Alfonso Mata

Al estudiar el problema de la bacteriuria, hay que plantear el análisis en dos momentos: el corto plazo (incluyendo bacteriemia con sepsis o empeoramiento del estado funcional), y el largo plazo, como la progresión a enfermedad renal crónica o hipertensión, al desarrollo de cáncer del tracto urinario, o a la disminución de la duración de la supervivencia.

El tratamiento de la bacteriuria asintomática, puede asociarse con resultados no deseados, incluyendo resistencia a los antibióticos, efectos adversos de los medicamentos y el costo. Si el tratamiento de la bacteriuria no es beneficioso, la detección de asintomáticos en la población para identificar bacteriuria no está indicada, a menos que se realice en un estudio de investigación para profundizar en la biología o la importancia clínica de la bacteriuria.

Por lo tanto, hay dos temas de interés: si la bacteriuria asintomática se asocia con resultados adversos, y si las intervenciones del tratamiento antimicrobiano de detección pueden mejorar los resultados.

Definiciones

Es necesario familiarizarse con algunos términos antes de entrar de lleno al tema:

 «La bacteriuria asintomática», o infección urinaria asintomática, es el aislamiento de un número específico de bacterias en una muestra de orina adecuadamente recogida, obtenida de una persona sin síntomas o signos atribuibles a la infección urinaria.
 «La infección aguda no complicada del tracto urinario» es un síntoma de infección de la vejiga que se caracteriza por la frecuencia, urgencia, disuria o dolor suprapúbico en la mujer con vías genitourinarias normales y se asocia con determinantes tanto genéticos y de comportamiento.
 «Pielonefritis aguda no obstructiva» Es una infección renal que se caracteriza por dolor en el ángulo costovertebral y sensibilidad, a menudo con fiebre, se produce en la misma población que experimenta una infección urinaria aguda no complicada.
 «Infección urinaria complicada», lo cual puede implicar ya sea la vejiga o los riñones, es un síntoma de infección urinaria en individuos con alteraciones funcionales o estructurales del tracto genitourinario. Las infecciones urinarias sin complicaciones, se producen rara vez en los hombres, y la infección urinaria en los hombres generalmente se considera complicada.
 Una «recaída» es una infección del tracto urinario después de la terapia, como resultado de la persistencia del microorganismo aislado pretratamiento, en el tracto urinario.
 «Reinfección» es una reinfección del tracto urinario con un organismo que proviene de fuera de las vías urinarias, ya sea una nueva cepa bacteriana o de una cepa previamente aislada que ha persistido en la colonización la flora del intestino o de la vagina.
 «Piuria» es la presencia del aumento del número de leucocitos polimorfonucleares en la orina y es evidencia de una respuesta inflamatoria en las vías urinarias.

Epidemiología

La Bacteriuria asintomática (BUA) es común, pero su frecuencia varía de una población a otra, dependiendo de factores tales como edad, sexo y trastornos subyacentes (por ejemplo, diabetes mellitus, lesión de la médula espinal). La prevalencia de la BUA en diferentes poblaciones es la siguiente:
• Las niñas preescolares: <2%
• Las mujeres embarazadas: 2 a 9.5%, similar en no embarazadas
• Las mujeres de 65-80 años: 18 a 43%
• Los hombres de 65-80 años: 1.5 a 15.3%
• Las mujeres mayores de 80 años: 18 a 43%
• Los hombres mayores de 80 años: desde 5.4 hasta 21%

Además de la edad de los pacientes, otras características influyen en la BUA. La biología y anatomía del organismo es de las más importantes. La bacteriuria es más frecuente en mujeres diabéticas, con una prevalencia del 8%-14%, y generalmente está relacionada con la duración de la diabetes y la presencia de complicaciones a largo plazo de la diabetes y no con los parámetros metabólicos de su control.

La bacteriuria asintomática es rara en hombres jóvenes y sanos. La prevalencia en los hombres aumenta sustancialmente después de la edad de 60 años, probablemente debido a las obstrucciones uropáticas y disfunción miccional asociada a la hipertrofia prostática. Entre el 6% al 15% de los hombres >75 años de edad, tienen bacteriuria. Los hombres diabéticos no parecen tener mayor prevalencia de bacteriuria, en comparación con los no diabéticos. La frecuencia de la BUA en hombres jóvenes sanos es esencialmente cero. Por lo tanto, la detección de BUA en esta población no se recomienda.

Entre los adultos institucionalizados, la frecuencia de la ABU es 25-53% en mujeres y 19-37% en los hombres. Los factores de riesgo incluyen la incontinencia urinaria o intestinal y la demencia. La detección de ABU en esta población no se recomienda, y el tratamiento antibiótico no mejora la supervivencia o la frecuencia de ITU sintomática.

En las mujeres embarazadas, la frecuencia de bacteriuria asintomática BUA en el primer trimestre es entre 2-9,5%. Infección previa en el tracto urinario o menor nivel socioeconómico se asocia con una mayor frecuencia de BUA en este grupo. La BUA en el embarazo es importante porque el 20-30% de los casos no tratados termina en pielonefritis aguda, por lo general al final del segundo trimestre o a principios del tercer trimestre y, además, BUA se asocia con retraso del crecimiento intrauterino y muerte neonatal. La pielonefritis aguda durante el embarazo se asocia con el parto prematuro.

Varios factores parecen explicar la mayor frecuencia de ABU con la edad:
• Uropatía obstructiva (por ejemplo, urolitiasis, hipertrofia prostática, prolapso uterino, cistocele)
• Disminución de la actividad bactericida en las secreciones prostáticas
• Suciedad perineal con materia fecal
• Enfermedades Neuromusculares
• Aumento de la instrumentación de las vías urinarias
• Los catéteres urinarios
• Reducción de Tamm-Horsfall secreción de proteínas en la orina
• Aumento de los uropatógenos en la vagina y el introito posmenopáusicas

El 76% de los episodios de BUA se resuelven espontáneamente. El tratamiento con antibióticos no reduce la frecuencia de ITU sintomática o mejora la supervivencia, en cambio, conduce a mayor incidencia de efectos adversos por antibióticos y a reinfección por microorganismos resistentes a antibióticos.

Diagnostico

Escherichia coli es el microorganismo más frecuente y es el más probable que ataque a personas sanas. Sin embargo, una gran variedad de organismos pueden encontrarse, incluyendo enterobacterias, Pseudomonas aeruginosa, especies de Enterococcus y Streptococcus del grupo B. En los hombres, especies de Enterococcus y bacilos gram-negativos son comunes. En ancianos, el sondaje puede ser causa de problema polimicrobiano.

Mujeres: Primera orina de la mañana. En posición parada. Dos muestras consecutivas, con el aislamiento de al menos ≥10 unidades formadoras de colonias (ufc) por ml de las mismas especies bacterianas.
Para los hombres: Una sola muestra con el aislamiento de al menos ≥10 ufc/ml de una sola especie bacteriana.

Para el diagnóstico de la ABU de una muestra de orina obtenida por sondaje, el criterio de laboratorio es una sola especie bacteriana aislada en un recuento cuantitativo de al menos ≥ 10² ufc/ml.9 Esto se aplica tanto para las mujeres y los hombres.

En la mayoría de las poblaciones de pacientes, el tratamiento de la BUA no es clínicamente beneficioso y, en consecuencia, la detección de BUA, no se recomienda.

La US Preventive Services Task Force no recomienda el tamizaje para la bacteriuria asintomática en hombres y mujeres no embarazadas, ya que existen pruebas suficientes para sugerir que la prueba no es eficaz en mejorar los resultados clínicos. Una excepción importante son las mujeres embarazadas, para quienes la BUA conlleva riesgos importantes y el tratamiento ofrece beneficios importantes. Además, el tratamiento con antibióticos puede ser útil para niños de 5-6 años y antes de procedimientos invasivos genitourinarios. Hay consenso de que el cateterismo no tiene significación clínica y que la prescripción de antibióticos solo bajo supervisión médica y control de laboratorio está indicada para BUA en ancianos; en niñas saludables en edad escolar; en mujeres jóvenes; en mujeres diabéticas y en pacientes con catéteres permanentes o intermitentes.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorCooptación del Estado: Gálvez declara en reserva parcial audiencia de Diego Castillo
Artículo siguienteCOVID-19: Salud implementa laboratorios móviles en mercados de la Capital