El papel de refuerzo inmunitario de las vitaminas

Funcionamiento de las Vitaminas. Foto la hora: Cortesía.

Alfonso Mata

 Las vitaminas
La función protectora de los suplementos de vitamina A contra una variedad de infecciones se ha informado ampliamente en la literatura.

Vitamina A
La vitamina A es esencial para mantener las funciones corporales normales, incluida la defensa contra las infecciones. Una ingesta inadecuada de alimentos ricos en vitamina A da como resultado una deficiencia de vitamina A, por lo que es necesaria la suplementación. En pollos infectados con el virus de la bronquitis infecciosa, un tipo de coronavirus, hubo una marcada diferencia en los niveles de retinol plasmático, proteína transportadora de retinol, albúmina y transtiretina entre aquellos alimentados con dietas adecuadas con vitamina A y aquellos alimentados con dietas marginalmente deficientes. Además, la eficacia comprometida de la vacuna inactivada del coronavirus bovino se atribuyó a la deficiencia de vitamina A en terneros infectados. La evidencia sugiere además que la suplementación con vitamina A en los niños reduce las muertes asociadas con enfermedades diarreicas y respiratorias

La vitamina A es capaz de defender al cuerpo contra una variedad de infecciones, principalmente regulando la proliferación y diferenciación de las células inmunes. Se ha sugerido que la suplementación con vitamina A preformada reduce la secreción de citocinas proinflamatorias como el factor de necrosis tumoral α y la interleucina 6 en respuesta a infecciones. También se ha demostrado que el ácido retinoico exhibe propiedades inmunoreguladoras, en particular en la defensa humoral en infecciones virales. En la actual pandemia de COVID-19, los investigadores han sugerido la suplementación con vitamina A como parte de una solución multivitamínica a medida para satisfacer la RDA como una opción prometedora para combatir el COVID-19 en pacientes no críticos.

Vitaminas B
Como cofactores de las enzimas, las vitaminas B son fundamentales para la formación y el metabolismo energético de ciertas moléculas orgánicas. Múltiples estudios han sugerido un papel significativo de las vitaminas B, p. Ej., Ácido fólico, B 12 y B 6, en la función del sistema inmunológico. Estas vitaminas tienen la capacidad de operar como donantes de un carbono en la síntesis de nucleótidos, y el metabolismo de un carbono está involucrado principalmente en vías bioquímicas complejas que son responsables de la donación y regeneración de unidades de un carbono. Las células asesinas naturales y los linfocitos CD8 + citotóxicos también están influenciados por estas vitaminas; por lo tanto, se debe mantener un equilibrio de B 12 y folato para las respuestas inmunes. La Vitamina B6 en forma de fosfato de piridoxal es particularmente importante, desempeñando un papel activo como cofactor en al menos 160 vías catalíticas, y se ha demostrado que algunos metabolitos exhiben propiedades inmunomoduladoras.

Los informes científicos validan el papel significativo de la vitamina B en el funcionamiento normal del sistema inmunológico, incluidos los efectos reguladores directos de la vitamina B sobre la respuesta inmunitaria. Entre sus innumerables características de promoción inmunitaria, se ha demostrado que la vitamina B 3 inhibe la infiltración de neutrófilos en los pulmones, lo que indica un efecto antiinflamatorio durante la lesión pulmonar asociada al ventilador. Zhang y Liu informó que la deficiencia de vitaminas B influye negativamente en el sistema inmunológico y sugirió que la suplementación con vitaminas B proporciona defensa contra las infecciones virales. Se ha demostrado que la deficiencia de vitaminas B debilita la respuesta inmunitaria del huésped; por lo tanto, las vitaminas B pueden tener un papel en la mejora del sistema inmunológico de los pacientes con COVID-19.

Vitamina C
Una gran cantidad de literatura científica respalda el papel de la vitamina C como refuerzo inmunológico. Además de ejercer actividad antioxidante, la suplementación con ácido ascórbico afecta significativamente la regulación epigenética y la señalización celular. El papel potencial de la vitamina C como agente antiviral contra el coronavirus ha sido observado en modelos animales. Varias características de apoyo inmunológico de la vitamina C, incluida la participación en la fagocitosis, la producción de anticuerpos, el crecimiento y funcionamiento de las células inmunitarias y la transición de leucocitos en los sitios de infección. También existe evidencia del papel de la vitamina C como un agente antihistamínico débil para reducir los síntomas de congestión nasal e inflamación de los senos nasales.

Numerosos estudios han descrito bien la función de mejora de la suplementación con vitamina C en las infecciones del tracto respiratorio superior. La vitamina C ha mostrado potencial para restaurar el daño causado por la fagocitosis alterada y el estallido respiratorio. También se ha comprobado que reduce la duración y la gravedad del resfriado común en adultos y niños. Vitamina C intravenosa en dosis altas, administrada de 50 a 200 mg / kg / d como tratamiento en pacientes con síndrome de dificultad respiratoria aguda inducido por virus con oxigenación por membrana extracorpórea, fue informado. Estudios anteriores han demostrado que la suplementación con vitamina C se asocia con una menor incidencia de neumonía e infecciones del tracto respiratorio inferior y también ofrece protección contra la infección por coronavirus al estimular el sistema inmunológico. Asi se ha sugerido la suplementación con vitamina C como una opción de tratamiento para COVID-19. En general, no se han documentado efectos adversos de grandes dosis de vitamina C administrada por vía intravenosa u oral, excepto en pacientes con deficiencia de glucosa 6-fosfato o insuficiencia renal.

Vitamina D
Los receptores de vitamina D están presentes en monocitos, macrófagos, linfocitos T y B y otras células inmunes. El estado de la vitamina D se correlaciona con varias enfermedades autoinmunes e inflamatorias. La evidencia de esta asociación podría demostrarse por el gradiente norte-sur observado con respecto a la prevalencia de diabetes mellitus tipo I, enfermedad inflamatoria intestinal y esclerosis múltiple, lo que sugiere una reducción de la síntesis intracutánea de vitamina D en latitudes más altas. La vitamina D tiene la capacidad de fomentar la diferenciación de monocitos en macrófagos, que destruyen los agentes invasores. La formación de proteínas antimicrobianas especiales está regulada por ciertos metabolitos de la vitamina D, y estas proteínas antimicrobianas desempeñan un papel importante en la lucha contra las infecciones, incluidas las pulmonares, al destruir patógenos.

Las infecciones del tracto respiratorio pueden exacerbar gravemente las enfermedades crónicas, lo que aumenta el riesgo de muerte. La vitamina D puede actuar a través de varios mecanismos para disminuir el riesgo de infecciones respiratorias, incluida la neumonía. Estos hallazgos respaldados por los hallazgos cuyo metaanálisis sugiere que la deficiencia de vitamina D está asociada con un mayor riesgo de neumonía. La suplementación con vitamina D es segura y protectora contra la infección aguda del tracto respiratorio y es más beneficiosa en pacientes con deficiencia de vitamina D. Asimismo, se ha sugerido administrarla por día para prevenir la infección entre personas con riesgo de influenza o COVID-19. La suplementación con vitamina D 3 también parece disminuir la mortalidad en las personas mayores que viven de forma independiente o en instituciones.

Sin embargo, existe la necesidad de validar si la suplementación con vitamina D es beneficiosa para los pacientes con COVID-19, ya que se observaron resultados contradictorios en algunos estudios.

Vitamina E
Como potencial antioxidante, la vitamina E tiene la capacidad de proteger a las células y sus componentes funcionales de las lesiones causadas por la liberación de especies reactivas de oxígeno que ocurren durante las reacciones inmunes a los patógenos invasores en las infecciones respiratorias.

La vitamina E participa en múltiples aspectos de la respuesta inmunitaria, incluida la fagocitosis, la producción de anticuerpos y la proliferación de células T. El papel de la suplementación con vitamina E para mejorar la función de las células T está bien documentado en la literatura. La vitamina E tiene un efecto directo sobre las células T. La vitamina E ejerce también efectos inmunomoduladores mediados por la transcripción genética. La deficiencia de vitamina E conduce a una respuesta inmune debilitada, aunque la deficiencia es rara en humanos. Recientemente un estudio informó que la vitamina E es un compuesto de gran éxito, junto con el ruxolitinib y la glutamina, para inducir señales de expresión genética que contrarrestan las señales asociadas a la enfermedad. Los estudios de población grande, doble ciego, sugieren algunos efectos secundarios de la suplementación oral de vitamina E en una dosis de 3200 mg / d.