El herpes, nuevo desafío para el viaje a Marte

Composición de misión Orión para el viaje tripulado a Marte. Foto la hora: NASA / Europa Press/dpa.

MADRID
Agencia dpa / (Europa Press)

Los virus del herpes se reactivan en más de la mitad de la tripulación a bordo de las misiones del transbordador espacial y la estación espacial internacional.

Según una investigación de la NASA publicada en Frontiers in Microbiology, si bien solo una pequeña proporción desarrolla síntomas, las tasas de reactivación del virus aumentan con la duración del vuelo espacial y podrían presentar un riesgo de salud significativo en las misiones a Marte y más allá.

Los sistemas de detección viral rápida de la NASA y la investigación en curso del tratamiento están comenzando a proteger a los astronautas, y también a los pacientes inmunocomprometidos en la Tierra.

“Los astronautas de la NASA soportan semanas o incluso meses expuestos a la microgravedad y la radiación cósmica, sin mencionar las fuerzas G extremas de despegue y reingreso”, dice el autor principal, el doctor Satish K. Mehta, de KBR Wyle, en el Centro Espacial Johnson. “Este desafío físico se ve agravado por factores estresantes más familiares, como la separación social, el confinamiento y un ciclo alterado de sueño-vigilia”.

Para estudiar el impacto fisiológico del vuelo espacial, Mehta y sus colegas analizan las muestras de saliva, sangre y orina recolectadas de los astronautas antes, durante y después del vuelo espacial.

“Durante los vuelos espaciales hay un aumento en la secreción de hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina, que se sabe que suprimen el sistema inmunológico. En consonancia con esto, encontramos que las células inmunitarias de los astronautas, particularmente aquellas que normalmente suprimen y eliminan los virus, se vuelven menos efectivas. durante el vuelo espacial y, a veces, hasta 60 días después “.

En medio de esta amnistía inducida por estrés sobre la muerte viral, los virus latentes se reactivan y reaparecen.

“Hasta la fecha, 47 de 89 (53%) astronautas en vuelos cortos en transbordadores espaciales, y 14 de 23 (61%) en misiones ISS más largas eliminan el herpes virus en sus muestras de saliva o de orina”, informa Mehta. “Estas frecuencias, así como la cantidad, de propagación viral son marcadamente más altas que en las muestras de antes o después del vuelo, o de controles sanos emparejados”.

En general, se detectaron cuatro de los ocho virus herpes humanos conocidos. Estas incluyen las variedades responsables del herpes oral y genital (HSV), la varicela y la culebrilla (VZV), que permanecen toda la vida en nuestras células nerviosas, así como el CMV y el EBV, que tienen una residencia permanente pero sin incidentes en nuestras células inmunitarias durante la infancia. CMV y EBV, son dos virus asociados con causar diferentes cepas de mononucleosis o la “enfermedad del beso”.

La exploración del espacio profundo podría depender de una prevención y tratamiento efectivos. Hasta ahora, este derramamiento viral es típicamente asintomático. “Sólo seis astronautas desarrollaron síntomas debido a la reactivación viral”, dice Mehta. “Todos eran menores”.

Sin embargo, la eliminación continua del virus después del vuelo podría poner en peligro a los contactos inmunocomprometidos o no infectados en la Tierra, como los recién nacidos.

“Los VZV infecciosos y el CMV se eliminaron en los fluidos corporales hasta 30 días después del regreso de la Estación Espacial Internacional”.

Además, mientras nos preparamos para las misiones del espacio profundo humano más allá de la Luna y Marte, el riesgo de que la reactivación del virus del herpes represente a los astronautas y sus contactos podría ser más crucial.

“La magnitud, la frecuencia y la duración de la propagación viral aumentan con la duración del vuelo espacial”.

El desarrollo de contramedidas para la reactivación viral es esencial para el éxito de estas misiones en el espacio profundo, sostiene Mehta.

“Los ensayos de otras vacunas contra el virus del herpes son poco prometedores, por lo que nuestro enfoque actual es el desarrollo de regímenes de tratamiento específicos para las personas que sufren las consecuencias de la reactivación viral.