Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

En Guatemala, la gastronomía es especial y muchos de los procesos que conlleva la preparación de platillos y dulces típicos son únicos, por ello, el fotógrafo guatemalteco Carlos López Ayerdi presentó recientemente como parte del documental “Gastronomía Ancestral de Guatemala”, cómo doña Magdalena prepara un delicioso manjar conocido como “Saq Kaab” o dulce blanco en Sacapulas, Quiché.

En principio el fotógrafo relata que lo más impresionante de la elaboración del dulce, es que quien lo prepara debe meter la mano en la mezcla que está hirviendo, lo cual determina si está listo para ser moldeado.

El fotógrafo, mencionó que doña Magdalena, ha preparado estos dulces desde que era pequeña, así que es una receta familiar, pues la aprendió de su mamá.

LEA: Cero Market, un espacio para productos orgánicos y un cambio de conciencia

Sus productos llegan a varios municipios en distintos departamentos, entre ellos, Tejutla, San Marcos, San Juan Cabricán, Quetzaltenango, Sololá, Totonicapán, entre otros; sin embargo, por la pandemia se interrumpió la distribución de estos dulces.

Posiblemente, en más de una ocasión ha visto estos dulces, que, como toda receta especial, requieren que quien los prepara esté pendiente de principio a fin del proceso.

Para hacerlo, doña Magdalena debe estar al pendiente de una olla que contenía panela, azúcar y agua todo el tiempo, pues si el dulce se pasa, ya no sería posible moldearlo y lograr la textura que lo hace único.

La elaboración de este dulce requiera su propia técnica. Foto La Hora/Carlos López Ayerdi

¿CÓMO LO MOLDEAN?

En el documental, se muestra la preparación hasta el momento culminante, cuando está ya la pasta para el dulce se moldea con las manos, incluso hirviendo, así que cada vez que lo toca, se moja las manos, para repetir el paso; la experiencia hace que la cocinera identifique el momento justo para sacarlo del fuego.

Luego doña Magdalena con el apoyo de su hija Dominga, lo extiende y revisa en una superficie en donde lo dejan reposar por unos minutos, antes de amasarlo en otro lugar y así transformarlo en el famoso dulce blanco.

LEA: Ixchel Lucas: «La sociedad tiene mucho que aprender de las adolescentes y las jóvenes”

El documental finalmente muestra como doña Magdalena termina de darle forma; cada barrita tiene un precio de Q1 o cómo el fotógrafo refiere, unos 12 centavos de dólar.

Carlos también hace énfasis en que el clima cálido es perfecto para la preparación del dulce, puesto que en otras temperaturas este no podría conservarse igual.

Para realizar este trabajo que ha sido compartido varias veces en redes sociales, Carlos contó con el apoyo de Marleny Baltazar, Nancy Aceituno y la Marimba de Sacapulas Rib´ixb´aal Le´n Niset con su melodía Río Negro.

Cada etapa del proceso de elaboración es importante para el resultado final deseado. Foto La Hora/Carlos López Ayerdi
Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorExtraoficialmente: allanan la casa de Bruni, exsecretario Privado de Giammattei
Artículo siguienteMadre de niñas emprendedoras: Tengan paciencia y háganlo con amor