El Salvador: absuelven a dos expresidentes por desviar fondos

Tony Saca fue absuelto por el desvío de diez millones de dólares que donó el gobierno de Taiwán. Foto La Hora: AP

SAN SALVADOR
AP

Un tribunal salvadoreño absolvió ayer a dos expresidentes y otras tres personas vinculadas al derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena) por el desvío de diez millones de dólares que donó el gobierno de Taiwán para ayudar a los damnificados de los terremotos de 2001.

La Fiscalía General acusó en marzo a los exmandatarios Francisco Flores (1999-2004), ya fallecido, y Tony Saca (2004-2009), así como a los dirigentes del partido Arena –Juan Tennant Wright Castro, Gerardo Balzeretti y Mauricio Samayoa– por el delito de lavado de dinero.

La Cámara Segunda de lo Penal de San Salvador favoreció a los imputados en un recurso de apelación argumentando prescripción del delito y ordenó seguir el proceso sólo por responsabilidad civil.

En rueda de prensa, el secretario de actuaciones de la Cámara Segunda de lo Penal, Rodrigo Hernández, informó que debido a que “hay un instituto político vinculado”, se ordenó a un juzgado citar a los representantes legales del partido Arena.

Señaló que en el caso del expresidente Flores, procesado en el Tribunal Quinto de Sentencia, por estos mismos hechos hace un par de años “se estimó que este segundo procesamiento era nulo debido a que ya había sido procesado y sobreseído (terminado el proceso) por muerte y absuelto en el marco de responsabilidad civil”.

El presidente Nayib Bukele reaccionó en su cuenta de Twitter y criticó que los hayan absuelto a los expresidentes y a los dirigentes del partido Arena.

“Después, los mismos de siempre salen defendiendo a los jueces, que ellos solo velan por la justicia, que solo están del lado de la constitución. Vean lo que acaban de hacer hoy: dejar libres corruptos. No porque no eran corruptos, sino porque había prescrito el plazo”.

El Fiscal General, Raúl Melara, también respondió a las críticas en la misma red social: “Otros pasaron por este Despacho sin tomar acción y ahora vemos los resultados. En mi administración esto no va a suceder”.

El expresidente Saca cumple una condena de diez años en el penal La Esperanza, en San Salvador, por el desvío de más de 300 millones de dólares de las arcas del Estado para favorecer a sus empresas y terceros y en los próximos meses acudirá ante un tribunal a confesar que sobornó a una empleada judicial para que le filtrara información en un juicio civil en su contra.

Flores murió el 30 de enero de 2016 bajo arresto domiciliario, a la espera de acudir a la vista pública para ser juzgado por los delitos de enriquecimiento ilícito, peculado y desobediencia de particulares.

Un tribunal de instrucción que investigó el desvío de más de 15 millones de dólares donados por Taiwán determinó durante las investigaciones contra Flores que diez de éstos fueron a parar a cuentas del partido Arena, que llevó a Flores y Saca a la presidencia y el resto quedó en manos del fallecido mandatario.

Según las investigaciones, diez millones de dólares de las donaciones de Taiwán fueron depositados en un banco de Costa Rica a nombre de una entidad jurídica denominada Centro de Estudios Políticos José Antonio Rodríguez Porth del partido Arena y luego fueron retirados en un lapso de seis meses. La cuenta fue cerrada en abril de 2004.

Las investigaciones detallaron que desde Costa Rica el dinero inició un recorrido financiero internacional hasta ingresar al sistema financiero de El Salvador a través de una cuenta del partido Arena a fin de ser legitimando.

La investigación contra Flores se inició luego que el expresidente Mauricio Funes (2009-2014) hiciera público un reporte de operaciones sospechosas detectadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Francisco Flores fue el primer presidente de la historia de El Salvador enviado a juicio por delitos de corrupción y lavado de dinero.