En río revuelto

El viaje sin retorno de Américo Cifuentes

Félix Loarca Guzmán

El pasado fin de semana el querido amigo Américo Cifuentes Rivas, destacado abogado, escritor, activista social, profesor universitario y dirigente político, inició el viaje sin retorno que tarde o temprano, todos los seres humanos tendremos que emprender hacia el más allá.

El licenciado Américo, quien era originario de Huehuetenango, falleció a los 82 años de edad, luego de estar librando la última batalla de su vida en un hospital de la ciudad de Guatemala, como consecuencia de una grave enfermedad.

Américo Cifuentes tuvo una fructífera existencia, sobresaliendo por la firmeza de sus ideas políticas dentro del movimiento de la social democracia.

Fue uno de los fundadores del Partido Frente Unido de la Revolución, (FUR), junto a Manuel Colom Argueta, máximo líder de la oposición en la década de los años 70, quien fue asesinado por un escuadrón paramilitar el 22 de marzo de 1979, en una calle cercana al Parque La Industria, zona 9 de esta capital.

El licenciado Américo, fue candidato a alcalde de la ciudad capital y a diputado por el departamento de Huehuetenango. Durante algunos años trabajó en la sede del Banco Centroamericano, en la hermana República de Honduras. También fungió como diputado al Parlamento Centroamericano, siendo electo Presidente de la Comisión Jurídica de ese organismo regional.

Uno de sus trabajos sobresalientes en esa Comisión fue la recopilación de las Constituciones Políticas de los países de Centro América, de Panamá y de la República Dominicana, con la intención de abrir una expresión más del ideal unionista de la región.

Cuando en agosto de 1998 salió a luz esa recopilación como parte de la Colección Francisco Morazán, el licenciado Américo dijo que el estudio de los Cuerpos Constitucionales en forma integrada, podría contribuir a mejorar la comprensión recíproca de las naciones que aspiran a estrechar sus vínculos.

El licenciado Américo será siempre bien recordado por muchas cosas, entre ellas el haber formado una familia ejemplar junto a su abnegada esposa Nelly Jeannette Erazo de Cifuentes, quien junto a sus hijos Kerwin Paúl, Glenda, Claudia y Hideyuki, Mónica y Gustavo, sus nietos y bisnietos, lloran su partida hacia el más allá. ¡Que descanse en paz el amigo Américo Cifuentes!