El guatemalteco busca retomar su emprendimiento y generar oportunidades de trabajo. Foto La Hora/Pedro Bravo

Pedro Bravo vive en Quetzaltenango y siempre se ha sentido atraído por las ventas, así que hace dos años inició lo que él llama un “sueño de emprendedor” que le gustaría continuar y expandir, pero que tuvo que detener porque necesitaba tiempo, guía, así como apoyo. Ahora comparte con La Hora Emprendedor su historia para encontrar aliados y así retomar el proyecto.

El guatemalteco recordó que hace dos años junto a otro compañero empezó el emprendimiento “Preparaditos”, que consistía en una carreta en la que ofrecían bolsitas de Tortrix a las que les añadían salsa de queso, frijolitos charros y un toque final con una “salsita ranchera”.

“Esas tres combinaciones con la bolsita de cualquier tipo de Tortrix de una variedad, son los que se vendieron, entonces lo que quisiera yo es como tener algún tipo de apoyo”, expresó.

 

El proyecto lo impulsó junto a un amigo y lo materializaron en Quetzaltenango.

La carreta de preparaditos se ubicaba en La Democracia, el objetivo era construir más de estas y emplear a otras personas para expandir el emprendimiento, pero no encontraron a interesados.

Debido a que ambos tenían sus trabajos y no podían estar a cargo del negocio el proyecto se detuvo, “teníamos muchas responsabilidades, la gente se quedó pidiendo e incluso se quedó acreditada con nosotros”, lamentó.

Ahora Pedro, ya no tiene la carreta, sin embargo, a él le gustaría continuar.

“Yo soy golosinero, me gustan las golosinas, con mis hermanos dijimos que pasa si le echamos quesito, queso y teníamos a la mano salsa ranchera y se la echamos, pero desde esa vez quedaron los famosos Preparaditos”

Pedro Bravo

¿QUÉ LLEVAN LOS PREPARADITOS?

El primer día vendieron aproximadamente Q700 e inventaron dos versiones de los “Preparaditos”, una de estas tenía un precio de Q8 y otra Q6, “teníamos tres ollitas, le añadimos un tambo de gas, una estufita pequeña de una hornilla en donde se calentaba cada cosa”.

Pedro cree que el proyecto tendría mucho éxito y recuerda que, en ese entonces, le dijeron que si ofrecía su producto para fiestas o eventos, representaría una idea innovadora, “cuando vinieron los Cremas a jugar con los Chivos fue un clásico estuvimos afuera del estadio y también estuvimos vendiendo”.

Este es el logo que utilizaba Pedro Bravo y su compañero para su emprendimiento. Foto La Hora/Pedro Bravo

COMPARTE SU SUEÑO DE EMPRENDIMIENTO CON LA HORA EMPRENDEDOR

Ahora, Pedro tiene la ilusión de impulsar nuevamente su emprendimiento y por eso se decidió acercarse a La Hora, en principio para externar su petición de apoyo y porque encontró en esta redacción un espacio en el que emprendedores han dado a conocer sus proyectos.

“Esto es un como un sueño, yo siempre he tenido mente de emprendedor y he tenido otras ideas por ahí, esta es la que me surge y quiero llevar a cabo y es algo que quiero sacar adelante y no depender de mi trabajo sino dedicarme de completo a esto”, explicó.

En la actualidad, el entrevistado vende productos de medicina natural y su experiencia es en ventas, pero le gustaría que alguien le pueda dar guía o apoyo para continuar y concretar esta idea que además cree podría generar más empleos.

 Si desea contactarlo, puede escribirle al teléfono 42817089 o al correo electrónico cyberblue10@hotmail.com

 

Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorFauci: ómicron podría ser menos peligrosa que delta
Artículo siguientePiden no olvidar desaparición del artista José Zoel Cruz; autoridades investigan