TRAS LA MUERTE DEL CAPITÁN ACOSTA

EE. UU. sanciona a la Contrainteligencia Militar venezolana

Un carro fúnebre con el cuerpo del capitán de la Armada, Rafael Acosta sale de la morgue en Caracas, Venezuela, ayer. FOTO LA HORA/ LEONARDO FERNÁNDEZ/AP

WASHINGTON/EUROPA PRESS

Estados Unidos ha sancionado hoy a la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) de Venezuela, cuerpo de seguridad que tenía bajo custodia al capitán de corbeta Rafael Acosta cuando murió, según la oposición, por las torturas sufridas a manos de las fuerzas “chavistas”.

El Departamento del Tesoro ha incluido en su “lista negra” de sancionados a la DGCIM, lo que implica el bloqueo de sus activos bajo jurisdicción estadounidense.

La Administración de Donald Trump ha sancionado ya a varios funcionarios “chavistas”, incluidos el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y su hijo, y a empresas vinculadas a la élite gobernante.

Acosta fue detenido el pasado 21 de junio por la Dirección General de Contrainteligencia Militar junto a otros seis uniformados por su presunta implicación en la asonada militar del 30 de abril con la que el autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela, Juan Guaidó, pretendía derrocar a Maduro.

Murió mientras estaba bajo custodia de la DGCIM tras aparecer ante un tribunal en silla de ruedas e incapaz de hablar. La oposición sostiene que fue torturado y ha exigido una investigación internacional para esclarecer los hechos. El Gobierno, por su parte, ha abierto una investigación interna por la que ya han sido detenidos dos agentes de la DGCIM.