El cáncer y la inflamación

Muestra de un cultivo de células de cáncer de mama humano. Foto la hora: Ewa Krawczyk / Instituto Nacional del Cáncer / AP)

Alfonso Mata
lahora@lahora.com.gt

Tanto factores genéticos como medioambientales contribuyen al incremento en la morbilidad y mortalidad de distintos tipos de cáncer. Entre estos factores se encuentran cambios en el estado redox celular como consecuencia de la sobreproducción de agentes oxidantes que, inducidos por diferentes mecanismos endógenos como exógenos, pueden contribuir al desarrollo y evolución de distintos tipos de cáncer.

Se ha dicho que la inflamación crónica aumenta la probabilidad de cáncer; se cree que uno de cada cinco casos de cáncer comienza con reacciones inflamatorias prolongadas del sistema inmune y después de que los médicos notaron una relación estadística entre uno y otro, comenzó una búsqueda activa de mecanismos moleculares involucrados en el caso. Se sabe que el mecanismo inflamatorio del sistema inmunitario responde a la aparición de agentes patógenos en el cuerpo y de algunas sustancias peligrosas en el ambiente o en los alimentos. La respuesta involucra células que deben absorber la infección y las moléculas agresivas que destruyen y neutralizan lo que irrita el sistema inmune incluso las células. Y entre los “agentes de guerra química que producimos” contra el cáncer, se encuentran el peróxido de hidrógeno, el óxido nítrico y el ácido hipocloroso. Estos son agentes oxidantes bastante potentes. Hay que recordar que además de los patógenos, las moléculas patógenas y los tejidos enfermos, también pueden dañar las células sanas ubicadas cerca del sitio de inflamación.

Las mutaciones perjudiciales que se producen en las células normales inflamadas, a menudo surgen debido a las transformaciones en el ordenamiento del ADN que no deberían darse (Además, el daño puede ocurrir como parte de la reparación del ADN). Se sabe que cuando aparecen tumores gastrointestinales en las células, se producen activamente mutaciones que pueden ocurrir no solo en el ADN en sí, sino también en moléculas, que sirven como materia prima para la síntesis de ADN.

UNA INFLAMACIÓN INVISIBLE

La parainflamación, es cuando los tejidos sanos se lanzan en sí mismos para resolver pequeños problemas internos, en algunos casos puede causar degeneración maligna de las células. La inflamación ayuda a desarrollar tumores malignos; se cree que uno de cada cinco casos de cáncer comienza con reacciones inflamatorias prolongadas del sistema inmune.

La idea misma de que los tejidos y las células pueden estar en algún tipo de estado intermedio entre la inflamación normal y completa fue desarrollada en 2008 y a eso se le llamo parainflamación. Y si la inflamación habitual, “clásica” se desarrolla en respuesta a una amenaza externa, por ejemplo, en respuesta a una infección bacteriana, entonces, con la ayuda de la parainflamación, las células y los tejidos resuelven sus problemas internos que surgen, por ejemplo, debido a algún tipo de mutaciones. Los mismos genes inmunes comienzan a funcionar aquí como en la inflamación ordinaria, pero no están incluidos en las células inmunes, y casi no se usan moléculas de señalización especiales aquí, porque el tejido intenta resolver los problemas por sí solo, sin involucrar el “aterrizaje” inmune, razón por la cual la parainflamación es difícil de notar.

Los investigadores han sido capaces de mostrar que la reacción parainflamatoria se produce en las células del epitelio intestinal de los ratones, y que está estrechamente relacionada con la proteína p53 llamada el guardián del genoma, porque p53 controla el daño del ADN. Cuando se acumulan demasiados daños, detiene la división celular y comienza el programa de apoptosis (suicidio celular). Los defectos en el ADN a menudo causan degeneración maligna, pero si p53 está activo en la célula, puede prevenir el peligro.  Para eso, los tejidos necesitan la reacción parainflamatoria: p53 se activa con la ayuda de genes inmunes en la célula para proteger el tejido de la aparición de un tumor. Pero, como lo han demostrado los experimentos, si el p53 en sí no funciona debido a algún tipo de mutación, la parainflamación para bien se vuelve mala, es decir, en lugar de suprimir el cáncer, lo estimula. ¿Con qué frecuencia se implementa este escenario? He ahí un dilema.

La investigación continúa, los investigadores han analizado la actividad genética en varios miles de muestras de tumores pertenecientes a dieciocho tipos de cáncer y han encontrado un patrón genético molecular característico correspondiente a la parainflamación en más de una cuarta parte de los casos y en algunos tipos de cáncer, las señales parainflamatorias fueron más comunes que en otros de tal forma que tres cuartos de las muestras de adenocarcinoma pancreático fueron parainflamatorias, pero no se encontraron en ninguna muestra de cáncer de riñón.

Como es de esperar, la intensidad de la inflamación “invisible” en las células malignas fue mayor, cuanto más fuerte mutaba el p53 en ellas; por otro lado, la parainflamación más activa estuvo presente en los tumores de más rápido crecimiento (es decir, los más peligrosos). Cuando se administraron medicamentos antiinflamatorios a ratones enfermos, la reacción parainflamatoria en los tumores en los animales disminuyó: los medicamentos actuaron sobre ellos de la misma manera que en la inflamación ordinaria.

Vale la pena aclarar una vez más que la parainflamación se usa con buenos propósitos, pero si se perpetúa la situación solo empeorará; además de esas mutaciones en respuesta a las cuales se activó el procedimiento inflamatorio, hace posible que aparezca un daño adicional en la célula que solo aumentará la probabilidad de cáncer.

LA ASPIRINA Y EL CÁNCER

Casi nada se sabe sobre los mecanismos del efecto anticanceroso de la aspirina; solo vemos una correlación entre los dos parámetros.  Sin embargo, hay muchas razones para creer esta correlación. El análisis estadístico realizado con una gran variedad de observaciones clínicas realizadas durante más de 30 años la muestra. Las palancas genéticas moleculares por las cuales la aspirina podría tener un efecto sobre el cáncer apenas empiezan a revelar varios genes y enzimas (incluidos los inflamatorios) que pueden estar involucrados en la oncogénesis y que aparentemente son sensibles a la aspirina. Quizás podría actuar no solo como un profiláctico, sino también como una cura para un tumor ya ocurrido. Sin embargo, los resultados de los estudios estadísticos y bioquímicos moleculares sobre el cáncer y la aspirina a menudo son bastante contradictorios, lo que se debe, en gran medida, a la variedad de los tumores malignos. No olvide también que la aspirina tiene una serie de efectos secundarios (por ejemplo, puede causar sangrado gastrointestinal severo), que pueden sentirse fácilmente si la toma en grandes cantidades. Se dice que la aspirina resiste las enfermedades oncológicas gastrointestinales, como el cáncer de esófago, el cáncer de recto, etc., pero no parece afectar la probabilidad de tumores de mama o pulmón. Una vez más, estamos hablando de la prevención de la enfermedad, y no del tratamiento; cuando el tumor ya existe, debe pensar en otros medicamentos más especiales.

El efecto de una aspirina en una enfermedad tan compleja como el cáncer se vería completamente misterioso, si no supiéramos que la inflamación ayuda a desarrollar tumores malignos. La aspirina, aunque suprime la inflamación, ayuda a evitar la degeneración maligna de las células. Sin embargo, no todos los tipos de cáncer que la aspirina previene, parcialmente están acompañados de signos notables de inflamación. A partir de esto, podríamos concluir que el efecto protector de la aspirina involucra otros mecanismos moleculares y celulares. Obviamente hay que sopesar mejor y para eso hacen falta más investigaciones, del uso de los medicamentos antiinflamatorios, incluida la aspirina, podrían usarse en el período postoperatorio para prevenir el nuevo desarrollo del tumor, pero deberían usarse solo después del análisis genético, lo que debería mostrar si este tumor en particular realmente depende de procesos parainflamatorios.

Tanto factores genéticos como medioambientales contribuyen al incremento en la morbilidad y mortalidad de distintos tipos de cáncer.

Hay algunos cánceres que se producen por inflamación crónica producto de otras patologías.

No todos los cánceres se producen de manera igual y por las mismas razones.

Los buenos efectos de la aspirina contra ciertos cánceres aún se estudian.