Una palabra que ha sonado muy fuerte en los últimos tiempos, para simbolizar amor propio, fuerza e independencia.

¿Alguna vez ha pensado en el significado real del empoderamiento? ¿Qué es estar empoderada?

El diccionario dice que es la «autoridad o poder que se le da a alguien para hacer algo» o «el proceso de volverse más fuerte y segura, especialmente en el control de la vida y la reivindicación de los derechos».

El empoderamiento de la mujer puede definirse como la promoción del sentido de su autoestima, su capacidad para determinar sus propias decisiones y su derecho a influir en el cambio social para sí misma y para los demás.

Está estrechamente alineado con el derecho humano fundamental de la mujer que también es clave para lograr un mundo más pacífico y próspero.

En los países occidentales, el empoderamiento femenino a menudo se asocia con fases específicas del movimiento por los derechos de la mujer en la historia.

Esta corriente tiende a dividirse en tres oleadas, la primera a partir del siglo XIX y principios del XX, donde el sufragio fue una característica clave.

La segunda ola, en la década de 1960, incluyó la revolución sexual y el papel de la mujer en la sociedad.

A menudo se considera que el feminismo de la tercera ola comenzó en la década de 1990.

En Guatemala, las voces femeninas comenzaron a escucharse en los años 70, con escritoras como Ana María Rodas, cuando publica el libro “Poemas de la izquierda erótica”, o con Alaíde Foppa con la revista Fem (distribuida por El Gráfico).

Imagen: La Hora

SABER QUIÉN ERES Y LO QUE VALES

Para la coach Chochi Bolaños este término simboliza el “saber quién eres, lo que vales, te mereces y apropiarte de ello siendo auténtica”.

Argumenta también que es “expresar lo que quieres y sientes con respeto por ti misma y los demás”. Sin embargo, apunta a que ahora la palabra se relaciona más con las nuevas corrientes del feminismo, que desde su punto de vista “promueven irrespeto a los demás, violencia e incluso soberbia, lo que ha causado más división, y debilitamiento del sentido del empoderamiento haciéndolo ver como algo negativo y relacionándolo con un grupo que tiende a imponer sus criterios por medio de la violencia o victimización e incluso, discriminando o disminuyendo a los hombres”.

LA CAPACIDAD DE HACER ALGO POR SÍ MISMA

La palabra está ligada a “poder”, que en algunos casos se entiende como la capacidad de hacer determinada acción o bien, está asociada a la autoridad, por lo que es un término que fácilmente se puede utilizar de acuerdo a la conveniencia.

Bolaños hace énfasis en que el enfoque que más le gusta de “empoderarse” es la capacidad de hacer algo por sí misma, encontrando en el interior de cada una lo que sea necesario para lograr “ese algo que me proponga”. Es decir, un empoderamiento positivo.

La palabra se usa, aunque no se tenga claro que significa. Para lograr el empoderamiento es necesario saber que existen fortalezas, pero también áreas de mejora, pues siempre hay algo que se debe de seguir desarrollando y por otro lado mejorando.

El poder hacer algo, después de conocer cómo, aprender y lograr hacerlo sabiendo que hay retos y que se cometen errores que se toman como oportunidades para aprender más, es lo que verdaderamente empodera a una persona, pues se sabe capaz de hacerlo a pesar de que no fue fácil.

Por su parte Alejandra Campollo, creadora del podcast Insolentes y feminista, cree que el empoderamiento es diferente para cada mujer.

“Mi empoderamiento es apreciar mi soledad, es también cuestionar a esta sociedad tan retrógrada y machista en la que vivo. Me empodera poder cuestionarme y escuchar otras respuestas. Es depender de mí, apoderarme de mi sexualidad, amarme, consentirme, saber mis límites, sanar, estar conmigo”, afirma.

Sin embargo, opina que la palabra “empoderada” ha sido muy usada, “entonces la gente le perdió el significado que igual, ¿cuál es el significado? Porque el empoderamiento puede ser diferente para ti que para mí. Si vamos a usar la palabra, lo que único que me digo es que debo cuestionar mis privilegios, y no solo poner “Girl Power” o Empoderamiento Femenino, cuando sé que muchas mujeres no tienen los mismos recursos que yo”, refirió.

 

 

¿Por qué es tan importante “empoderar” a las niñas y las mujeres?

El empoderamiento es fundamental para el desarrollo social y sanitario de las familias, las comunidades y los países.

Cuando las mujeres tienen una vida segura, plena y productiva, pueden alcanzar su máximo potencial, contribuyendo con sus habilidades a la fuerza laboral para que puedan criar niños más felices y saludables.

También pueden ayudar a impulsar economías sostenibles y beneficiar a las sociedades y a la humanidad en general pues entre los diferentes enfoques que se le da a este término, el empoderarse significa encontrar herramientas y estrategias que me ayuden en el crecimiento personal para desarrollar el potencial de la persona.

El empoderamiento de la mujer ha generado un impacto positivo en la sociedad. Foto: La Hora

Educar a las niñas para que se empoderen adecuadamente es importante y debería de incluirse en cualquier currículo de educación académica ya que, si la palabra se entiende como poder hacer o lograr algo, todos deberíamos de saber cómo poder lograrlo.

Para esto es importante tener programas de educación para empoderar adecuadamente a las madres y a las maestras para que con el ejemplo puedan empoderar adecuadamente a la juventud que está a su cargo.

Estrategias para empoderarse como tal no existen pues cada persona lo logra hacer de manera diferente.

El punto de partida es que la persona pueda desarrollar el autoconocimiento y consciencia pues esto le permitirá ir descubriendo sus estrategias para poder tomar decisiones, saber capacidades y limitantes o áreas de mejora.

Entonces para aplicarlo a la vida diaria, se sugiere que para empezar a empoderar positivamente niñas y mujeres es muy importante desarrollar una mente en crecimiento, donde cada una cree que es posible hacer las cosas de manera diferente, aprender y practicar alguna herramienta para poder ser mejor o crecer, considerar los errores como una oportunidad, tener la capacidad de tomar decisiones, retos adecuados a la edad; todo esto lo que ayuda a que cada individuo se da cuenta de lo que va siendo capaz, de lo que puede lograr hacer y eso fácilmente lo va empoderando, dando seguridad en sí misma pues sabe que puede, que es capaz de hacerlo.

El empoderamiento es un proceso

Todo se reduce a una cosa: opciones. Tener la libertad de elegir algo. Poder optar por seguir este camino u otro. Decidir si volver a la escuela o aceptar un trabajo. Casarse con este hombre o esperar. Mantenerse fiel a sí o seguir a los demás. Tener la opción de elegir su camino, sabiendo que cada decisión tiene consecuencias. Estar a cargo de sí misma sabiendo que habrá momentos en donde se necesita ser más fuerte para lograr los objetivos y en el proceso de irlos alcanzado se empodera la persona, pues se siente la capacidad de “poder” hacer lo que quiero hacer.

En resumen, sentirse empoderada es buscar dentro del alma y encontrar la propia fuerza interior.

¿Y para usted, qué es el empoderamiento? Se vive de tantas maneras distintas que quisiéramos escuchar su experiencia personal de cuándo y cómo se ha sentido empoderada y aprender las formas en que ha logrado que su hijo o hija lo experimenten desde temprana edad. Escuchémonos y aprendamos.

 

 

ELLAS DICEN

Margarita Girón
Empoderarse es romper barreras sociales e ideológicas que no han permitido que una mujer ocupe roles importantes dentro de la sociedad. A nivel personal, sentirme empoderada es creer que puedo ser capaz de hacer todo lo que me proponga con una visión aterrizada, en donde habrá retos, pero la convicción nos lleva a cumplir lo que anhelamos.

Sara Solórzano
Empoderarse debería entenderse como el papel que juega la mujer de forma equitativa en la sociedad, no minimizarse al compararse con el hombre, sino ser de igual importancia.

Grecia Ortiz
Es una oportunidad de transformación y un proceso en que una persona que está o estaba en una situación de vulnerabilidad consigue autonomía e independencia, y claro liberarse de la sumisión que viven muchas mujeres.

 

Jeanelly Vásquez
Es poder desarrollarme por cuenta propia y más que ser reconocida por otras personas, poder reconocer en mí el valor de lo que hago y soy. Siento que igual es reacción en cadena porque una mujer empoderada puede impulsar a otra ese deseo de independencia y superación. También empoderarme es hacer las cosas que me gustan y encontrar el tiempo para mí.

Ana Lucía
Es la capacidad de una mujer de amarse a sí misma, alcanzar la plenitud (satisfecha con su vida en distintos ámbitos), consciente de necesidad de independencia económica…

Lucía Leiva
Es luchar y sobresalir por una misma, valorar y ser capaz de realizar nuestros proyectos, metas y decisiones.

Lourdes Arana
Es lograr alcanzar las metas que como mujer podemos establecernos. Aprender a valorarse y creer en sí misma, en las cualidades y fortalezas que cada una tiene como ser humano, lo cual se transforma en posibilidades para salir adelante.

Haydeé Archila
Desde hace más de una década me desarrollo en el mundo del periodismo guatemalteco, haciendo lo que más me gusta que es escribir, hacer reportajes y entrevistas a personalidades. Desde hace algún tiempo, me desarrollo como influenciadora de moda y estilo de vida, a través de mi página de Facebook e Instagram. Redes sociales: @queenandtrendy (Instagram y Facebook)
Artículo anteriorHolanda se clasifica al Mundial tras derrotar 2-0 a Noruega
Artículo siguienteDetienen a gerente de empresa de seguridad por supuestas investigaciones privadas “ilegales”