La experiencia ha demostrado que los sistemas de Salud se enfocan usando ideas sobre el rechazo de las vacunas que suelen encajar más con el grupo VRj. Foto la hora: AP

Alfonso Mata

El rechazo a las vacunas, no es algo que empezó ayer. Esto puede deberse a una variedad de razones que incluyen: 1º. complacencia e indiferencia (percepciones de bajo riesgo de enfermedades prevenibles por vacunación, tolerancia hacia la enfermedad), 2º. Falta de acceso conveniente a los servicios y sus prestaciones de vacunas y 3º Falta de confianza en las vacunas debido a preocupaciones sobre seguridad y otras cuestiones relacionadas con las vacunas.

Por consiguiente, un movimiento a favor de la vacuna, no puede caracterizar a todas las personas que evitan las vacunas como «antivacunas» o «negacionistas de las vacunas». Por lo anterior, dos psicólogas: E Allison Hagood y Stacy Mintzer Herlihyr sugierieron 3 caracterizar a los individuos antivacuna en tres categorías: 1.Rechazadores (VRj), 2.resistentes a la vacuna (VR), o 3.vacilantes a la vacuna (VH).

Los VRj que rechazan las vacunas, son aquellos que están «firmemente arraigados en su negativa a considerar la información de las vacunas»; son propensos al pensamiento de la teoría de la conspiración y pueden evitar por completo al personal de salud comprometido en esta tarea y volcarse en favor de prácticas médicas «complementarias» o «alternativas». Por consiguiente, es poco probable que cambien sus opiniones sobre las vacunas.

Los VR son aquellos que actualmente pueden rechazar la vacunación, pero aún están dispuestos a considerar la información, y tienen una menor incidencia de creencias en teorías de conspiración que los individuos VRj.

Las personas vacilantes (VH) los desconfiados, tienden a sentir ansiedad por las vacunas, pero no están comprometidas con el rechazo de la vacuna.

La población antivacuna también puede clasificarse en: los «que se niegan», «los vacunadores tardíos / selectivos» y «los vacilantes». De acuerdo al mensaje de nuestras psicólogas, las intervenciones dirigidas a cambiar mentes o actitudes para aumentar la aceptación de las vacunas, deben tener en cuenta el espectro de creencias con respecto a las vacunas para que se adapten adecuadamente al público objetivo las metas educativas, en lugar de asumir que todas las personas con inquietudes sobre las vacunas, tienen una sola creencia cohesiva sistema.

La experiencia ha demostrado que los sistemas de salud se enfocan usando ideas sobre el rechazo de las vacunas que suelen encajar más con el grupo VRj. Aunque este grupo puede ser el más expresivo en preocupaciones sobre las vacunas, es probable que en un medio sean una minoría de personas adversas a las vacunas y aunque sean menoría, estos rechazores suelen ser más activos y pueden causar más daño en el público en general al amplificar los mitos y la información errónea sobre la vacunación y desviar las opiniones de los demás de la aceptación de la vacuna.

Una cosa si resulta cierta, las intervenciones deberían centrarse en el grupo VH. La vacilación ante las vacunas se ha definido como «retraso en la aceptación o rechazo de las vacunas a pesar de la disponibilidad de servicios de vacunación», para separarlos de las personas o niños que pueden retrasarse en las vacunas por falta de servicios o acceso más que por una creencia filosófica. En general, se piensa que este grupo es el más susceptible a las intervenciones, porque por lo general no son sólidamente antivacunas y pueden ser considerados «al borde del precipicio» en muchos temas de vacunas. Sus preocupaciones que expresan sobre las vacunas son aparentemente menores (dolor durante las inyecciones, la fiebre después de la vacunación) pero también pueden tener preocupaciones sobre el autismo y la vacuna MMR, el síndrome de Guillain-Barré y la vacuna contra la influenza, u otros.

Involucrar en educación y promoción gente que no comprenda la ciencia y tampoco las objeciones y referencias que pueden usar los que rechazan las vacunas, ni la comprensión de los argumentos y preocupaciones que las personas tienen sobre las vacunas, y de dónde se originan, no permite una mejor comunicación sobre las vacunas por parte de la práctica de la salud.

Además, los educadores deben darse cuenta de que es muy poco probable que la interacción directa con los rechazadores activos cambie su opinión, aunque se sabe menos acerca de la eficacia de esta táctica en los «acechadores» u otros lectores u oyentes que pueden estar siguiendo una conversación pero no participando. Investigaciones anteriores han documentado que la exposición a información social en línea puede afectar las actitudes y el comportamiento, aunque esto no se ha probado explícitamente con lectores de información sobre vacunas, ya sea provacuna o antivacuna.

Como mucha frecuencia se ha señalado erróneo, el impulso del sistema de salud de simplemente educar al público. Este modelo, conocido como el “modelo de déficit de información” de la comunicación sobre algo, asume que el público simplemente no tiene educación o está mal educado acerca de las vacunas, y que proporcionar información fáctica adicional llenará esta brecha de conocimiento y llevará a las personas a vacunar. Desafortunadamente, no se ha demostrado que la información por sí sola aumente la confianza en la vacuna entre los indecisos. La vacilación ante las vacunas se ha definido como «retraso en la aceptación o rechazo de las vacunas a pesar de la disponibilidad de servicios de vacunación», para separarlos de las personas o niños que pueden retrasarse en las vacunas por falta de servicios o acceso más que por una creencia filosófica. Sobre este tema es que se debe trabajar

Finalmente es objetivo fundamental en los procesos educativos y promocionales que se monten, lograr crear cambios en el campo que se ha denominado de las tres «C»: complacencia, confianza, y conveniencia, con el fin de lograr como meta final que «Las personas y las comunidades comprenden el valor de las vacunas y exigen la inmunización como un derecho y una responsabilidad».

En el modelo de las “3 C”, la confianza se define como la plena creencia en (i) la eficacia y seguridad de las vacunas; (ii) en la entrega del sistema incluyendo la confiabilidad y competencia de los servicios de salud y los profesionales de la salud y (iii) las motivaciones de los responsables de la formulación de políticas que deciden sobre las vacunas necesarias.

La complacencia de la vacunación existe cuando los riesgos percibidos de la vacuna en enfermedades prevenibles por vacunación son bajos y la vacunación se considera una acción preventiva necesaria. La complacencia con una vacuna en particular o con la vacunación en general está influenciada por muchos factores, incluidas otras responsabilidades de vida/salud que pueden considerarse más importantes en ese momento. El éxito del programa de inmunización puede, paradójicamente, resultar en complacencia y, en última instancia, vacilación, ya que las personas sopesan los riesgos de la vacunación con una vacuna en particular frente a los riesgos de la enfermedad que la vacuna previene, y se le ve a la enfermedad como que ya no es común o en realidad es así. La autoeficacia (la capacidad autopercibida o real de un individuo de actuar para vacunarse) también influye en el grado en que la complacencia determina la vacilación.

La conveniencia de la vacunación es un factor importante cuando la disponibilidad física, la asequibilidad y la voluntad de pagar, la accesibilidad geográfica, la capacidad de comprensión (lenguaje y conocimientos de salud) y el atractivo de los servicios de inmunización afectan la aceptación. La calidad del servicio (real y / o percibido) y el grado en que los servicios de vacunación se prestan en un momento y lugar y en un contexto cultural conveniente y cómodo también afectan la decisión de vacunarse y podrían llevar a la vacilación de la vacuna.

Alfonso Mata
Médico y cirujano, con estudios de maestría en salud publica en Harvard University y de Nutrición y metabolismo en Instituto Nacional de la Nutrición “Salvador Zubirán” México. Docente en universidad: Mesoamericana, Rafael Landívar y profesor invitado en México y Costa Rica. Asesoría en Salud y Nutrición en: Guatemala, México, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Costa Rica. Investigador asociado en INCAP, Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubiran y CONRED. Autor de varios artículos y publicaciones relacionadas con el tema de salud y nutrición.
Artículo anteriorCientos de lagos de EE.UU. y Europa están perdiendo oxígeno
Artículo siguiente“El Merkury” conquista Filadelfia, genera empleo y ayuda al necesitado