España desmantela campamento de migrantes en Islas Canarias

El campamento improvisado para migrantes africanos luce ahora vacío, en la costa suroeste de la isla Gran Canaria, España. Foto La Hora/AP/Javier Fergo.

Por JAVIER FERGO y ARITZ PARRA
ARGUINEGUÍN, España
Agencia AP

Las autoridades españolas desmantelaron un campamento improvisado para la acogida de migrantes que durante más de tres meses fue conocido como el «campamento de la vergüenza» por atender a miles de africanos bajo situaciones de miseria a su llegada a las Islas Canarias.

La delegación del gobierno español en el archipiélago del Océano Atlántico confirmó ayer que todas las 830 personas que permanecían el viernes en el muelle de Arguineguín, en la costa suroeste de la isla Gran Canaria, habían sido trasladadas a otras instalaciones el domingo por la noche.

Los últimos en abandonar el lugar fueron 27 migrantes que dieron positivo en coronavirus y que fueron puestos en cuarentena.

Con la ayuda de voluntarios de la Cruz Roja, la mayoría de los 14.000 migrantes que han ido llegando desde finales de agosto han permanecido cierto tiempo en el muelle de Arguineguín. En noviembre, cerca de 2.600 personas descansaron, comieron y fueron evaluados en el campamento improvisado bajo la vigilancia policial tras su arribo en botes de rescate marítimo.

Las instalaciones habían sido criticadas por organismos de derechos humanos y el ombudsman de España debido a las pésimas condiciones de salud. Muchos migrantes dormían apenas con una cobija y el lugar no contaba con duchas. Los migrantes que buscan asilo no tenían acceso a asesoría legal y algunas personas permanecieron mucho más tiempo ahí que los tres días que la ley permite.

Todos los migrantes han sido reubicados a instalaciones militares temporales con mejor infraestructura y hoteles en Gran Canaria y otras islas, informó el lunes a los reporteros el delegado del gobierno español en el archipiélago, Anselmo Pestana.

Canarias, una comunidad autónoma española situada en el océano Atlántico frente a la costa oeste de África, es famoso por sus playas, paisajes volcánicos y otras maravillas naturales que en épocas previas al coronavirus atrajeron a millones de visitantes de países europeos.

El gobierno de coalición de izquierda de España, encabezado por el presidente de gobierno Pedro Sánchez, trata de reactivar las deportaciones a Marruecos, de donde proviene la mayoría de los migrantes, y a otros países del oeste de África.