Samuel Flores

Periodista, fotógrafo y catedrático universitario, interesado en la recuperación de la memoria histórica del periodismo en Guatemala. Comprometido con la formación académica de la juventud mediante la investigación, verdad y justicia. Opositor a la corrupción, despilfarro y excesos cometidos por los gobernantes y funcionarios que se han enriquecido a base de la pobreza extrema de la población principalmente en el área rural.

post author

Samuel Flores

El 10 de diciembre se conmemora el Día de los Derechos Humanos. En Guatemala, destaca por el encarecimiento del costo de la vida, persecución, agresiones y capturas contra periodistas, violación constante a los derechos contra defensoras/es de los DD. HH., deficiente plan de vacunación en el área rural, un presupuesto 2022 sin transparencia, –con aroma a corrupción–, desempleo y sin acciones concretas para erradicar el trabajo infantil y falta de atención a las mujeres que se dedican a la Economía Agrícola Familiar y Campesina.

Son características que destacan debido a que el estado-gobierno se preocupa más por sus intereses político-partidistas y económicos, en vez de atender las violaciones a los derechos humanos a los que está sometida la población, principalmente en el área rural.

El Ejecutivo, Legislativo, Judicial, MP, CSJ, con aval del sector privado, se han dado a la tarea de impulsar políticas que afectan la economía de la población que vive en condiciones de pobreza y pobreza extrema.

Existe preocupación por el recrudecimiento de violencia en contra de las personas defensoras del agua y del territorio, las comunidades Maya Q’eqchi’, el sector pesquero y las y los periodistas que ejercen su labor en el municipio de El Estor, Izabal. En especial, los múltiples allanamientos, actos de intimidación, hostigamiento, vigilancia y difamación que forman parte de una amplia estrategia de represión por parte del Estado de Guatemala, en contra de quienes han exigido el derecho a la consulta en El Estor.

Los Estados de Sitio también han sido implantados en Santa Catarina Ixtahuacán, y Nahualá, Sololá, donde la PNC ha realizado las mismas prácticas que en El Estor. Allanamientos ilegales, acusaciones y abusos contra madres solteras, manteniendo el temor a la población que lucha por sobrevivir, más en tiempos de pandemia.

A esta realidad hay que sumar millares de familias que no han sido vacunadas contra el COVID-19 en el área rural, con caminos de terracería, humildes viviendas sin energía eléctrica, pobreza extrema y desnutrición. Allí también está en deuda el estado con los Derechos humanos de la población. A esta realidad hay que agregar que el Ministerio de Salud descuida la atención a personas con padecimientos ajenos a la pandemia.

En Guatemala hay más de 900 mil niñas y niños expuestos al trabajo infantil, principalmente en las extensas plantaciones de palma aceitera de Alta Verapaz, Izabal, y otros departamentos. Las niñas son sometidas a extensas jornadas de 14 horas en las tortillerías donde reciben Q400.00 mensuales, sin prestaciones, días de descanso, cobertura del Seguro Social ante un accidente y sin medidas de protección ni observancia de un adulto.

En la actualidad, los tres organismos del Estado, CC, se dan a la tarea de perseguir y criminalizar a periodistas independientes que su único delito es divulgar información que revela falta de transparencia y corrupción en los funcionarios de gobierno.

Así la lista de violaciones a los derechos humanos se extiende a todo nivel y a todos los sectores. Es por ello que reafirmamos que el Estado de Guatemala está en deuda en materia de Derechos Humanos.

Samuel Flores
Periodista, fotógrafo y catedrático universitario, interesado en la recuperación de la memoria histórica del periodismo en Guatemala. Comprometido con la formación académica de la juventud mediante la investigación, verdad y justicia. Opositor a la corrupción, despilfarro y excesos cometidos por los gobernantes y funcionarios que se han enriquecido a base de la pobreza extrema de la población principalmente en el área rural.
Artículo anteriorEl Congreso debe de rendir cuentas
Artículo siguienteEl delito de Manuela