Escuela de Periodismo DIARIO LA HORA

Samuel Flores
Periodista/fotógrafo/catedrático

El 08 de enero 1990, es una fecha especial. Inicié mi carrera como periodista. Desconocía los sacrificios, madrugadas, horas de entrada –pero no de salida-, constancia, disciplina, no hubo acceso a descansos completos de fin de semana, trabajamos días de asueto y feriados, época de Semana Santa, el día de los Santos Difuntos, Navidad y Año Nuevo. DIARIO LA HORA me abrió las puertas a la más exitosa carrera que jamás pude imaginar. No se trataba de sueños que me permitirían comprar una casa; ni de trabajar en un banco, ganar mucho dinero para comprarme un carro, cuenta bancaria, viajes de recreo y vacaciones en parques temáticos: Desconocía lo que me esperaba, sin embargo, lo afronté con entusiasmo: pese a la incertidumbre. Fue la realidad

El escritor y periodista Alfonso Enrique Barrientos me recomendó ante “don” Oscar Marroquín para desempeñar el cargo de fotógrafo y laboratorista. “Don”

 

Oscar me concedió una entrevista laboral. Al día siguiente me integré a la Redacción. El licenciado Oscar Clemente Marroquín y Gonzalo Marroquín generaron ideas: su servidor las plasmaba en Fotografías para  la portada y páginas interiores. Puedo describir mi labor como periodista con las palabras clave: Fotografía, creatividad,
vocación al periodismo, “adrenalina en las venas” ante cada cobertura, juventud, energía, disfruté mi trabajo. Todas mis mañanas se iniciaban a las 05:00. Me bañaba con agua helada; me vestía y corría desde la calzada Roosevelt y 39 avenida de la zona 11; (con mi equipo fotográfico), abordar el autobús (40 P, o Bolívar), que me trasladaría hacia la 9ª. Calle A, y 1ª, avenida de la zona 1. Desde la Redacción de Diario La Hora llamaba a Relaciones Públicas de los Bomberos Voluntarios y Municipales, Policía
Nacional, CONE –actualmente Conred-. Cuando me informaban de algún suceso (fallecido, operativos, procesos judiciales en la Torre de Tribunales, conferencias
de prensa y más), informaba a mis jefes de redacción, director, reporteros, y con su autorización nos trasladábamos al lugar del suceso o cobertura con mi apreciable colega periodista Edgar Aragón, en su picopito 1000 ml. La

principal competencia del vespertino La Hora en esos años fue: Prensa Libre,Siglo Veintiuno, El Gráfico, La República, Revista Crónica y medios impresos
matutinos. Al inicio –enero/abril 1990- La Hora imprimía su portada en blanco y negro.Yo portaba mi cuerpo de cámara Canon AE-1 convencional, lente angular 28ml,
normal 50ml, y 70-200 ml, (no eran luminosos), dos carretes de película Blanco y Negro, ISO (ASA) 400 de 36 exposiciones cada uno; un flash 283 Vivitar. Mi labor consistía en trasladarme al lugar de los sucesos periodísticos y graficar noticiosamente las coberturas asignadas. Además de tomar fotografías, al retornar a la Redacción revelaba los
rollos de película Blanco y Negro con el proceso C-41: (laboratorio con químicos: revelador: 7 minutos; Retenedor: 2 minutos; y fijador: 5 minutos).
Con los rollos revelados imprimía negativos seleccionados en papel fotográfico en la ampliadora y se las entregaba al “colocho”, Carlos González, a Juan Torres y a “don gato”, para que quemara las placas, luego pasaban a la rotativa. La vieja escuela de la Fotografí

Periodística que también siguió el fotógrafo Roberto Martínez, Raul Meoño, Mario Castro,mi apreciable colega César Quiñónez, “Checha”, Mario Reyes, Luis Lickes Aldana; Carlos Urbina, (QEPD), David Pocón, (QEPD), y decenas de foto periodistas de esa generación en sus medios impresos. (Perdón si faltan nombres). En mayo 1990 “don” Oscar con el apoyo de Oscar Clemente y Gonzalo, impulsó la meta de publicar las portadas a Color: entonces tuve que portar
una segunda cámara cargada con rollo slides (diapositivas) exclusivamente para cumplir la orden de “don” Oscar: PORTADA y contraportada “FULL COLOR”. Una experiencia genial, significó mayores retos para su servidor por usar un segundo equipo fotográfico fue complicado, sin embargo, nos adaptamos. Venía de afrontar seis meses de desempleo luego de haber sido despedido como “sargento segundo especialista fotógrafo”, en el departamento de Información y Divulgación del Ejercito, DIDE, por haber incumplido un arresto de 15 días, en el 6to. Nivel del edificio del Instituto de Previsión Militar, IPM. Un oficial de rango “mayor”: ¡servilista como la mayoría de los militares de esa década y
los de ahora! (No recuerdo su nombre… En caso contrario lo publicaría) me impuso el arresto: no recuerdo la razón. Fui “dado de baja” de la nómina del DIDE y del IPM. El primer día de arresto lo incumplí por avisarle a mi novia Dorita que estaba arrestado. No podía casarme si no tenía ingresos para mantener a mi novia. Tras esas metas para el
inicio del 1990, inicié mi labor como periodista. En abril de ese mismo año me casé.

 

Contexto histórico
Contenidos los regímenes militares y golpes de estado en Guatemala, fue electo presidente de Guatemala Vinicio Cerezo Arévalo, -1986-1990- . Creímos que era un presidente que iniciaba un proceso de cambio y desarrollo; sin embargo, significó el inició de los gobiernos corruptos, ineficientes y despilfarradores que se comprueban
con la llegada al poder de Alejandro Giammattei, y de “Miguelito” Martínez, en el 2020. Era el último año en el ejercicio del poder de
Cerezo, que debía entregar la banda presidencial a su sucesor en noviembre de ese año. Experiencia total. Cobertura a todos los candidatos ordenado por el señor director de Diario La Hora: Gonzalo Marroquín, con autorización de “don” Oscar. En 1989 el general Efraín Ríos Montt fundó el partido Frente Republicano Guatemalteco, FRG.
El domingo 11 de noviembre 1990, en la primera vuelta el candidato del Movimiento de Acción Solidaria, MAS, Jorge Serrano Elías, pasó a la segunda vuelta al obtener 375,119 votos, junto al candidato de la Unión del Centro Nacional, UCN, Jorge Carpio Nicolle. El domingo 6 de enero 1991, Serrano Elías obtuvo 936,385 votos, contra los 439,011 de
Carpio Nicolle, según los datos registrados en Wikipedia.org. Al cierre del conteo de los votos de ambas fechas, (como a las 05:00 del día siguiente), Serrano Elías fue declarado “virtual” presidente electo. Una jornada de más de 36 horas. Ese lunes 12 de noviembre, la edición de Diario La Hora se imprimió y circuló a las 08:00, con todos
los resultados actualizados, se duplicó el tiraje a petición de las y los voceadores por la información histórica que contenía. El conflicto armado interno entre las

organizaciones guerrilleras integradas a la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, URNG; y el Ejército, generaba información por las (“bajas”),
muertes que se registraban en enfrentamientos. Localización, destrucción y confiscación de armamento incautado en los reductos guerrilleros, captura de “supuestos” guerrilleros, conflicto total en el interior del país debido a la violación de los derechos humanos de las poblaciones indígenas y campesinas que eran sindicadas de apoyar a
uno de los bandos. Las denominadas Patrullas de Autodefensa Civil, PAC, los comisionados militares cometieron excesivos abusos en contra de la población en el área rural, razón que generó millares de víctimas, desplazados a campamentos de refugiados en México, exilio para intelectuales. Atentados contra políticos como el ocurrido en
contra del ex alcalde Manuel Colom Argueta, potencial candidato a la Presidencia de Guatemala, fundador y líder del partido Frente Unido de la Revolución, FUR.
Fue mi segunda cobertura periodística a un proceso electoral. El domingo 11 de noviembre, Gonzalo nos motivó a ingresar a las 04:00 para cubrir la apertura de mesas, observadores, “color en los centros de votación”, asistencia masiva a las urnas, transporte, “voto especial”, sucesos y más

Objetivos para 1990

No tuve acceso a computadoras, correo electrónico, impresoras, celulares, “internet”. No existía la Fotografía Digital. Mis trabajos originales de la U los imprimía en máquinas de escribir, con copia en papel carbón. Eran las décadas de los ochentas y noventas; sin embargo; afrontamos el reto y con ganancias para el periodismo total en Guatemala. Con una generación de periodistas jóvenes, exponiendo nuestra seguridad en cada cobertura, Sin embargo, pusimos nuestro grano de arena para la anhelada evolución del foto periodismo.
Mis directores en la redacción fueron: “don” Oscar Marroquín, Oscar Clemente Marroquín, Gonzalo Marroquín, Luis Marroquín. Mis colegas, José Carlos Marroquín, Edgar Aragón, Carlos González, (El Colocho), Edwin Ruiz, (El Bato), Elías Salazar, (El Shory), Juan Torres, (Papá), Luis Ismatul, Carlos Urbina, (QEDP), Ingrid Cárdenas, (Momis), Orlando Bobadilla, Fernando Diéguez, Ramón Hernández, y más, muchos periodistas, diagramadores, personal técnico de la rotativa, circulación. Especiales colegas fueron las decenas de estimadas y estimados voceadores que todas las tardes, desde las 14:00 esperaban la edición impresa para vender a Q0.50 el ejemplar en las esquinas de mayor circulación de vehículos y peatones, así como distribución estratégica que se convertía en una actividad mágica que nunca pude borrar de mi mente.
Mis fuentes de cobertura fotográfica diaria eran: Ejecutivo (Vinicio Cerezo y Jorge Serrano Elías -que hoy vive un dorado exilio en Panamá-); Organismo Legislativo, diputados corruptos de la UCN, MAS, DC, PAN, bajo las órdenes de Álvaro Arzú; Organismo Judicial, una CSJ corrupta similar a la que hoy está en el poder bajo las órdenes del empresariado; sucesos, eventos culturales en las embajadas acreditadas en Guatemala.
En 1992 “don” Oscar me ordenó cotizar el precio de una moto de agencia. Le presenté a “don” Oscar tres cotizaciones: Honda; Kawasaki, y Suzuky: “don” Oscar me preguntó cuál era la que necesitaba para mi trabajo: le respondí que era la Suzuky, a un costo de Q9,500.00. Esa tarde, “don” Oscar firmó el cheque y me lo entregó, con instrucciones de comprar la moto nueva y que la usara para mis coberturas diarias y que la llevara a mi casa para ahorrarme tiempo en correr tras los autobuses en las mañanas y en las coberturas sociales por las noches. El 31 de agosto 1992 renuncié a Diario La Hora. En septiembre de ese año surgió la frase célebre: “nave voló: nave voló”.
FAFAS: personas que se aprovecharon de sus puestos como reporteros en medios y que tenían plaza fantasma en la PN, GH, y otras instituciones.
En esos años hubo “seudo” periodistas “faferos”. Cobraban cheques de la Policía Nacional, PN, Guardia de Hacienda, GH, disfrazadas como agentes y productores de programas de radio y televisión. El expresidente Álvaro Arzú, hizo pública una lista de periodistas que las tenían habilitadas en su gobierno.

PRESENTACIÓN

Empezamos un nuevo ciclo y estrenamos un año en el que mantenemos nuestro deseo de cercanía y ánimo de acompañarlo en su voluntad reflexiva.  Queremos mantener los lazos con el propósito de hacer comunidad gracias a lo que nos une: el amor al conocimiento, la pasión por la verdad y la convicción de que es posible la realización de un mundo mejor si trabajamos colaborativamente.  Somos tozudos en nuestras convicciones.
Lo somos porque comprendemos el valor de la investigación.  Insistimos por nuestra naturaleza rebelde, pero no solo, sino también orientados por la conciencia de que, al no estar solos, al final reconocemos el triunfo de la justicia sobre la maledicencia, la trampa y las triquiñuelas de los vicios de muchos hombres.  Lo nuestro es la utopía que nos hace creer que no es el fin de la historia.
Sí, en La Hora afirmamos la esperanza.  Nada nos persuade tanto que la conciencia de que la trama de la vida está permeada por el espíritu que gesta lo imposible.  Quizá no lo veamos hoy y se imponga de momento el absurdo y la desesperanza, pero el movimiento de esa fuerza se realiza más allá de los dramas que nos obnubilan.
Con esa certeza, en consecuencia, demos la bienvenida al 2021.  Volvamos a la fe primera.  Detengámonos brevemente, hagamos de cartógrafos e inauguremos sendas. Corrijamos el camino.  Que la audacia y el coraje sean nuestra insignia.  Jamás capitulemos en el intento de ser mejores.  Hay un premio al final de la vida, pero las gratificaciones en el trayecto son muchas.  Desde este espacio le deseamos lo mejor y, por supuesto, siga contando con nosotros.

Ingrese para descargar el Suplemento Cultural