El mito de la mirada mágica de Mona Lisa ha sido desacreditado

MADRID
Agencia DPA / (Europa Press)

En ciencia, el ‘Efecto Mona Lisa’ se refiere a la impresión de que los ojos de la persona retratada en una imagen parecen seguir al espectador cuando se mueven frente a la imagen.

Dos investigadores del CITEC (Cluster of Excellence Cognitive Interaction Technology) en la Universidad de Bielefeld demuestran que, irónicamente, este efecto no se produce con la pintura mundialmente famosa de Leonardo da Vinci ‘Mona Lisa’ desacreditando una leyenda científica. Los investigadores presentan los resultados de su estudio en la revista científica i-Perception.

“La gente es muy buena para evaluar si otros los están observando o no. La psicología de la percepción lo demostró en la década de 1960”, dice el profesor Gernot Horstmann, miembro del grupo de investigación en Psicología Neuro-Cognitiva del Departamento de Psicología de la Universidad de Bielefeld y el Grupo de Excelencia CITEC. Horstmann se especializa en el movimiento y la atención ocular, y es uno de los dos autores de este nuevo estudio.

En su investigación sobre comunicación con robots y avatares, Loth encontró repetidamente el término ‘Efecto Mona Lisa’, acuñado en relación a la famosa pintura al óleo del siglo XVI. “El efecto en sí es innegable y demostrable”, dice Loth. “Pero con la Mona Lisa, de todas las pinturas, no tuvimos esta impresión”.

Para probar esta observación, Horstmann y Loth hicieron que 24 participantes del estudio miraran a la Mona Lisa en una pantalla de computadora y evaluaran la dirección de su mirada. Los participantes se sentaron frente al monitor. Se colocó una regla plegable simple entre ellos y la pantalla a varias distancias. Los participantes indicaron dónde la mirada de Mona Lisa se encontraba con la regla.

Para probar si las características individuales de la cara de Mona Lisa influyeron en la percepción que los espectadores tenían de su mirada, los investigadores utilizaron 15 secciones diferentes del retrato, desde la cabeza hasta los ojos y la nariz. Cada imagen se mostró tres veces en orden aleatorio. A mitad de la sesión, los investigadores también cambiaron la distancia de la regla al monitor.

Horstmann y Loth recopilaron más de 2 mil evaluaciones de esta manera, y casi todas las mediciones indicaron que la mirada de Mona no es directa sino que está del lado derecho del espectador. El resultado: “Los participantes en nuestro estudio tuvieron la impresión de que la mirada de Mona Lisa estaba orientada hacia su lado derecho. Más específicamente, el ángulo de la mirada era de 15,4 grados en promedio”, dice Gernot Horstmann. “Por lo tanto, está claro que el término ‘Efecto Mona Lisa’ no es más que un nombre inapropiado. Ilustra el fuerte deseo de ser observado y ser el centro de atención de otra persona, ser relevante para alguien, incluso si no se conoce a la persona en absoluto”.

La dirección de la mirada juega un papel importante en el diseño de personajes virtuales o avatares para sistemas de asistencia o juegos de computadora. “Cuando nos comunicamos con un avatar, por ejemplo, en un entorno virtual, la mirada mejora nuestra comprensión del avatar”, dice Sebastian Loth. “Al usar su mirada, el agente virtual puede expresar su atención y puede apuntar a objetos que son o serán relevantes para la tarea, como un humano”.