El Real Madrid culminó una primera fase con pocos contratiempos. Foto La Hora/AFP

El Real Madrid se impuso 2-0 al Inter de Milán este martes para confirmar su pase como líder del grupo D a octavos de final de la Champions, donde también estará el club italiano.

Los goles de Toni Kroos (17) y Marco Asensio (79) decantaron hacia el Real Madrid este duelo por el liderato de la llave, único aliciente de un encuentro al que los dos contendientes llegaban clasificados y que el Inter acabó con diez por roja directa a Nicolo Barella (64).

El Real Madrid se asegura así, ‘a priori’, un cruce más favorable en el sorteo de octavos que se celebrará el 13 de diciembre en Suiza evitando de entrada a equipos como Manchester City o Bayern de Múnich.

El equipo blanco cerró con su quinta victoria un buen recorrido en la fase de grupos, sólo manchado por su sorprendente derrota contra el Sheriff Tiraspol.

«Lo estamos haciendo bien, sobre todo en el aspecto defensivo, me gusta», aseguró Ancelotti tras el partido.

«Hay un compromiso que no teníamos a principio de temporada, al principio de temporada teníamos menos compromiso y encajamos muchos más goles», añadió.

El Real Madrid se había impuesto en su primer encuentro de esta fase de grupos al Inter, que este martes llegaba al Santiago Bernabéu con ganas de resarcirse y, de paso, hacerse con el liderato de la llave.

PRESIÓN DEL INTER

Desde el pitido inicial, los hombres de Simone Inzaghi impusieron una intensa presión y robaron el balón al Real Madrid, que sufrió en los primeros compases del encuentro.

Las penetraciones por los lados de Denzel Dumfries e Ivan Perisic fueron un dolor de cabeza para la defensa del Real Madrid, que empujado por el Inter, buscaba la salida al contraataque.

Marcelo Brosovic avisó con un disparo lejano que se fue ligeramente alto (7), pero poco después una salida del Real Madrid terminó con un disparo desde la frontal de Toni Kroos para poner el 1-0 (17).

El gol sólo sirvió para espolear al Inter, que se volcó sobre la portería de Thibaut Courtois con un tiro por encima del larguero de Lautaro Martínez (21) o un cabezazo al palo de Perisic (31).

La intensidad del Inter se fue atemperando con el paso de los minutos, lo que aprovechó el Real Madrid para controlar algo más el encuentro.

 

En el centro del campo conectaron Luka Modric y Toni Kroos y en los últimos minutos de la primera parte Jovic perdió un mano a mano con el meta Samir Handanovic (36) y Rodrygo envió al palo un disparo a la medida vuelta en el área (45).

EL INTER SE APAGA

El equilibrio en el juego aumentó en la segunda parte, marcada por la expulsión de Barella por roja directa por hacer ademán de dar un puñetazo a Militao (63).

«Jugamos muy bien hasta la tarjeta roja», reconoció tras el encuentro el técnico interista, Simone Inzaghi, precisando que la expulsión «nos afectó mucho en los últimos 30 minutos».

El Inter bajó de revoluciones en la segunda mitad, aunque trataba de mantener una mínima presión, que el equipo blanco lograba superar más fácilmente.

Casemiro pudo aumentar la cuenta en un disparo que detuvo Handanovic (58).

La expulsión de Barella desinfló al Inter, que cedió el protagonismo al Real Madrid, lo que fue aprovechado por Carlo Ancelotti para mover el banquillo pensando ya en el exigente encuentro de Liga del fin de semana contra el Atlético de Madrid.

Entraron Valverde, Asensio y Mariano por Rodrygo, Jovic y Kroos, y con apenas dos minutos sobre el terreno de juego, Asensio conectó un disparo desde el pico de área que entró tras pegar en el palo (79).

El gol fue la puntilla para el Inter, que, de su intensidad inicial, pasó a tratar de contener el Real Madrid hasta el final del encuentro.

Agencia AFP
AFP es una agencia de prensa cuya misión es proporcionar en todo momento una información exacta, imparcial y digna de confianza sobre la actualidad en el mundo entero.
Artículo anterior¿Estrategia correcta de Giammattei en Washington? Esto responden tres conocedores
Artículo siguienteEl Atlético obra el milagro en Oporto y avanza a octavos de Champions