El jardín japonés de la vida

Gladys Monterroso

licgla@yahoo.es

Abogada y Notaria, Magister en Ciencias Económicas, Catedrática de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Diploma otorgado por la Corte de Constitucionalidad en 2005, como una de las Ocho Abogadas Distinguidas en Guatemala, única vez que se dio ese reconocimiento, conferencista invitada en varias universidades de Estados Unidos. Publicación de 8 ediciones del libro Fundamentos Financieros, y 7 del libro Fundamentos Tributarios. Catedrática durante tres años en la Maestría de Derecho Tributario y Asesora de Tesis en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

post author

Gladys Monterroso
licgla@yahoo.es

“El grado de percepción que cada cual posee es una medida exacta de sí mismo.”
Thomas Carlyle

Estamos tan acostumbrados a creernos dueños de la verdad, que no nos detenemos a cuestionarnos qué es lo que ven nuestros ojos, y cómo procesamos la información que recibimos, si el azul celeste del cielo existe o es lo que creemos ver, quien no se pregunta que hay detrás de la montaña, nunca sabrá si existe algo más o no.

Viene a colación lo anterior porque en nuestro diario vivir, y en la forma en que incidimos en los demás, una palabra, un gesto o la falta de ellos puede decir mucho en nuestra relación en sociedad, los jardines japoneses, tienen la característica que se encuentran compuestos por un numero determinado de piedras, los monjes se dedicaban a la contemplación de los jardines, pero no era una contemplación baladí, era una contemplación con una enorme carga filosófica, en la que contemplaban el jardín desde distintos ángulos, y dependiendo del lugar desde el que observaban, así era el número de piedras que miraban y la sinuosidad de las mismas era diferente.

¿Cuál es la importancia de la contemplación de los jardines japoneses y su interpretación? Que la verdad no existe, que cada persona ve la vida de acuerdo con el espacio en el que le a tocado que transcurra su propia vida, derivado de eso, podemos ver el vaso medio lleno o medio vació, podemos tener un diferente concepto del bien y del mal, de lo bueno y de lo malo, si es que existen estos conceptos en la vida diaria.

El interés en nuestras vidas de la filosofía japonesa, se traduce en la información que recibimos y como la procesamos, veamos, los abogados interpretamos la ley, para nosotros una coma tiene un significado especial, porque divide la oración y le da una connotación diferente del que tendría si la coma no existiera, de ahí que captemos la letra desde una perspectiva diferente, el ejemplo del abogado se puede trasladar a la sociedad en general, todos encontraremos comas en nuestra vida, ¿Qué significado le daremos? El que decidamos darle, puede ser una pausa, convertirse en punto y coma, una pausa más larga de tiempo o un punto final, un hasta aquí, aunque podamos seguir escribiendo en un próximo párrafo, pero ese será otro tema.

Viene a colación lo anterior porque estamos viviendo tiempos históricamente difíciles, en lo económico, salud, educación y política entre otras áreas en las que el utilitarismo negativo (Yo y mis necesidades somos lo más importante) Nos plantea un panorama complejo de lo absurdo a veces del diario vivir de individuos que anteponen lo económico a la salud de la sociedad en general, como lo es la falsificación de las pruebas del Covid-19, situación que debería ser calificado como un crimen de lesa humanidad, en el que la empresa responsable se manifiesta “ conmocionada al enterarse del fraude perpetrado en el país por un exsocio comercial que supuestamente falsificó las pruebas iAMP que ellos elaboran.” Culpando la transnacional a la empresa guatemalteca, en espera del resultado de la investigación, porque aún no existe claridad de quien es la responsabilidad, lo que sabemos es que sucedió y perjudicó a un número aún no identificado de personas.

Supe de varias personas que dieron negativo en las pruebas y algunos de ellos murieron, de tratarse de la prueba antes mencionada, existe una responsabilidad penal por parte de la empresa responsable, porque jugaron con la vida de personas que confiaron en el producto, que en medio de una pandemia ofrecieron, el caso es relevante porque se jugó con la vida de personas en aras de obtener mayores recursos económicos.

Situándonos en el jardín japonés, no cabe duda que la empresa responsable, (Cualquiera que esta resulte ser de la investigación que se realizará) y las victimas verán un una cantidad y sinuosidad diferente de las piedras del jardín, probablemente las victimas y sus familiares las verán más agrestes y oscuras, y ¿La empresa? A partir de que se hizo pública la información no creo que las pueda ver bien situadas.

No señores la vida de los seres humanos es más importante que las ganancias fraudulentas, aunque hasta el momento no se puede culpar a nadie en específico, lo cierto es que un responsable si hay, y el lo sabe, en algún momento se descubrirá quien es.

Baste saber que el criminal sepa que ha cometido un crimen, para que exista culpabilidad, sin importar desde que lugar contemple el jardín.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorCiclo escolar 2021 empañado por la incertidumbre
Artículo siguienteNihilismo y delirio nihilista