Gladys Monterroso

licgla@yahoo.es

Abogada y Notaria, Magister en Ciencias Económicas, Catedrática de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Diploma otorgado por la Corte de Constitucionalidad en 2005, como una de las Ocho Abogadas Distinguidas en Guatemala, única vez que se dio ese reconocimiento, conferencista invitada en varias universidades de Estados Unidos. Publicación de 8 ediciones del libro Fundamentos Financieros, y 7 del libro Fundamentos Tributarios. Catedrática durante tres años en la Maestría de Derecho Tributario y Asesora de Tesis en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

post author

Gladys Monterroso

“Un problema deja de serlo si no tiene solución.” Eduardo Mendoza

Históricamente la humanidad ha vivido buscando la solución a los diferentes problemas de toda índole que ha enfrentado, sin meditar en que muchos de esos problemas no debieron haber surgido, la búsqueda a la solución a los mismos ha privado de tiempo, oportunidades, y como consecuencia desarrollo en su expresión más amplia, a la sociedad en general, la solución es consecuencia de un problema, tanto como la luz lo es de la oscuridad, ¿Por qué necesitamos la luz? Porque descubrimos la importancia de ella al enfrentarnos a la oscuridad, la mayoría de los problemas que afrontamos diariamente tienen una solución, sin embargo, muchos de estos surgen después de la solución.
Una diversidad de necesidades no básicas, se van convirtiendo en fundamentales conforme evoluciona la sociedad, hace 30 años podíamos vivir perfectamente sin un teléfono celular, hoy sin importar la condición social, en Guatemala contamos con más celulares que número de población, estos son cada vez más completos, lo que nos convierte en más incompletos, antiguamente utilizábamos una agenda para guardar nombres y números de teléfono, hoy todo está en el celular, ¿Cuántos números tenemos guardados en la mente? Los mínimos, dejamos de ejercitarla al dejar de necesitar conservar los números de nuestros contactos ¿Podríamos interactuar sin celular? Difícilmente, más los denominados millennials, y generaciones posteriores.

La problemática es mayor cuando mayor es el problema y la solución, ¿La guerra es un problema? Lo es para la sociedad en conflicto, y la solución es la paz, sin embargo durante todo el período de guerra, muchos (demasiados) grupos y personas se ven beneficiados del inicio, el desarrollo y el final de la guerra, los intereses económicos alrededor de la misma son innumerables, a todos los que se benefician de ella no les importa la cantidad de lisiados, huérfanos y viudas que engrosan un nuevo grupo de desprotegidos que viven de la caridad del Estado que ha sido parte de la guerra, los conflictos bélicos alrededor del mundo se mantienen vivos porque son necesarios para los productores de armamento, la guerra siempre ha sido y seguirá siendo un negocio.

La corrupción es un problema, sin embargo no se atacan sus raíces, porque la misma es necesaria para mantener el caos en el que viven los países que adolecen de este mal, entre ellos el nuestro, hay grupúsculos que se han beneficiado históricamente del cada vez más creciente estado de corrupción que embarga al país, las raíces de la corrupción son conocidas por todos los que se han beneficiado de ella, y que desde su inicio no la atacaron frontalmente, la han mantenido hasta niveles escandalosos porque también el un negocio para quienes viven de ella, porque son parte indispensable, el corrupto, el que corrompe, y el que vive del caos en general.

La pobreza es un problema estructural de nuestra sociedad, sin embargo la misma no solamente se ha mantenido, ha aumentado considerablemente en los últimos años, sin que exista voluntad política de atacarla, porque es necesaria para mantener el estatus quo de quienes han mantenido históricamente a la sociedad de rodillas, derivado de lo anterior, no existen programas de alfabetización, menos de instrucción para que la sociedad en general se mantenga en un estado de “ignorancia” porque es necesario mantener a los individuos en la oscuridad de la ignorancia, solamente así no serán libres de tomar sus decisiones, y podrán ser embaucados por falsos profetas que se enriquecen de la penumbra que inunda el pensamiento, estos pueden presentarse como representantes de la fe religiosa o como las grandes soluciones a nuestros problemas, pero estas no llegan, no porque no existan, es necesario que no se implementen para los que se benefician de ella.

Si observamos todos los problemas tienen un elemento en común que los hace necesarios, no para la sociedad, para satisfacer intereses de unos cuantos, las interrelaciones, la guerra, la corrupción, la pobreza, de las primeras se podrá decir que son necesarias para el desarrollo de la sociedad, pero de esa necesidad surge un elemento en común con las demás: El dinero.

El factor económico es el mayor problema que afronta la sociedad, porque el ser humano es capaz de crear tanto desarrollo como enfermedades endémicas sociales, con el objetivo de obtener mayor riqueza para unos cuantos, en detrimento de la sociedad en general.

El problema no es que exista pobreza, el problema es que la pobreza de muchos se fomente para crear riqueza de unos pocos.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorQuinquenio sombrío para la sociedad guatemalteca desde la CC
Artículo siguienteReformas para mejorar la productividad