Pedro Pablo Marroquín

pmarroquin@lahora.com.gt

Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!

post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
pmarroquin@lahora.com.gt
@ppmp82

QAnon o Q, según Wikipedia: (abreviación de Q-Anónimo) es una de las principales teorías de la conspiración de la extrema derecha estadounidense,? que detalla una supuesta trama secreta organizada por un supuesto «Estado profundo» contra Donald Trump y sus seguidores.

Han repetido, hasta lograr el ataque al Capitolio que provocó muertes el 6 de enero, que la elección que perdió Trump fue un fraude pero no les han acompañado sus aliados: el Fiscal General William Barr dijo que no existió fraude, Mike Pence no tuvo elementos para irse contra el resultado y la Constitución y mascotas de Trump, como Mitch McConell siguen firmes cuando el expresidente truena los dedos pero no se fue de boca con el tema del supuesto fraude.

A la fecha siguen con la misma retórica (sabiendo que es mentira) con la intención de encender a la base radical, recaudar dinero e intentar así, mantener poder político aún y cuando lo que hacen va en contra de los principios republicanos más profundos. No les importa el descaro de la mentira, siempre y cuando logren la manipulación que desean y por eso es que los verdaderos republicanos están en una encrucijada y cada vez más toman distancia.

Dicho lo anterior, yo me pregunto si en Guatemala no estamos viendo algo similar.

La Constitución es clara en cuanto a que quien quiera optar a un cargo público debe cumplir con:

Artículo 113.- Derecho a optar a empleos o cargos públicos. Los guatemaltecos tienen derecho a optar a empleos o cargos públicos y para su otorgamiento no se atenderá más que razones fundadas en méritos de capacidad, idoneidad y honradez. Las negrillas son mías.

Expresado lo anterior, está claro que no cualquiera puede optar. No se le condena a nadie, solo se le veda la posibilidad de aspirar por la falta de capacidad, idoneidad y honradez. Puesto en ejemplo, Mynor Moto no tenía esas capacidades pero sí era capaz de hacer cualquier cosa por satisfacer a quien se lo ordenara y por eso lo defienden a capa y espada, incluidos algunos de cuello blanco.

Entonces, los nombramientos para las cortes (como para otros cargos) deben cumplir con lo que manda la Constitución. Lo que buscan hacer se lo resumo en este ejemplo: Para que dos menores se casen deben tener autorización y lo que está pretendiendo alguna gente es que si los menores hacen todos sus preparativos, llegado el día de la boda se alistan, se visten y enfilan ruta al lugar de evento pero no cuentan con autorización, se les diga que “va pues” cásense aunque no hayan cumplido los requisitos porque si ya están aquí, ¿cómo les vamos a prohibir que se casen?

Por absurdo que lo sienta, así es. El CACIF y otros del sector privado organizado no se están preocupando si quienes participan cumplen con los requisitos, simplemente les basta que cualquiera que participe cumpla para sacar de las penas que tienen a los que verdaderamente mandan.

Es lo mismo que con lo de la “falta de certeza por lo de las resoluciones judiciales”. Nunca, nunca han hablado de cómo se constituyen los derechos (ellos saben que en muchos casos hay gente que adquiere sus derechos pagando mordida) pero de eso no dicen ni pío y solo se expresan cuando se da un acto al final de la cadena (resolución judicial).

Para mentiras y radicalismos hay de ambos bandos, está claro y ni uno ni otro está viendo cómo resuelve el país, sino como lleva agua a su molino mientras el grueso de la gente se queda bien fregada en estas condiciones.

No hay coherencia en criticar, por ejemplo, el robo de energía que es un delito que debe ser penado sin duda alguna, pero pretender que la manipulada de las cortes pase como cuchillo caliente en mantequilla.

Lo más fácil para todos, lo mejor para el país y lo que nos traza una mejor ruta es que cumplamos con nuestras manoseadas leyes y así aspiremos a construir algo mejor, partiendo de la necesidad de vernos para adentro, reconocer lo que no hemos hecho bien, seguir construyendo sobre lo bueno y dar paso a mínimos para dejar a los radicales de ambos lados, aislados.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anterior“No nos sometimos a los castellanos y estuvimos viviendo en Holom Balam ¡oh hijos míos!” (Memorial de Sololá)
Artículo siguienteConstitución para Dummies