El Papa Francisco se consolida como líder mundial mejor valorado por los españoles

El Papa Francisco junto al nuevo “Papamóvil”. FOTO LA HORA/DPA/EUROPA PRESS/GRUPO RENAULT.

MADRID
Agencia DPA/Europa Press

El Papa Francisco es el líder internacional más valorado en España. El 71 por ciento de los españoles tiene una opinión favorable del Pontífice, una valoración prácticamente idéntica a la obtenida en la encuesta de 2018, según datos de una encuesta realizada por Sigma Dos.

En España todas las franjas de edad (a partir de 18 años) y en ambos sexos, el Papa obtiene mayores valoraciones positivas que negativas. La valoración mejora a medida que aumenta la edad.

Los españoles que mejor valoran al Pontífice son los mayores de 65 años, que llegan a emitir un 86.4% de valoraciones positivas. Por otro lado, el 32.4% de los jóvenes entre 18 y 24 años tienen una opinión desfavorable hacia el Papa. Por situación de empleo, es peor valorado en el segmento de parados que buscan su primer empleo (33.3%) y los estudiantes (28.3%).

Rumanía -país ortodoxo en su mayoría- es el país que mejor valora al Papa, con un 88% de opiniones favorables. De la misma manera, su aprobación alcanza también su máximo nivel en Filipinas, donde es aprobado por un 87% de la población, Líbano y Colombia (85%) e Italia (83%). En este ranking, España se sitúa en el décimo lugar.

Su figura solo es rechazada en 6 países -todos de religiones no cristianas, salvo Serbia-, con Siria a la cabeza, donde el Papa es valorado negativamente por el 64% de la población.

La canciller alemana, Angela Merkel, también repite como segunda líder mundial y primera europea mejor valorada por los españoles, con un 61% de aprobación. España es, además, uno de los pocos países europeos donde la Canciller mejora ligeramente su imagen en relación a la encuesta del año anterior.

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, se sitúa en tercer lugar entre las preferencias de los españoles, con un 48% de opiniones positivas. Se da la paradoja de que Macron es mejor valorado en España que en Francia, donde recibe la opinión favorable de tan solo el 32% de aprobación frente a un 60% de desaprobación.