EL 14 DE ENERO PASADO

El cambio de mando desde cómo lo vivieron nuestros periodistas

FOTO ARCHIVO AP. El pasado 14 de enero asumió la presidencia de Guatemala, Alejandro Giammattei.

POR REDACCIÓN LA HORA
lahora@lahora.com.gt

El pasado 14 de enero asumió como presidente Alejandro Giammattei. La cobertura demandó el despliegue de profesionales de la comunicación a diferentes espacios para informar a la población guatemalteca.

El trabajo de los periodistas inició temprano y concluyó tarde. En algunas fuentes la cobertura fue exhaustiva y concluyó en la madrugada. Mientras que en otros espacios, las acciones fueron más lentas, pero no menos demandantes.

La Hora está integrada por periodistas profesionales que cubren diferentes fuentes de información como el Organismo Ejecutivo, Legislativo y Judicial, gremios empresariales, así como organizaciones sociales, seguridad, migración entre otros.

En esta coyuntura también tuvieron una participación importante fotógrafos y videógrafo, así como los encargados de redes sociales y edición.

EL 14 QUE NO FUE A LAS 14 HORAS

El 14 de enero tomó posesión el presidente Alejandro Giammattei en el Teatro Nacional Miguel Ángel Asturias. Los periodistas que cubrimos el Organismo Ejecutivo, fuimos convocados por el Ministerio de Relaciones Exteriores a las 8:30 horas, al Domo Polideportivo de la zona 13. (Lea la nota Retrasos marcan la toma de posesión de Giammattei).

Al Domo llegamos alrededor de 110 periodistas que cubriríamos el cambio de mando que iniciaría a las 15:00 horas, una hora más tarde de lo que debió ser. Sin embargo, desde que llegamos al Domo estuvimos a la espera bajo el sol y el aire típico del mes de enero, hasta que el personal de la Cancillería informó que se nos daría un número el cual nos serviría posteriormente para abordar los Transmetros que nos trasladarían hacia el Teatro Nacional, pero que antes tendríamos que esperar dentro de las instalaciones del Domo por las condiciones del clima.

Transcurrieron dos horas, eran ya las 10:30 de la mañana cuando el personal de dicho Ministerio llamó a los periodistas que estarían en el foso del Teatro, que eran únicamente reporteros gráficos, entre camarógrafos de televisión y fotógrafos, pues los demás estaríamos aislados en el Teatro de Cámara desde donde observaríamos la toma de posesión.

Fue hasta las 12:45 horas que los periodistas fuimos trasladados en las unidades del Transmetro hacia el Teatro Nacional, sin agua, ni comida. Llegamos al Teatro de Cámara en donde sí había por lo menos café, con anterioridad se había informado que no tendríamos acceso a entrevistar a los invitados que llegaron a la actividad, sin embargo, se logró que, por medio del Secretario de Comunicación de la Presidencia entonces asignado, Carlos Sandoval, nos permitieran el acceso a los invitados.

A las 15:30 horas logramos subir a la entrada principal del Teatro, para observar el ingreso de las comitivas y de los invitados, para ese momento se desarrollaba todavía la sesión plenaria en el Congreso de la República y la toma de posesión de los nuevos diputados.

Transcurría el tiempo, se acercaban más invitados al Teatro Nacional, y se lograban las entrevistas y las opiniones de quienes asistían al lugar. Se llegaron las 17:30 horas y se reflejó la desesperación de algunos invitados porque el acto que inicialmente estaba programado para que iniciara a las 15:00 horas ya llevaba dos horas y media de retraso.

Algunos invitados y delegaciones salieron por la desesperación de la espera, para poder por lo menos ingerir algún alimento, porque al igual que a los periodistas no se les había proporcionado ni agua.

A las 18:00 horas empezaron a llegar los Ministros de Estado salientes, que al terminar el acto en el Congreso se dirigieron al Teatro Nacional. Posteriormente llegaron los diputados entrantes luego de un almuerzo y de esa forma dieron inició a la actividad de juramentación del presidente Alejandro Giammattei.

A eso de las 19:00 horas por fin se observó el ingreso del vicepresidente Guillermo Castillo, y del presidente Alejandro Giammattei, así como del entonces presidente Jimmy Morales y del vicepresidente Jafeth Cabrera, quienes entregarían el cargo.

El acto concluyó alrededor de las 21:00 horas, que continuó con el tradicional Te Deum en la Catedral Metropolitana y posteriormente en la juramentación de los Ministros de Estado que acompañarán a Giammattei durante su Gobierno. Tales eventos terminaron al filo de la medianoche.

DESDE LA CALLE, EN LAS MANIFESTACIONES

El cambio de mando presidencial estuvo marcado por manifestaciones afuera del Parlamento Centroamericano (Parlacen), que concluyeron en capturas.

Las personas portaban carteles con consignas contra Morales y también contra el exvicepresidente Jafeth Cabrera, incluso contra los exministros de Gobernación y Relaciones Exteriores, Enrique Degenhart y Sandra Jovel, a quienes les reprochaban por su trabajo.

La mayoría de personas venían de comunidades indígenas en el interior del país, mientras que otro grupo era de estudiantes de la Universidad de San Carlos, también había miembros de colectivos sociales, quienes cantaban consignas contra el Parlacen.

Los estudiantes de la Universidad de San Carlos colocaron una manta en los alrededores del Parlacen que decía “machito Morales a los tribunales”, en alusión al momento cuando el expresidente cargó contra un reportero de La Hora.

Este grupo estudiantil también realizaba expresiones de arte al momento de protestar frente a las instalaciones del Parlacen, realizando un dibujo con aerosol con el cual se mofaron del expresidente Morales.

Un fuerte contingente policial se ubicaba en las afueras del Parlacen, algunos mostraban un semblante serio, mientras que otros reían con las consignas que las personas cantaban contra la administración saliente.

Como todo llevó atraso, quienes estaban listos para cubrir la sesión del Parlacen hicieron una larga guardia. Los empleados del ente centroamericano se retiraron aduciendo temas de seguridad cuando en realidad se dirigían al Hotel Las Américas.

FOTO ARCHIVO. Las manifestaciones en contra del ex presidente Jimmy Morales y del ex vicepresidente Jafeth Cabrera, marcaron la jornada.

DEL CONGRESO AL PARLACEN

El 14 de enero, Guatemala atravesaba por una situación importante, pues iniciaba un nuevo gobierno y finalizaba otro, por ello la atención de los países internacionales estaba puesta sobre nosotros. (Lea la nota Jimmy Morales y Jafeth Cabrera se aseguran inmunidad en el Parlacen).

La atención crecía mientras las horas pasaban, pues desde que inició la jornada, las actividades protocolarias del Organismo Legislativo no avanzaban, siendo este el primer paso para iniciar con el cambio de gobierno.

La sesión solemne del Congreso estaba programada para las 9:00 horas, los periodistas que cubrimos ese organismo teníamos que estar antes, ya que para ingresar ese día al Palacio Legislativo teníamos que pasar por un dispositivo de seguridad que instaló la SAAS. Las pertenencias fueron revisadas minuciosamente por uno de los agentes, incluso por un perro entrenado k9, que fue utilizado detectar algún tipo de sustancia ilegal.

Cuando al fin logramos ingresar al Legislativo, el reto iniciaba, pues en negociaciones políticas como lo es una elección de Junta Directiva, las fuentes tienden a ser herméticas y la información es cambiante, por lo que la jornada se volvía tensa y la incertidumbre crecía mientras el tiempo pasaba, ya que hubo un momento que la sesión se detuvo por casi dos horas, sin conocerse el porqué del atraso, pues en ese momento se escuchaba de todo, hasta que por fin se supo que la espera era porque los diputados esperaban al diputado de FCN, Armando Melgar Padilla, quien por complicaciones en su salud, estaba siendo trasladado en una ambulancia y en silla de ruedas.

Cada hora que pasaba, aumentaba el cansancio, el hambre y el estrés. Una vez finalizada la sesión solemne, después de pasar toda la mañana y parte de la tarde, otro evento me esperaba. La juramentación del ahora expresidente Jimmy Morales como diputado al Parlacen.

A eso de las 18:00 horas me trasladé a la sede del Parlamento Centroamericano, para cubrir la llegada de Morales y entrevistarlo, mientras esperábamos ese momento, digo esperábamos porque en el lugar estaba un grupo de manifestantes, quienes seguramente ansiaban ese momento para expresarle su repudio, como lo expresaban sus pancartas y las consignas que coreaban.

Pasadas las horas, llegaron los rumores de que Morales no podría ser juramentado en ese lugar, a lo que me di a la tarea de corroborar la información y una fuente dijo que, en efecto la actividad se había trasladado a un hotel de la zona 13 de la ciudad.

Inmediatamente me trasladé al lugar, y en efecto, ahí se encontraban los diputados que también serían juramentados junto con Morales. Fue satisfactoria para mí que La Hora fuera el primer medio que reportaba que el Parlacen haría su actividad fuera de su sede.

Minutos después, cuando la noticia se difundió, los manifestantes que estaban en el Parlacen se trasladaron al hotel, fue impresionante ver cómo las personas tenían una energía especial pese a ver pasado todo el día en el Parlacen y gritaban consignas en contra de Morales y por los que se podía ver en ese momento y que luego se pudo corroborar, es que estaban dispuestos a no irse a sus casas sin antes gritarle en su cara “asesino y ladrón”, y si corrían suerte -que no tuvieron- ese día no sería juramentado por el Parlacen.

Casi llegando la medianoche, Morales llegó al lugar y los manifestantes lo recibieron con gritos, empujones, agua y hasta huevos, bloqueándole el acceso al hotel, por lo que se tuvo que retirar y entrar por la puerta de atrás, acompañado por un contingente de seguridad que envió el exministro Enrique Degenhart. (Lea la nota Giammattei: Autoridades salientes son responsables de hechos en zona 13).

Cerraron las puertas del hotel y los periodistas de La Hora no pudieron salir a documentar gráficamente la llegada de Morales porque si salían, no iban a poder entrar y por esa razón, es que La Hora publicó videos de Nómada y Emisoras Unidas.

Adentro, también hubo empujones y gritos, esta ocasión fuimos los periodistas los que recibimos los empujones, pues buscábamos entrevistar a Morales, quien no quiso hablar con la prensa y en su intento de huir, los guardias de seguridad nos empujaron para que Morales pudiera huir, de nuevo por la puerta de atrás.

Fue tal, que a un miembro de la seguridad de Morales se le cayó al piso el arma que utilizaba.

FOTO ARCHIVO. Agentes de la PNC fueron desplegados a inmediaciones del Congreso de la República.

JORNADA LARGA, OPERATIVOS DE MADRUGADA

La cobertura del cambio de mando, resulto atípica porque desde la Sesión Solemne del Congreso se empezó a observar el atraso que horas más tarde se vería reflejado y sin la claridad de porque ocurría esta situación.

Una de las periodistas de esta Redacción tenía asignada la cobertura de la juramentación de Gabinete y por protocolos debía estar atenta al ingreso al Palacio Nacional, a donde debía ingresar a las 5:00 pm del 14 de enero, sin embargo, por el atraso al final fue hasta las 9:00 pm., es decir tres horas después de lo planificado.

Ya para la hora en que inició la juramentación de ministros a las 10.45 pm., el cansancio era evidente para muchos, algunos incluso ya habían dado cobertura en el Teatro Nacional así que fue una doble jornada.

Un acto que debió terminar el 14 de enero, cuando el acto de traspaso de mando se debió realizar a las 14 horas de ese día, al final terminó un poco después de la medianoche es decir el 15 de enero.

DORMIR TARDE Y LEVANTARSE TEMPRANO: ALLANAMIENTOS

Tras terminar la jornada periodística a la medianoche de ese día, en una accidentada juramentación del exbinomio presidencial en el foro centroamericano, fue la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) la que sorprendió con un conjunto de operativos en horas de la mañana el 15 de enero, en búsqueda, precisamente, de esos servidores públicos que recién habían perdido inmunidad. (Lea la nota Galdámez tiene orden de captura pero no es localizado).