Pedro Pablo Marroquín

pmarroquin@lahora.com.gt

Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!

post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
pmarroquin@lahora.com.gt
@ppmp82

Los Netcenters no se guardan nada y ayer, celebraban con bombos y platillos algo relacionado a un agente fiscal de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), de inmediato pensé que era cierta la información y que había que indagar más, porque es sabido que el circulo de Consuelo Porras provee de información a amigos del sistema.

Y es que resulta que Consuelo Porras “ascendió” – para que no les pase las de Estuardo Pantaleón- a Carlos Vides, el fiscal que tenía a su cargo muchos casos entre ellos el de los Q122 millones ligados al ex ministro José Luís Benito, quien además estuvo a punto de ser confirmado como Jefe de la cartera de Comunicaciones en el Gobierno de Alejandro Giammattei. Además llevaba otros como Construcción y Corrupción fases 1 y 2, Red de Poder, Corrupción y Lavado, entre otros.

Pero la jugada no solo fue quitar a Vides sino poner en su lugar a Cinthia Monterroso, la fiscal que denunció a Erika Aifán sin éxito. La Hora consultó a la Fiscalía de Asuntos Internos por una denuncia que se interpuso en contra de Monterroso, pero una persona que pidió no ser citada porque ya recibió advertencia que no podía revelar nada, explicó que en la fase preliminar se encontraron indicios para proceder en su contra, pero que la Fiscal General ordenó archivar el expediente.

Todo esto es la consecuencia de que Consuelo Porras se fue a plantar a la FECI y lo hizo después de una reunión secreta con el presidente Alejandro Giammattei y Silvia Patricia Valdés y pasa justo ahora cuando Gustavo Alejos, el hundido que no quiere acabar solo, está abriendo la boca en temas importantes como la elección de cortes y muchos otros (sabe demasiado), como por ejemplo la elección de la primera Junta Directiva que llevó a Allan Rodríguez a la Presidencia del Congreso.

Porras eligió con mira a Monterroso porque ella sabe que tiene enemistad contra Aifán, los actos de Porras siguen buscando obstruir la justicia y que las causas queden en plena impunidad, que nadie más del MP pueda tener acceso a las pruebas, a hacer las peticiones, presentar los casos y un largo etcétera como pasó en la Fiscalía Contra la Corrupción.

Porras mató la independencia fiscal y los guatemaltecos deben saber con certeza que, por ejemplo, nunca sabremos a ciencia cierta qué pasó entre Alejandro Giammattei y los rusos porque Desconsuelo nunca dejará. Ayer supimos que VAMOS se adelantó a pedir el apartamiento de Sandoval en una investigación que no se sabe cuál es pero que sí les preocupa; no se olvida el detalle que Benito (el de los Q122 millones) estuvo a punto de ser confirmado.

Alejandro Giammattei ya bajó el dedo y Consuelo Porras anda viendo qué hace para deshacer a la FECI y con eso sentir que se pone las suficientes estrellitas en la frente para lograr la reelección. Si Estados Unidos les pregunta a ambos, saldrán con cuentos chinos, palabras bonitas y un tamal bien armado para “justificar” el cambio de Vidés por Monterroso, pero la verdad es que simple y sencillamente este es un paso firme y peligros que marca el inicio del fin de la FECI, porque así harán con todos.

No quitarán a Sandoval (quieren que renuncie) pero le quitan toda su independencia, le impondrán a fiscales que saben que son del equipo del sistema y más proclives a la impunidad y con eso harán una FECI de fachada, inútil e incapaz, como hicieron con las otras fiscalías. Adiós a investigar qué pasa con el dinero de los guatemaltecos.

De esa manera, hacer más negocios como el contrato ruso, recibir mordidas de contratistas y licenciatarios y un largo etcétera, será el pan de todos los días y con eso adiós a la certeza necesaria para ser un mercado que atraiga capitales extranjeros y motive la inversión local.

Solo un aire con remolino de la gente y la comunidad internacional, puede detener el asalto en marcha a la FECI.

Pedro Pablo Marroquín
Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!
Artículo anteriorGiammattei no aprovechará su segunda oportunidad
Artículo siguienteOtra vez el presupuesto