PUNTO DE VISTA

El Estado hace mal uso de los medios

Francisco Cáceres Barrios
fracaceres@lahora.com.gt

En Guatemala llevamos muchos años de ver el mal uso de los recursos públicos, especialmente cuando se trata de invertir en los medios de comunicación, empleándolos para hacer propaganda política en vez de aprovechar sus facilidades para divulgar tantas cosas útiles para la población fuera en su bienestar, salud, seguridad, progreso y desarrollo. Ha sido tradicional el empleo de millones de quetzales para manipular la opinión pública a favor de los gobiernos de turno, según ellos para convencernos de que están haciendo un buen trabajo o de hacer grandes esfuerzos para mejorar las condiciones económicas, políticas o sociales del país.

El guatemalteco está harto de ser víctima del engaño con el colocado de tantas primeras piedras para hacer la tan ansiada obra pública indispensable, pero, ¿cuántos años van a pasar para que se hagan realidad. En cambio, se volvió toda una constante el olvido o descuido de las campañas de prevención de accidentes y enfermedades e instruir, educar y formar con el fin de capacitar a la población para que adquiera buenos y constructivos hábitos. Para colmo, Salud Pública ha llegado a realizar campañas de vacunación sin que la población sea previa y debidamente enterada de su importancia, mucho menos ser informada de los detalles como fechas, horarios y lugares en donde se llevarán a cabo.

Allá, de vez en cuando, apreciamos campañas de prevención del SIDA básicamente realizadas por entidades privadas porque al Estado poco le ha importado la prevención, no digamos el tratamiento de esta enfermedad. ¿Y qué decir del combate al uso de drogas, tomando en consideración la cuantiosa cantidad de consecuencias que de su consumo se derivan? Sin embargo, acaba de aparecer un diputado con mucho interés en divulgar que entidades a nivel internacional han verificado los supuestos grandes beneficios medicinales que tiene. ¿A quién pretende engañar con semejantes mentiras, cuando es sabido por todos que para lo único que ha servido esa farsa es para beneficiar a los viciosos?

La mariguana causa enormes estragos en la salud, especialmente en el sistema respiratorio de sus consumidores y quien dude de mi afirmación pregúntele a cualquier profesional honesto, idóneo y competente que encuentre. ¿Por qué no entonces legislar para bajarle el precio a las medicinas que el Estado no proporciona como es su deber? Finalmente pregunto: ¿qué hay detrás de ese interés por impulsar el consumo de la mariguana?, ¿por qué no emplear tan valioso tiempo y dinero proveniente de nuestros impuestos, en hacer campañas divulgativas y educativas para no consumir drogas o en prevenir accidentes, desastres, como tantas enfermedades infecto contagiosas que proliferan en nuestro país y hasta del contagio de tantas variedades de gripes?

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorBelice: Tema impostergable
Artículo siguienteRemitámonos a las pruebas