Especies marinas pueden ayudar en la investigación oceanográfica

Tortuga de mar equipada con sensor oceanográfico. Foto la hora: MIQUEL GOMILA/SOCIB / Europa Press/dpa.

MADRID
Agencia dpa / (Europa Press)

Tiburones, pingüinos, tortugas y otras especies marinas reúnen condiciones para ayudar a los humanos a monitorear los océanos, transmitiendo información oceanográfica desde etiquetas electrónicas.

Miles de animales marinos están etiquetados para una variedad de propósitos de investigación y conservación, pero en la actualidad la información recopilada no se usa ampliamente para rastrear el cambio climático y otros cambios en los océanos.

En cambio, el monitoreo se realiza principalmente por embarcaciones de investigación, drones submarinos y miles de sensores flotantes que derivan con las corrientes. Sin embargo, grandes áreas del océano aún permanecen submuestreados, lo que deja vacíos en nuestro conocimiento.

Un equipo dirigido por la Universidad de Exeter dice que los animales que llevan sensores pueden llenar muchos de estos vacíos a través del comportamiento natural, como bucear bajo el hielo, nadar en aguas poco profundas o moverse contra las corrientes.

“Queremos resaltar el enorme potencial de los sensores transmitidos por animales para enseñarnos sobre los océanos”, dijo el autor principal, el Dr. David March, del Centro de Ecología y Conservación en el campus Penryn de Exeter en Cornwall. “Esto ya está sucediendo en una escala limitada, pero hay margen para mucho más”.

“Observamos 183 especies, incluidos atunes, tiburones, rayas, ballenas y aves marinas voladoras, y las áreas donde se sabe que habitan. Hemos procesado más de 1.5 millones de mediciones de sensores flotantes para identificar áreas mal muestreadas (18.6% de la superficie del océano global)”.

“Al comparar esto con las lagunas en las observaciones actuales mediante sensores de perfiles a la deriva (conocidos como flotadores Argo) identificamos áreas mal muestreadas donde los datos de los sensores animales ayudarían a llenar las lagunas”, dijo el profesor Brendan Godley, quien dirige Exeter Marine.

“Estos incluyen mares cerca de los polos (por encima de los 60º de latitud) y áreas costeras y poco profundas donde los perfiladores de Argo (una red mundial de medidores oceánicos) corren el riesgo de tocar tierra.

“El Caribe y los mares alrededor de Indonesia, así como otros mares semicerrados, son buenos ejemplos de lugares donde los perfiladores de Argo luchan debido a estos problemas”.

Las focas marcadas en los polos ya han complementado los sistemas de observación oceánica porque pueden alcanzar áreas bajo hielo que son inaccesibles para otros instrumentos.

El estudio sugiere que los datos recopilados por las tortugas o los tiburones también podrían mejorar el monitoreo de los océanos en otras áreas remotas y críticas, como las regiones tropicales, con una gran influencia en la variabilidad climática y el clima global.

Los investigadores dicen que su trabajo es un llamado para una mayor colaboración entre ecologistas y oceanógrafos. El profesor Godley agregó: “Es importante tener en cuenta que el bienestar animal es primordial y solo estamos sugiriendo que los animales que ya están siendo rastreados para investigación ecológica éticamente defendible y relevante para la conservación sean reclutados como oceanógrafos. No abogamos por que los animales sean rastreados únicamente para la oceanografía”.

El documento ha sido publicado en la revista Global Change Biology.