente en nada”, agregó.

Jeanelly Vásquez
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y entre ratos podcaster. Creo en el feminismo y la lucha por la igualdad social; me interesa la política, medio ambiente y derechos humanos. Estoy comprometida con concienciar a mi generación sobre la importancia de una participación ciudadana activa.
Artículo anteriorDan dictamen favorable a Ley para garantizar protección contra trastorno de identidad
Artículo siguienteEl Real Madrid frena al Inter y pasa líder a octavos de Champions