Enseñémosle a la OEA

Hoy es una oportunidad para demostrar exigencias claras y sin violencia. Foto La Hora

Ayer la misión de la OEA que llegó a Guatemala pudo escuchar la versión del gobierno de Alejandro Giammattei y Gendry Reyes sobre lo ocurrido el sábado pasado y los ciudadanos podemos ver un resumen de lo tratado en el video que ayer hizo circular la Presidencia con su versión, falsa por supuesto, de los sucesos ocurridos. Pero hoy los guatemaltecos tenemos la oportunidad de enseñarle a la misión que dirige el frustrado vendedor de los aviones Pampa III a Guatemala cómo se comporta la gente en La Plaza, con enérgicas y claras exigencias, pero sin violencia y probablemente hoy tendrá un poco más de cuidado la Policía Nacional Civil para no agredir brutalmente a los manifestantes.

Decimos que “probablemente” porque de todos modos ya sabemos que la misión de la Organización de Estados Americanos que vino, enviada por el magro Almagro, no viene a indagar sino viene a expresar su respaldo a las corruptas autoridades de Guatemala, puesto que si la OEA estuviera realmente preocupada por la situación debió enviar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y no a un grupo ad hoc que, de ajuste, es encabezado por una persona que perdió la oportunidad de hacer negocio con la venta de los aviones porque aquí la opinión pública forzó a la Contraloría de Cuentas a objetar la operación.

Pero quiera que no la presencia de la misión en nuestro país hace que haya más ojos puestos en lo que está ocurriendo y por ello es bueno que hoy La Plaza sea un fiel reflejo de lo que somos realmente los guatemaltecos, es decir, gente pacífica pero que sabe exigir cuando el abuso de los políticos corruptos rebalsa el vaso de la paciencia.

Hoy distintas organizaciones han convocado a la concentración y destacan las recomendaciones que hacen AEU y Udefegua respecto al comportamiento que los manifestantes y todo se resume en que debemos tener la misma actitud y comportamiento del pasado sábado, cuando no hubo ni un solo acto de provocación desde la Plaza Central hacia la fuerza pública. El video del gobierno insiste en que los agentes fueron provocados y todos sabemos que eso es falso de toda falsedad (para decirlo con la mayor contundencia) y que lo del Congreso fue el pretexto, inexplicado por falta de una verdadera investigación del MP, para justificar la brutalidad policial en que se incurrió.

Filmar en miles de teléfonos lo que ocurre es un buen mecanismo de defensa para evidenciar todo signo de abuso y violencia policial este día.