El no me – no te ayudes

Pedro Pablo Marroquín

pmarroquin@lahora.com.gt

Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!

post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
pmarroquin@lahora.com.gt
@ppmp82

Hay momentos en la vida en los que se dan circunstancias que deben ser analizadas de manera integral, porque conjugan muchos hechos, factores y situaciones que pueden mandar diversos mensajes que, dependiendo los contextos, terminan ayudando o empeorando una situación.

Desde que Consuelo Porras fue electa se dijo que su designación se daba en un momento en el que muchos habían jurado que el primer paso de la recuperación del Estado cooptado pasaba por la neutralización del Ministerio Público (MP) y su posible utilización para revanchas de aquellos que se sentían agredidos.

Y ayer que el presidente Jimmy Morales, su Vicepresidente, su Ministro de Gobernación, el presidente del Congreso, Álvaro Arzú, el presidente de la CSJ Néster Vásquez y el representante del Vaticano, quien le desagrada que se combata la corrupción, se hicieron presentes en el primer informe de labores de Porras, tras años de no poner un pie para actividades del MP o la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), enviando un poderoso mensaje.

Morales criticaba antes al MP de forma abierta como ahora lo hace con el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y el que se haga presente para celebrar el primer año de la Fiscal dice mucho, más cuando es alguien señalado de haber estado presente en la finca de alguien que pocos días después se entregó o lo capturaron sindicado de narcotráfico.

En las mismas está la Corte de Constitucionalidad (CC), pues sabiendo lo que de ese ente decían en su “defensa a Sandra Torres”, decidieron ayer no seguir postergando más el resolver la acción del MP y CICIG contra la decisión de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que la benefició y, más aún, teniendo en cuenta que el lunes quedó fuera Zury Ríos y el miércoles Thelma Aldana, por decisiones de la misma Corte.

La CC se mató con su propia mano. Anunció que el miércoles resolvían lo de Torres, luego que el jueves y finalmente resolvieron alimentando el rumor de que esa Corte iba a proteger a Sandra Torres. Para sorpresa de todos, ayer conocieron el recurso, declarando con lugar el amparo provisional PERO, siempre no regresaron el expediente a la CSJ (no digamos fijándole plazo para que resolvieran) y se lo quedarán ellos, solo Dios sabrá cuánto tiempo.

Si ya sabían lo que se estaba diciendo del papel de la CC y la “defensa a Torres”, es totalmente incomprensible cómo pueden haber resuelto de esa manera que a todas luces se convierte en un beneficio a la candidata de la UNE, sobre quien todavía debaten los grandes poderes (blancos o rasos) si será la carta con la que se intentarán morir para preservar este perverso sistema. La CC se puso, solita, en una posición muy mala y manda un mensaje que sí, desde esa corte, se defiende a Torres.

Y para terminar, uno puede entender y valorar a las mujeres que luchan contra el sistema, pero el hecho que Thelma Aldana haya cerrado el programa con Fernando del Rincón hablando sobre Thelma Cabrera, le dio munición a quienes la han criticado. Aldana tuvo que emitir un tuit al respecto aclarando que no la había apoyado.

Creo que fue un error porque Cabrera hoy representa a un grupo al que se le cuestiona su operación al margen de la ley, porque las injusticias no se combaten con más injusticias y esto no es un tema de origen de las personas, porque lo mismo es alabar a un candidato que representa fuerzas que operan al margen del marco legal, sin importar si son indígenas o de cuello blanco aglutinados en organizaciones que también conviven, incentivan o hasta ejecutan acciones al margen de la ley para lograr el objetivo de tener un Estado capturado.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorNormalización del racismo
Artículo siguientePara hacerlo obvio